23 de mayo de 2015 11:00 AM
Imprimir

Balance en rojo para los nutrientes

Se repone el 54% del fósforo y el 25% del nitrógeno

El último Relevamiento de Tecnología Agrícola Aplicada (Retaa) de la campaña 2012/2013, entregó resultados inquietantes sobre la nutrición de los cultivos.

La reposición del fósforo utilizado fue del 54% y en el caso del nitrógeno y del azufre del 25% y 28% respectivamente. Estos valores responden a lo ocurrido en soja, trigo, maíz y girasol utilizando un balance entre los nutrientes extraídos en el grano cosechado y los repuestos al suelo por fertilización durante el ciclo del cultivo. A la espera de los resultados del relevamiento sobre la campaña 2014/ 2015, no hay expectativas que esta situación se haya revertido por lo que el problema se seguiría agudizando.

Juan Martín Brihet, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, explicó en el Simposio Fertilidad 2015 que el balance que realizan está influenciado por cada cultivo.

En la campaña 2012/2013 las gramíneas concentraron el 95% de los fertilizantes nitrogenados. Al maíz se le aplicó el 54% de este tipo de fertilizantes mientras que al trigo fue el 22%. En cambio, con el fósforo es la soja la que tiene la mayor aplicación con el 48%, seguido por el maíz con el 27%. El trigo y la cebada aplican cada uno el 10% del fósforo total.

El relevamiento dejó en claro que la dosis de nutrientes aplicada es baja en todos los cultivos y aún tiene un largo camino por recorrer.

Brihet destacó la concordancia que existe en la mayoría de los casos entre el nivel tecnológico y productivo de los cultivos y el manejo de los nutrientes.

Vale recordar que este relevamiento se realiza cada dos años sobre la base de 6 cultivos en 17 regiones agroecológicas .

Aunque como demuestran estos relevamientos en nuestro país se fertiliza con menores a las recomendables, el Simposio también le dedicó un espacio a su impacto ambiental y a cómo mejorar las prácticas habituales.

La doctora María Carolina Sasal compartió una presentación respecto al destino que tienen los nutrientes en el ambiente. La especialista subrayó la importancia del análisis de suelo, las aplicaciones fraccionadas y evitar las aplicaciones antes de lluvias importantes. Los datos demuestran claramente que los suelos rotados con gramíneas o con cultivos de cobertura tienen un efecto muy importante sobre la calidad de las aguas de escurrimiento del lote.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *