17 de mayo de 2015 15:12 PM
Imprimir

“La frontera agrícola argentina está al límite de su expansión”

Lo aseguró Francisco Anglesio, presidente del INTA, en el encuentro INTA VA realizado en San Juan, donde se presentaron tres experiencias exitosas de transformación local de las materias primas con asociativismo

Con la presentación de los casos exitosos del melón de Media Agua con Indicación Geográfica Media Agua-San Juan, de un grupo de olivicultores de San Juan que integran procesos productivos e industriales y de mercado conjunto y de los vitivinicultores de Calingasta, asociados para fabricar vinos caseros, INTA VA, llegó a San Juan para promover estas experiencias de transformación local.

En la apertura del encuentro, que tuvo lugar en el Museo Provincial de Bellas Artes, Francisco Anglesio, presidente del INTA, resaltó la importancia de avanzar en procesos tecnológicos agroindustriales para agregar valor en forma sustentable.

“Los límites de la frontera agrícola están prácticamente al límite de su expansión”, aseguró. En esa línea, agregó: “Con tecnologías, como es el caso de las que se aplican al riego o la biotecnología y con valor agregado en origen es posible transformar ese alimento que nos permitió ser el gran granero del mundo en carne o desarrollar distintos productos, e incluso algunos con denominación de origen”.

INTA VA tiene como misión incorporar a zonas de cultivos regionales estratégicos, como la caña de azúcar, la vitivinicultura, la citricultura, la piscicultura, la olivicultura y la producción de nueces, entre otras actividades, al proyecto de valor agregado, que promueve desde hace varios años el INTA, con importantes resultados en otras cadenas.

Anglesio se refirió al impacto de estos proyectos en la generación de puestos de trabajo y al desarrollo local: “Entendemos que el valor agregado en origen es una oportunidad para el arraigo de los jóvenes a sus comunidades”.

También resaltó el potencial existente y las herramientas que ofrece el Estado para aprovecharlo, “tenemos las capacidades, la mano de obra, la producción y ese crédito que es necesario para la transformación”, agregando, “hay que ayudar a los productores a que puedan integrarse y a que accedan al financiamiento y para eso tenemos a la Fundación Argentina”.


Modelo a seguir

Por su parte, Marcelo Alós, ministro de la Producción y Desarrollo Económico de San Juan, consideró valiosos a “estos modelos que implican la inclusión” y que permiten “que el pequeño productor pueda generar valor agregado en origen para que participe de la cadena”.

Además, destacó la importancia del trabajo articulado entre el INTA y la Provincia y advirtió: “Estas cosas sólo se pueden hacer si seguimos trabajando juntos”.

El proyecto INTA VA tiene como misión exponer regionalmente la metodología de trabajo a los productores pequeños y medianos, para que puedan proyectarse en integraciones horizontales y verticales dentro de la cadena en la que se desenvuelven y participen de los eslabones donde existe más renta con la industrialización de su materia prima, mediante la formación de empresas pequeñas y medianas asociativas donde logren escala.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *