16 de mayo de 2015 11:13 AM
Imprimir

En Shanghai, Rolex, Chanel y carne premium argentina

CompartiremailFacebookTwitterSi usted sufre de exceso de incertidumbre, está asustado por la inflación de los costos de la producción y cansado de hacer cuentas que no le cierran, busque inmediatamente una buena noticia para compensar los malos tragos. Usted ya sabe dónde buscarlas, nunca falla: ponga el oído en lo que ocurre con la demanda mundial […]

Si usted sufre de exceso de incertidumbre, está asustado por la inflación de los costos de la producción y cansado de hacer cuentas que no le cierran, busque inmediatamente una buena noticia para compensar los malos tragos. Usted ya sabe dónde buscarlas, nunca falla: ponga el oído en lo que ocurre con la demanda mundial de alimentos. Y quizás hasta se ponga optimista con las buenas nuevas que acaban de traer de Shanghai, China, los 22 expositores que participaron en el pabellón Argentine Beef, desarrollado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), en la última edición de la feria de la alimentación SIAL China.

Convalidaron la teoría que habla del fenomenal cambio en la dieta de la población china con el consumo de proteínas animales. Y fueron testigos de la larga cola que se formaba con importadores, distribuidores y empresarios gastronómicos chinos, ansiosos de hacer negocios con la Carne Angus Argentina Certificada. Parecían fanáticos en el lanzamiento del último iPhone. La gente de la Asociación Angus contabilizó en su stand 156 reuniones a lo largo de dos días y medio. Si bien para lograr este éxito de visitas mucho tuvo que ver que toda la gráfica y el video de presentación hayan estado en inglés y en mandarín, lo cierto es que hay un gran interés por consumir carnes de calidad premium. Y es en este renglón donde la Argentina puede sacar un pescuezo de ventaja a sus competidores. Claro, por ahora corriendo de atrás.

Se calcula que sólo en Shanghai viven 140.000 millonarios con una edad promedio de 40 años que siguen al pie de la letra el libreto del nuevo rico: primero compran autos y propiedades de lujo, después se llenan de objetos y ropa de marcas mundiales top (Versace, Chanel, Rolex o Louis Vuitton), después viajan y se contagian de las costumbres occidentales y, por último, provocan un boom gastronómico en la búsqueda de restaurantes gourmet. Bien saben de esta tendencia las parrillas de la cadena Obelisco, ubicadas en los barrios más caros de la ciudad, que, además de carne argentina, ofrecen nuestro vino malbec y están ambientadas con fotos de Maradona y Messi, mozos vestidos con la camiseta de la selección nacional y música de tango.

Se presenta entonces un negocio que para los chinos es de nicho, pero que para nuestro país representa un mercado potencial monumental. “En las reuniones de negocios que tuvimos, los chinos siempre nos terminaban «billeteando» con los volúmenes que nos podrían llegar a comprar y que por ahora para nosotros son imposibles de cumplir”, confesaban los argentinos.

Vale recordar que más allá de la posibilidad de desarrollar el mercado de las carnes premium, China ya es una realidad. Por los datos del Senasa del primer trimestre de este año, representa el primer destino para las carnes vacunas argentinas.

En el mercado internacional, China fue tradicionalmente un comprador de carne barata, de menudencias y tendones. Pero en los últimos años ha venido creciendo la importación de cortes vacunos de alto valor provenientes de Australia, con más de la mitad de las ventas de este segmento. Los australianos además son los que mejor están trabajando para acercar las brechas culturales entre las formas orientales y occidentales de comer. Algunos restaurantes de carnes australianas sirven sus bifes cortados en pequeños trozos para adaptarse a la costumbre china de comer con palitos. La excitación que tenían los expositores argentinos se debía no sólo a los volúmenes potenciales del negocio, sino a que tampoco encontraron mayores reparos con los precios. Australia está vendiendo a 12.000 dólares la tonelada de cortes de lomo y bife ancho y angosto. Y un bife de chorizo australiano cotiza 500 yuanes, equivalente a 900 pesos, en cualquier hotel 5 estrellas de las grandes capitales chinas.

Cabe ahora transformar en la mayor cantidad de contenedores exportados el interés demostrado por los empresarios chinos. “Se debería dejar instalada en China una oficina comercial de la cadena de la carne. Es la mejor forma de generar confianza con los compradores, dar el seguimiento apropiado a los acuerdos iniciados y hasta ofrecer el servicio de enseñar a cocinar nuestras carnes”, reflexionaba Javier Martínez del Valle, director ejecutivo de la Asociación Angus.

Una muy buena noticia, también para los asadores argentinos con espíritu de aventura.

 

 

RESUMEN

251,8

millones de pesos

Es la pérdida presentada por Mastellone Hnos. SA para el primer trimestre del año

 

 

LA FRASE

Luis Etchevehere

Presidente SRA

“Si se revierten las políticas, rápidamente se podrán ver los resultados”

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *