30 de marzo de 2010 14:57 PM
Imprimir

Buscan mejorar la calidad de la banana cultivada en el subtropico

Representantes de la provincia participaron en estos días de una reunión regional del Musa Sur, una organización de investigación que se ha formado por iniciativa de los países del subtrópico productores de banana que tienen por enclave el Cono Sur de América, con el propósito de avanzar hacia procedimientos que permitan disminuir la brecha de calidad y cantidad que existe con las naciones del trópico.

Son ellos el coordinador ejecutivo de los CEDEVA dependientes del ministerio de Planificación, Inversión, Obras y Servicios Públicos, ingeniero Jorge Balonga y el director del CEDEVA de Misión Tacaaglé, ingeniero Gerardo Tenaglia.

Junto con la ingeniera María Julia Fagiani, del INTA de El Yuto de Jujuy, representaron a la Argentina en un evento al que se sumaron expertos de Brasil y Paraguay en el marco de la flamante entidad a la que pronto se sumará Bolivia.

El encuentro se realizó en la ciudad de Joinville, estado de Santa Catharina, Brasil, uno de los sitios más evolucionados en todo lo que tenga que ver el proceso de producción bananera.

El nuevo ente se encargará de la investigación específica, pura y estratégica para desarrollar técnicas y metodologías de trabajo del cultivo de banana para regiones templadas en la zona subtropical del Cono Sur.

Los profesionales formoseños explicaron que en la actualidad toda la información existente sobre banana tiene que ver con el mundo tropical razón por la cual los países del subtrópico se enfrentan con serios problemas a la hora de tomar esa data generada con temperaturas mucho más altas y con desarrollo mucho más rápido de las plantas ya que a la hora de su aplicación concreta en terreno deriva en una serie de complicaciones que alteran el resultado de los programa de desarrollo.

Es que los países tropicales- Ecuador, Colombia ,la parte norte de Brasil, Costa Rica, es decir los líderes bananeros del continente- no tienen heladas, no cuentan con períodos invernales marcados y disponen de lluvias muy intensas y prolongadas durante varios meses, cosa que no ocurre en los países subtropicales.

Se trata aquellos de los principales exportadores mundiales de la fruta y por esa razón están asentados en ellos las multinacionales que tienen su investigación exclusivamente para la zona tropical dejando huérfanos a países del subtrópico como la Argentina en general y Formosa, Salta y Jujuy en particular.

Testigos

Los representantes de Formosa calificaron como muy positivo al encuentro de Joinville porque hubo oportunidad de exponer acerca de los problemas existentes y también las proposiciones para resolverlos.

En principio se ha previsto la articulación de una red de “testigos”, es decir una variedad de cultivos pertenecientes a todos los lugares de los países intervinientes, para poder tornar , a todos los resultados propios, comparables con el resto.

Específicamente, la disponibilidad de “testigos” idénticos en todos los lugares permitirá a los técnicos intuir lo que puede ocurrir con otros materiales comparándolos con ellos.

El objetivo final de este trabajo que arranca en Joinville es, en definitiva, determinar qué cantidad de cajones se obtienen por hectárea y por lo tanto en esa evaluación comparativa de los “testigos” se incluye lo que tiene que ver con la siembra, variedad y manejo del cultivo, cuando y como se encara la fertilización y la modalidad de riego y de control de enfermedades, entre otros aspectos esenciales.

Se pretende que el productor bananero gane plata y la rentabilidad se alcanza, según Balonga y Tenaglia, si logra mayor cantidad de cajones de buena calidad por hectárea.

Para ello, la labor que les queda a los representantes de los países que estuvieron en Joinville es evaluar materiales y técnicas que aumenten el rendimiento por hectárea.

A modo informativo, la producción de banana en las regiones tropicales es de 2.000 a 2.500 cajas por hectárea y en las subtropicales -que comprende a Formosa, Salta y Jujuy es decir las productoras argentinas de banana- está entre las 800 y 900 cajas.

La idea planteada por Formosa es llevar esa cifra al doble, es decir conseguir 1.800 cajas por hectárea, aclarándose que nunca se podrá llegar a las 2.500 de las zona tropical ya que el clima no lo favorece.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *