15 de mayo de 2015 12:53 PM
Imprimir

“Es un año con mucho calamar”

Marcela Ivanovic es la bióloga responsable del Programa Cefalópodos, encargado de estudiar el calamar illex. Entrevistada por REVISTA PUERTO habló sobre la situación actual del recurso, sobre la implicancia de la falta de campañas y dio su opinión sobre un posible cambio en el ecosistema.

 La bióloga Marcela Ivanovic es la responsable hoy de un equipo que evalúa la evolución del recurso calamar illex desde hace décadas. Durante la entrevista que le realizamos habló del carácter cíclico de esta especie que ya ha mostrado en otros tiempos ciclos de abundancia, pero asegura nunca tan elevados como los actuales. A su vez expone con claridad los perjuicios que la falta de campañas está generando en la información científica. “Si nos faltan las campañas nos faltan nuestras herramientas de trabajo básicas para poder saber a qué se debe esto”, nos dijo en relación a la abundancia extraordinaria de invertebrados que se está observando en coincidencia con otros investigadores.

REVISTA PUERTO: -¿Cómo está el estado general de la pesquería?

MARCELA IVANOVIC: -Es un año de una abundancia importante. Como ya se sabe no pudimos hacer las campañas de evaluación con las cuales podemos estimar con mayor certeza cómo está el recurso, pero por lo que vemos a partir de los datos de la pesca comercial, es un año similar o mejor que el pasado.

RP:- ¿Cuáles son los datos de captura que se tienen hasta el momento?

MI: -En captura total estamos en 74.000 toneladas de la flota potera nacional y la estimación que hicimos para los barcos extranjeros que operan sobre la plataforma, dentro de nuestra Zona Económica Exclusiva (Islas Malvinas, N. de la R.) fue de 200.000 toneladas. Es muy buena para esa flota de 105 barcos, nosotros tenemos solo 58 barcos. La flota que opera fuera de la Zona Económica Exclusiva (Milla 201, N. de la R.) calculamos que estará en unas 250.000 toneladas, otro valor elevado. Es un año con mucho calamar.

RP:-Los datos de captura comercial que se manejan, ¿resultan suficientes para evaluar el recurso?

MI: -Nosotros tenemos un método alternativo a las campañas para estimar la abundancia. Ese método se puede aplicar en condiciones especiales, tiene que terminar la temporada de pesca, tenemos que tener varias semanas de pesca y en determinadas condiciones. Todavía eso no se dio para este año, todavía no pudimos hacerlo, estamos esperando ver cómo progresa la temporada en el sur. Pretendemos hacerlo a esta altura del año para el stock sudpatagónico y más adelante lo haríamos para el bonaerense norpatagónico, que es el que se empezó a pescar ahora.

RP:-¿Qué problemas genera falta de campañas a la hora de evaluar?

MI: -Es un problema para estimar la abundancia pero además nosotros tomamos material biológico, hacemos un estudio de la alimentación del calamar y sin el calamar no lo podemos hacer, nos afecta en todo. No solo afecta la falta de campañas de calamar sino también las de otros programas porque monitoreamos el calamar todo el año subiéndonos a los barcos. Con eso vemos cómo va evolucionando el recurso, podemos estimar índices de abundancia relativa y también tomamos datos biológicos.

RP:-¿A qué cree que puede deberse este aumento en el volumen?

MI: -El calamar es una especie anual y como tal es normal que tenga fluctuaciones importantes de la abundancia. Igual, abundancias tan altas como las que tuvimos el año pasado y estamos viendo en este, no son comunes para nuestro mar. Puede haber muchos factores, factores ambientales o pueden ser también consecuencia de buenos escapes de reproductores en años pasados. Esa conjunción de factores puede estar produciendo esta abundancia elevada con reclutamientos buenos.

RP: -En la serie histórica que tienen de la pesquería, ¿se observan varios años seguidos de abundancia?

MI: -Sí, es común, hay ciclos buenos seguidos por malos. Ya pasó, en la década del noventa hubo tres años consecutivos y luego hubo dos años consecutivos más cercanos en el tiempo. Existen esos picos pero no se llegó a abundancias tan elevadas. El año pasado estimamos 900.000 toneladas, eso es muy alto. Estamos en un ciclo bueno evidentemente.

RP:- ¿Qué implica interrumpir por falta de campañas esas series históricas?

MI: -En un recurso como este, desconocer todo. Nosotros empezamos a hacer campañas de calamar en el sur en el año 93; hasta el año 2000 fueron ininterrumpidas y después empezaron las interrupciones, si no hubiese sido así al 2013 hubiéramos tenido 20 años de campañas ininterrumpidas. Nos impide ver eso, cómo el recurso va fluctuando en el tiempo, cuáles son los ciclos buenos, si podríamos llegar a asociar esos años de abundancia con algún otro factor, ambientales por ejemplo. Eso ya no podemos hacerlo porque no tenemos los datos.

RP:-¿Opina, como el jefe de Crustáceos, Daniel Bertuche y otros investigadores, que podríamos estar ante la presencia de un triunfo de los invertebrados en nuestro mar?

MI: -Creo que podría ser, coincido, lo hemos estado conversando, es posible. Lo que pasa es que no tenemos elementos suficientes para saberlo, no tenemos elementos suficientes para saber nada, si nos faltan las campañas nos faltan nuestras herramientas de trabajo básicas para poder saber a qué se debe esto. Ha sucedido en otros lugares, se ha comprobado y en otros lugares se está estudiando. Podría ser que esté sucediendo acá porque hay abundancias extraordinarias no solo de calamar, el langostino es otro caso notable, la munida y la centolla.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *