16 de mayo de 2015 18:27 PM
Imprimir

El frigorífico “SANTA ANA” espera habilitación

Los propietarios del frigorífico que se construyó en Uriburu aseguran que tienen todas las condiciones para comenzar a trabajar, pero falta que la Provincia firme la habilitación. Se la pidieron hace diez días a Producción. El año pasado, la demora en la reapertura y las exigencias ambientales ya habían generado polémica.

El frigorífico Santa Ana, de Uriburu, completó todos los requisitos necesarios y desde hace diez días aguarda que el Ministerio de la Producción de la Provincia lo habilite para comenzar a faenar, según el gerente de la planta, Mario Berdasco. El directivo indicó que el Ministerio de Agricultura de la Nación les otorgó la matrícula hace dos semanas y ahora solo resta el okey de la Provincia.

“Estamos a la espera de que la Provincia nos habilite y luego, a los diez días, estaríamos en condiciones de operar”, anunció Berdasco ayer. El frigorífico es una iniciativa de una sociedad de responsabilidad limitada que encaró la construcción de la planta durante 2010 y su apertura se viene gestionando desde 2012. Sin embargo, la puesta en marcha de la planta se demoró, entre otros temas, porque no se había realizado un estudio de impacto ambiental y porque desde el área de Ecología pidieron una adecuación de la planta que constaba de 18 puntos.

Esos inconvenientes, según Berdasco, ya fueron completamente superados. Además, llegó la notificación de la matriculación por parte de Nación. El directivo recordó que la planta puede faenar vacunos, cerdos, lanares y caprinos, prevé emplear entre diez y quince personas y comercializaría dentro del territorio provincial.

El año pasado, los integrantes de la firma y los matarifes de la zona se habían quejado porque entendían que el entonces ministro de Producción, Abelardo Ferrán, se negaba a habilitarlo presumiendo que detrás del emprendimiento estaba un empresario que había tenido que ver con el frigorífico de Toay. El funcionario respondió entonces que el tema ambiental era muy importante y que en ese sentido se puso mayor celo que anteriormente.

Por esa época, el diputado provincial del PJ, Pedro Etchalús, exintendente de la localidad, avivó la polémica cuando salió a denunciar que el frigorífico no obtenía la habilitación para comenzar a funcionar porque existía “animosidad” en contra de esa empresa por parte de Ferrán. Planteó que no se aplicó la misma vara con las instalaciones de otro frigorífico de la localidad, el de equinos. En ese caso, la Provincia puso especial interés en la reapertura porque la empresa fue recuperada y quedó en manos de una cooperativa de trabajo.

Etchalús incluso aseguró que mantuvo una charla en la que Ferrán le dijo que si estaba el empresario Francisco Gil -exdueño del quebrado Frigorífico de Toay- detrás del negocio, nunca abriría el frigorífico en esa localidad. “Les pedí la documentación a la gente del frigorífico y esa persona no figura en ningún lado”, dijo en ese momento el legislador vernista.

El frigorífico fue construido en el parque industrial de la localidad de Uriburu, en el sector afectado a la industria frigorífica. La planta está a 600 metros del ejido urbano, frente al basurero.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *