21 de mayo de 2015 03:42 AM
Imprimir

2 reinas multiplican por 4

Este sistema intensivo de producción apícola aumenta la población de abejas y la fabricación individual, con beneficios en la rentabilidad.

Ya lo sostiene la frase popular “Cuanto más, mejor” y, para el caso de la producción apícola intensiva, nuevamente, se confirma. Es que técnicos del INTA determinaron que contar con un sistema de doble reina cuadruplica los rendimientos. Así es que al aumentar la población en la colmena también se incrementa su fabricación individual, lo que repercute en la rentabilidad. Recomendaciones técnicas para su implementación.

En línea con Luciano Morales Pontet –promotor asesor del INTA Bordenave, Buenos Aires e integrante de la Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero Limitada–, “cuanto más aumenta la población de una colmena, mayor es la producción individual de cada abeja”.

“La cantidad de miel potencial que puede producir una colmena resulta ser al cuadrado de los kilogramos de abeja que tiene en ese momento, es decir, –detalló Pontet– cuando una colonia de 30 mil abejas que pesa 3 kilos produce 9 kilos de miel, mientras que una de 60 mil abejas pesa 6 kilos y produce 36 kilos, ergo 4 veces más”.

Se trata de un sistema de producción intensiva y ordenada que genera una mayor producción total por tener una elevada población que nos dará como resultado final una mayor rentabilidad. “Todo ello, producto de la sinergia causada por la unión de dos colonias”, explicó el promotor.

 

El poder de la sinergia

En el método doble reina vertical núcleo-núcleo las dos colonias trabajan separadas –una sobre otra– dividas por una rejilla de doble tejido mosquitero que deja pasar olores y feromonas para que compitan entre sí. “Si las colonias no estuvieran separadas una de las reinas mataría a la otra, por ende, fracasaríamos en el manejo”, aclaró el técnico.

“Ahora bien, –explicó– quince días antes de que comience el flujo de néctar las vamos a fusionar, esto significa que vamos a retirar la rejilla, a una de las reinas y juntaremos las colonias, entonces tendremos una colmena con mayor población que el resto”.

Para el especialista, lo que sucede al momento de la fusión es “clave”, dado que –al retirar a una de las reinas– se reduce la postura a un 50 por ciento. “Es decir, las obreras encargadas de cuidar a la cría de esa reina que sacamos salen al campo a realizar tareas de pecoreo, al igual que la cría que va naciendo”.

El secreto del éxito de este método radica en que una colmena doble reina produce más porque tiene mayor cantidad de abejas destinadas a la recolección de néctar y polen.
Cómo realizar la propia

En referencia a las recomendaciones de implementación, Pontet subrayó “tener en cuenta la fecha de comienzo de la mielada, de la cual depende del calendario floral del lugar donde tenemos ubicado el apiario, para saber en qué momento debemos comenzar con la aplicación del método”.

Para el sistema de producción doble reina colmena–núcleo, el proceso dura 60 días con seis visitas y las colmenas deben poseer al menos seis cuadros de cría. Primero, pondremos una rejilla con doble tejido mosquitero con su respectiva piquera orientada hacia el lado contrario de la original. Luego, ponemos un núcleo de un cuadro de cría con su reina fecundada dentro del alza.

Semanalmente, equipararemos los cuadros de cría con abeja de la cámara de abajo con la de arriba. En las siguientes visitas, debemos garantizar el espacio suficiente a cada reina para evitar el bloqueo de la postura y no descuidar la alimentación en ninguna de las dos colonias.

Por último, quince días antes de comienzo de la mielada se van a fusionar las dos colonias: se retira la rejilla de tejido mosquitero y se lo reemplaza por una rejilla excluidora y se quita a la reina de mayor edad. Dejaremos en la cámara inferior 10 cuadros de cría y el resto en la cámara superior (cría operculada).

Para lograr con éxito este método, Pontet recomendó “mantener el equilibrio de la postura, no hacer traslados, colocar dos o tres alzas melarias por su fuerte impacto en el ingreso de néctar, situar las colmenas en un lugar protegido del viento y conocer la curva de floración de la zona”.
En el sistema de producción con doble reina núcleo-núcleo se coloca sobre un núcleo en cámara de cría de 4 o 5 cuadros de abeja y de al menos 3 cuadros de cría una malla de doble de tejido mosquitero con su piquera en la parte de atrás.

Sobre esta rejilla separadora colocaremos un alza y, dentro, pondremos un núcleo de las mismas características antes mencionadas. Los cuadros de la cámara superior deben estar orientados de la misma forma en la que estaban para no alterar el orden de la colonia.

La alimentación tanto abajo como arriba, debe ser considerada igual que cualquier núcleo. En cuanto a las visitas al apiario deben ser cada quince días, como máximo.

El manejo debe ser de forma comprimida: utilizar un alimentador de cuadro como partidor de la cámara que obligue a las abejas a mantener un contacto estrecho con las reservas. Contra uno de los laterales de la cámara de cría se coloca un cuadro con miel operculada, luego los cuadros de cría y, finalmente, los restantes con miel operculada.

Una vez que nuestras colmenas doble reina se desarrolló y requiere espacio, se pueden agregar alzas en forma indiferente tanto en la cámara de abajo como de arriba. Luego, retiramos a una reina con un cuadro de cría y formamos un núcleo el cual retiramos del apiario.

En la cámara de cría inferior, pondremos diez cuadros de cría junto con la reina, sobre ella colocaremos una rejilla excluidora y los cuadros restantes de cría que colocaremos en el alza siguiente sobre la rejilla excluidora. Es muy importante colocar 2 ó 3 alzas más sobre esta colmena, por su fuerte impacto en el ingreso de néctar que producirán nuestras numerosas obreras. (Fuente: INTA)

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *