17 de mayo de 2015 15:08 PM
Imprimir

Ya hay inspectores sanitarios apícolas en nuestra provincia

Rindieron exámenes y fueron habilitados por el Senasa. Además, esta semana hubo capacitaciones en sanidad e inocuidad apícola, con 40 asistentes de toda la región cuyana.

Desde el 7 y hasta el 9 de mayo en la sede local del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se realizó un Curso de Acreditación de Inspectores Sanitarios Apícolas (ISA). Asistieron al mismo más de 20 productores apícolas, técnicos y profesionales, provenientes de las provincias de Mendoza y San Juan. Luego de 3 intensas jornadas, en las cuales se desarrollaron aspectos teóricos y prácticos de la actividad, los participantes fueron finalmente evaluados para poder acceder a la acreditación como inspectores. Al momento hay 9 habilitados.

El dictado de dicho curso, a cargo del jefe del Programa Nacional de Sanidad Apícola del Senasa, ingeniero agrónomo Mauricio Rabinovich, se realizó en el salón auditorio del Centro Regional Cuyo, y la fase práctica a campo se llevó a cabo en una sala de extracción. Se trataron aspectos generales de la legislación internacional y nacional acerca de la sanidad apícola, en particular características de la varroasis, loque americana, nosemosis y otras enfermedades populares, como también medidas de prevención, control y estrategias de tratamientos, entre otros temas.

Este tipo de capacitaciones tiene el objetivo de acreditar a productores y técnicos apícolas como Inspectores Sanitarios, quienes podrán llevar a cabo tareas comprendidas en la Resolución Senasa 278/2013. Dichas tareas son colaborar técnicamente con el Organismo en la inspección y muestreo de colmenas, brindar asesoramiento sanitario al productor, participar en actividades sanitarias programadas. De esta manera, se fortalecen los aspectos operativos que requiere un sistema de vigilancia epidemiológica confiable.


Taller

Posteriormente, este lunes y martes pasado se realizó el Curso Taller en Sanidad Apícola, organizado por el Senasa, conjuntamente con el INTA y el Ministerio de Salud, dando continuidad a las capacitaciones iniciadas en la temporada 2014. El 11 de mayo, el médico veterinario Mariano Vicente, técnico del INTA habló de Acciones desarrolladas en Cuyo contra varroasis y otras enfermedades de importancia; el médico veterinario Pablo Miralles, del Senasa, se explayó sobre Sanidad en el invierno y además, los RENSPA y su vinculación con la apicultura, es decir los DT-e. El 12, y siempre en horas de la tarde, el licenciado en alimentos Leopoldo Méndez, del Senasa, expuso sobre el tema Inocuidad y luego acompañado por su colega Raúl Tomba, del Ministerio de Salud local, sobre el registro de los establecimientos apícolas y de los distintos productos derivados. Finalmente Susana Mattar, profesional del Laboratorio de la UCC, ofreció una Evaluación Sensorial de la Miel, con tipificación y degustación de distintas muestras.

Los INA

El ingeniero agrónomo Daniel González Macías, del Senasa, explicó a Suplemento Verde que ante la normativa OIE (Organización Mundial para la Sanidad Animal, con sede en París, presidida por el Dr. Bernard Vallat) que sugiere que el control sanitario sea realizado por técnicos privados capacitados y acreditados, el Senasa buscando fortalecer el área operativa crea el Registro Nacional de Inspectores Sanitarios Apícolas, que son técnicos apícolas privados expertos en sanidad de abejas y en las normas que regulan. Estos INAs tienen como funciones principales asesorar al productor, inspeccionar apiarios de crianza, participar en planes sanitarios, colaborar en la inspección y muestreo de colmenas junto al Senasa, y cumplir la legislación vigente. Es contratado por el productor apícola para las inspecciones o para asesorar, no puede ver sus propias colmenas y es pasible de sanción y exclusión del registro si no cumple con sus funciones.

Y en cuanto al RENSPA, aseguró que es un código o número extenso, que se da a cada productor agropecuario con el campo donde actúa. Son números, separados por puntos o barras, y que indican provincia, departamento, subdivisiones, establecimiento y titulares.

Dijo González Macías que con esto se conocen los datos del titular y la finca; se registran las novedades sanitarias, se detallan movimientos, se gestionan planes oficiales de apoyo y se permite llegar a los Documentos para el Transito de Animales Electrónico (DT-e) para controlar con trazabilidad la entrada o salida de animales a una finca.

Así se hace un ordenamiento territorial de la apicultura a nivel regional, se hace rastreabilidad y planeamiento epidemiológico y se favorece el control.

Finalmente destacó que el RENSPA es de inscripción gratuita pero obligatoria, se hace sencillamente en la oficina del Senasa local. Un productor tendrá tantos RENSPAs como establecimientos rurales donde realice actividades agropecuarias. Es decir, puede tener 1, 2 o 10, sin inconveniente. Si posee colmenas, por ejemplo, en 5 fincas, deberá tener 5 registros.

Y desde la implementación del RENSPA en la apicultura, todos los productores que deban realizar traslados de colmenas, núcleos y/o paquetes de abejas, deben estar amparados por el Documento de Tránsito Animal Electrónico (DT-e). Todo esto se denomina MAV (Movimiento Apícola Vivo). Y está prohibido tener abejas con signos de Loque Americana, Varroasis (distintos % según la prueba del frasco) y sospecha de plagas exóticas. Esto apunta a la máxima sanidad del sector.

Inocuidad

La miel argentina es una de las mejores del mundo, por sus características organolépticas y su composición química. Somos el tercer productor mundial, después de China y Turquía, y el segundo exportador después de China, según FAO en el año 2013. Del total obtenido, el 95% se exporta y el resto, va a mercado interno. Hoy se exigen alimentos inocuos, sanos, y la miel tiene un gran futuro, con sus características sensoriales como aroma, color, sabor y consistencia, según origen geográfico y botánico.

El tándem calidad-inocuidad-trazabilidad es comercialmente la que abrirá mercados. Inocuidad es la garantía de que los alimentos no causarán daño a los consumidores cuando sean preparados o ingeridos de acuerdo con sus usos previstos. Es una variable no negociable. Por su parte Calidad es la aptitud del producto para satisfacer las necesidades de los consumidores. En definitiva, decimos que es una variable negociable, ya que se puede “pactar con el cliente”. Y Trazabilidad son procedimientos prestablecidos y autosuficientes que permiten conocer el histórico, la ubicación y la trayectoria de un producto o lote de productos, a lo largo de la cadena en un momento dado, a través de herramientas determinadas.

Expresó Méndez que Senasa controla las actividades de los productores para asegurar los estándares de calidad y preservar la salud de la población.

Sigue el 29 de mayo

En continuidad con esta capacitación teórico-práctica que se viene desarrollando desde el año pasado, en el Centro Regional Cuyo del Senasa, sito en Carlos María de Alvear 247 (Norte) , esquina 25 de Mayo, Desamparados, Capital, el ingeniero agrónomo Cristian Caselles, de una empresa privada abordará el tema productos para la colmena y ofrecerá su vasta experiencia en el sector. Y para concluir se hará la Mesa Debate sobre contratos apícolas, con ítems como seguros, traslados, cláusulas, etc., contando con la participación de fruticultores, productores de semillas y de apicultores. Para más información dirigirse a los teléfonos 4265124, 4262562 y 4237283

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *