22 de mayo de 2015 17:28 PM
Imprimir

Vergüenza: Dilma Rousseff y Tabaré Vázquez acordaron excluir a la Argentina de las negociaciones comerciales con la Unión Europea

Por el proteccionismo inflexible.

Los presidenta brasileña Dilma Rousseff y par uruguayo Tabaré Vázquez se reunieron ayer en Brasilia para acordar la exclusión de la Argentina en las negociaciones comerciales que el Mercosur está llevando a cabo con la Unión Europea (UE-28).

 

Rousseff y Vázquez –al finalizar el encuentro– ofrecieron una conferencia de prensa para remarcar que una de las prioridades de 2015 será establecer un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur (sin Argentina) y la UE-28. “Vamos a proponer a la Unión Europea que, en el plazo más breve posible, presentemos de manera simultánea nuestras ofertas comerciales”, indicó la presidenta brasileña.

 

Vázquez, por su parte, intentó justificar, de la manera más diplomática posible, la exclusión de la Argentina del ámbito de negociaciones bilaterales. “Nuestros países no viven en la soledad y forman parte de un bloque regional con un enorme potencial, pero que hoy no está a la altura de su razón de ser”, aseguró el presidente oriental. “Nuestros pueblos deben sentir que el Mercosur sirve para mejorar su vida cotidiana, sino no estaremos cumpliendo con su cometido”, agregó.

 

El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, fue más claro al respecto –pero muchos menos diplomático– al indicar que, como las autoridades del gobierno argentino pretenden excluir del acuerdo bilateral a una extensa lista de productos por un período de ocho años, el mismo contemplará distintas “velocidades de incorporación” para “considerar los tiempos” de la Argentina (los productos que la gestión kirchnerista quiere dejar fuera del acuerdo son todos los bienes producidos por fábricas ensambladoras de piezas importadas).

 

Quedarse afuera del TLC UE-Mercosur no será gratuito para la economía argentina. Un solo ejemplo: en la actualidad la exportación argentina de cortes aviares frescos al mercado europeo es inviable porque está gravada con un arancel superior al 60%; pero si el mismo fuese eliminado, las colocaciones de ese producto a la UE-28 aumentarían y, en consecuencia, había mayor disponibilidad de subproductos aviares para exportar a mercados asiáticos (cuya demanda es gigantesca).

 

Los primeros intercambios de ofertas arancelarias entre la UE y el Mercosur fueron llevados a cabo en 2004. Pero luego las negociaciones se estancaron para volverse a retomar recién en 2010. La clase dirigente brasileña –tanto políticos como empresarios– si bien inicialmente se mostró tan proteccionista como la argentina, en el último año comenzó a advertir que, frente a la enorme cantidad de TLC vigentes y las negociaciones bilaterales y multilaterales que se están llevando a cabo las principales naciones del mundo, quedarse afuera de ese escenario implicará muchos más riesgos que beneficios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *