27 de mayo de 2015 18:12 PM
Imprimir

Necrósis Pancreática Infecciosa en Truchas

Necrósis Pancreática Infecciosa: enfermedad emergente en la truchicultura de México

La necrosis pancreática infecciosa (NPI) constituye una enfermedad viral importante que afecta a los salmónidos. En la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) el agente etiológico, un birnavirus, causa enfermedad letal en crías y alevines. Los peces que sobreviven actúan como portadores del virus en estadios de edad más avanzados, éstos pueden diseminar el agente causal o transmitirlo de manera vertical a su progenie. La identificación de truchas con NPI o la detección viral en peces infectados es importante para controlar la diseminación del virus. Esta enfermedad, de distribución mundial, ha sido identificada recientemente en México. En el presente trabajo se revisa de manera exhaustiva y sistemática la información relacionada con la epizootiología, prevención y control de dicha enfermedad.

 

 

Distribución

La NPI y el virus causal (VNPI) han sido identificados en varios países: Australia, Canadá, Chile, Dinamarca, Escocia, España, Finlandia, Francia, Inglaterra, Italia, Japón, Noruega y Suiza entre otros. Basados en estos informes, la NPI se considera una enfermedad de distribución mundial.
En México se identificó el VNPI en el 2001 a partir de crías de trucha arco iris proveniente de EE.UU. En un estudio reciente se realizó el aislamiento del VNPI en tres granjas de reproducción de trucha en el Estado de México, principal productor de esta especie en el país.

 

 

Etiología

El agente causal de la NPI es un virus de la familia Birnaviridae. Otros miembros de esta familia incluyen el virus de la infección de la bolsa de Fabricio en los pollos y el virus X de Drosophila melanogaster. Este birnavirus tiene forma icosaédrica, aproximadamente de 60nm de diámetro. Contiene una un genoma compuesto de dos segmentos de ácido ribonucleico (ARN) de doble hebra. El segmento A codifica dos proteínas estructurales (VP2 y VP3) y una proteasa no estructural, mientras que el segmento B codifica para una polimerasa de ARN. La proteína VP2 estimula la producción de anticuerpos monoclonales neutralizantes de tipo específico, se piensa que contiene todos los epítopos reconocidos por estos anticuerpos.
El esquema de clasificación serológica de Hill y Way reconoce nueve serotipos diferentes de VNPI en el serogrupo A. Siete de estos han sido identificados en aislamientos de trucha arco iris. El serogrupo B incluye un solo serotipo, representado por el arquetipo TV-1 que fue aislado de la trucha café (Salmo Trutta) y la carpa común (Cyprinus carpio). Cada serotipo está compuesto de numerosas cepas que difieren en la virulencia. Esta variación hace más compleja la enfermedad, que es poco entendida.

 

 

Epizootiología

Portadores Naturales y Experimentales

Los salmónidos son los peces más susceptibles en condiciones naturales. La trucha de fontana (Salvelinus fontinalis) es la más susceptible a los efectos letales del VNPI, seguida por la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) y el salmón del Atlántico (Salmo salar). El VNPI ha sido aislado a partir de la trucha alpina (Salvelinus namaycush)
El VNPI ha sido aislado a partir de peces no salmónidos importantes en la acuacultura marina como: rodaballos (Scophthalmus maximus), lenguados (solea senegalenis) y fletán o halibut del Atlántico (hippoglossus). También a partir de otros peces como el lucio (Esox lacius), el dorado (Carasius auratus), el pez disco (Symphysodom discus) y la brema común (Abramis brama) , entre otros. De manera experimental, el VNPI fue inoculado y aislado en las ovas del pez cebra (Brachydanio rerio).
Se han informado casos de NPI en la anguila americana y europea (Anguilla anguilla). Sin embargo se considera que la infección en la anguila japonesa (Anguilla japonica) es de mayor impacto económico.
En resumen el VNPI se ha identificado en numerosas familias de peces teleósteos, como: Angulliadae, Altherinidae, Caranguidae, Channidae, Cichlidae, Clupeidae, Cobitidae, Cyprinidae, Gadidae, Esocidae, Percichthyidae, Percidae, Pleuronectidae, Poeciliidae, Salmonidae, Sciaenidae.

 

 

Transmisión, Portadores y Vectores

Los peces infectados pueden transmitir el virus de manera horizontal y vertical ya que estos peces eliminan el virus por medio de la orina y las heces, lo cual contribuye a la transmisión horizontal. En peces reproductores se ha demostrado que el VNPI se transmite de manera vertical mediante la adsorción viral a la superficie de los espermatozoides, o puede estar presente en el líquido folicular, pero no en el interior de las ovas aún no fertilizadas.
Bebak et.al determinaron experimentalmente los patrones de excreción de VNPI en crías de trucha arco iris, así como el tiempo entre la exposición y la diseminación del virus, y entre la exposición y la presentación de signos. También estimaron la proporción de peces susceptibles infectados e una población a partir de los virus diseminados por los peces inoculados. Aquí se demuestra que las crías de trucha infectadas eliminan el virus dos días después de la inoculación, y que la eliminación se incrementa y disminuye aproximadamente en 12 días después de la exposición. Los peces inoculados infectaron a los peces susceptibles dos días después, y más del 75% de la población de truchas fue infectada en menos de una semana a partir del comienzo de la eliminación viral.
En rotíferos (Brachionus plicatilis) se han observado lesiones virales asociadas con un birnavirus del tipo VNPI. Es posible que estos invertebrados, que se emplean como alimento vivo de larvas y estadios jóvenes de peces como rodaballos y la brema común, puedan estar implicados en la transmisión del virus. De forma similar se ha demostrado que el cangrejo de río (Astacus astacus) retiene el virus en tejidos y hemolinfa y lo elimina de forma constante en el agua. Halder y Ahne sugieren que estos organismos se infectan con el VNPI a partir del consumo de truchas infectadas.
Las siguientes especies de moluscos se consideran reservorios del VNPI: mejillón azul (Mytilus galloprovincialis), ostión japonés (Crassostrea gigas) y bígaros (Littorina littorea), así como los peces aguacioso (Ammodytes Sp), espadín (Sprattus sprattus) y bacaladilla (Micromesistius poutassou), entre otros. El virus también ha sido aislado a partir de alimento comprimido húmedo y sedimento marino.
Las aves silvestres piscívoras son consideradas vectores del virus, el cual puede ser aislado a partir de heces.

 

Signos

La NPI es una enfermedad típica en edades jóvenes de salmónidos que puede causar hasta el 100% de mortalidad de alevines y crías de primera alimentación. En un estudio experimental reciente se informó de mortalidad de 84% a 92% en crías de salmón, la cual comenzó al séptimo día posterior a la inoculación y alcanzó el pico máximo entre los días 10 y 12. Generalmente los peces afectados muestran anorexia y nadan de forma irregular. Estos peces cambian a un color oscuro (hiperpigmentación) y presentan exoftamia moderada y distención abdominal. También se observan las bránqueas muy pálidas y hemorragias en la zona ventral, incluidas las aletas. Los peces se observandelgados con “heces colgantes” de color blanquecino.

 

 

Hallazgos macroscópicos y microscópicos

De acuerdo con los principales hallazgos en la necropsia en crías, bazo, corazón, hígado y riñones se observan pálidos y la mayoría de las veces no se encuentra alimento en el tracto digestivo. Se observan hemorragias petequiales en vísceras. En algunas ocasiones se encuentra alimento en pequeñas cantidades, confinados en la parte distal y recto del intestino. Es frecuente observar líquido ascítico en la cavidad abdominal y en el estómago e intestino anterior se puede observar un moco lechoso cohesivo, entre otros hallazgos.

 

 

Las lesiones principales halladas en el estudio histopatológico incluyen focos de necrosis coagulativa en páncreas riñón e intestino. El tejido pancreático se ve degenerado, incluso en las áreas acinares, con liberación de los gránulos de Zimógeno. Los núcleos de las células acinares se observan picnóticos y de tamaños variables y en muchos casos no se aprecia infiltración de células inflamatorias. En peces que sufrieron la enfermedad hasta dos años antes del estudio histológico, el tejido de los islotes se encontró hipertrófico y con abundante tejido fibroso. En los casos de lesiones pancreáticas se observa enteritis aguda, caracterizada por necrosis y despitelización, además en el lumen intestinal se encontró un exudado catarral blanquecino que se asocia frecuentemente a esta enfermedad.. No se observan cuerpos de inclusión en las células afectadas. En muchos casos, el tejido renal contiene focos de pequeños de con cambios degenerativos. En peces adultos que sufrieron infección a edad temprana, en el intestino se encontraron abundantes células epiteliales con núcleos cariorroécticos; lo que sugiere que estos pueden ser sitios de replicación viral en los portadores, pero no se ha confirmado.

 

 

Diagnóstico

El procedimiento para la identificación de la NPI, recomendado por la OIE, se basa en el aislamiento del VNPI en cultivo celular, seguido por la identificación inmunológica de los aislamientos mediante pruebas de inmunofluorecencia, seroneutralización y ELISA. El diagnóstico de casos clínicos generalmente se basa en la histología y en la evidencia inmunológica del VNPI en los tejidos infectados. Estos casos se confirman mediante el aislamiento e identificación inmunológica del virus por medio de dichas pruebas . Las pruebas serológicas de identificación de anticuerpos contra el VNPI en peces infectados no han sido reconocidas aún por la OIE (2003), debido al insuficiente conocimiento de la respuesta inmune humoral de los peces a este virus.
La detección del VNPI en líneas circulares es consistente y simple, principalmente en líneas procedentes de especies homólogas. Esto se debe a que: el virus está presente en títulos elevados en los tejidos, el aislamiento se puede realizar a partir de animales no enfermos; no hay fase en la que el virus no pueda ser aislado; el tiempo requerido para el aislamiento e identificación del agente es de dos a tres semanas, lo cual no es crítico para la presentación de una epizootia y a la alta sensibilidad y efecto citopático fácilmente observable. Las líneas celulares empleadas para el aislamiento del VNPI incluyen la RTG-2 (rainbow trout gonad), CHSE -214 (Chinook salmon embryo) y BF-2 8 (bluegrill fry)
Actualmente se han desarrollado varios métodos de detección por medio de la técnica de transcripción reserva-rección en cadena de la polimerasa (RT-PCR, por sus siglas en inglés: reverse transcriptase -polymerase chain reaction). Sin embargo, la sensibilidad de esta técnica no ha sido mayor a la del cultivo celular, por lo que el aislamiento del virus y la confirmación serológica son los procesos de elección para la identificación del VNPI.

 

 

Prevención y Control

Los métodos de prevención actualmente se basan en la instrumentación de políticas de control y en prácticas de higiene en la crianza de los salmónidos, para evitar la introducción o importación de ovas fertilizadas o peces provenientes de lotes de reproductores portadores de VNPI. Asimismo el uso y suministro de agua libre de peces (por ejemplo, manantial), particularmente de posibles portadores del virus, reduce el riesgo de infección. Sin embargo, bajo las condiciones de truticultura en México, esta condición no es posible. Como ya se mencionó, Salgado-Miranda realizó el aislamiento de VNPI en tres granjas reproductoras de trucha arco iris del estado de México.

 

Los resultados indicaron una posible transmisión horizontal a partir del agua de suministro proveniente de otra granja de truchas en donde se presentó un brote previo de NPI en las crías. En estos casos, el tratamiento del agua de suministro puede disminuir el riesgo de NPI, así como de otros agentes infecciosos. De manera experimental, Liltved et al expusieron suspensiones de Aeromonas salmonicida subespecie salmonicida, Vibrio anguillarum, V. salmonicida, Yersiniaruckeri y VNPI en varios tipos de agua tratada con ozono y radiación ultravioleta (UV) a 9-12 grados celcius. Las cuatro bacterias fueron inactivadas en 99.99 por ciento (una reducción en cuatro logaritmos del conteo inicialde bacterias viables) a una concentración de ozono residuos de 0.15-0.20mg/L en un lapso de 180 segundos . Mientras que el VNPI fue inactivado a una concentración de ozono residual de 0.10 a 0.20mg/L en un lapso de 60 segundos.
De forma similar las cuatro bacterias, las cuatro bacterias fueron inactivadas en 99.999% ( una reducción en cinco logaritmos del conteo inicial de bacterias viables) a dosis de UV de 2.7 m Ws/cm2 a temperatura ambiente. El VNPI fue más resistente a la radiación UV que las bacterias. Se requirió una dosis promedio de 122m Ws/cm2 para reducir 99.9% del título viral (tres logaritmos). Sin embargo, se debe considerar que las concentraciones residuales bajas de ozono ( 0.010 0.20 Mg/L) pueden ocasionar la mortalidad de truchas en sistemas de producción con recirculación de agua.
También de manera experimental se determinó que una concentración de de 40 ppm de cloro disponible en agua durante 30 minutos inactivó completamente un título de VNPI de 10 TCID 50/mL. De forma similar, una concentración de 35 ppm de yodo inactivó completamente un título de 10 TCID 50/ml en el mismo tiempo. En otro estudio, donde se probaron varios desinfectantes se encontró que una concentración de 25 ppm de yodo inactivó el VNPI, así como el virus de la necrosis hematopoyética infecciosa (IHN) y el virus de la septicemia hemorrágica viral (VHS). Cabe señalar que los virus IHN y VHS se consideran agentes exóticos en México.
Para el control de la NPI en granjas de reproductores, tanto los peces infectados como su progenie (ovas, alevines y cría) deben ser sacrificados. La transmisión de VNPI en ovas fertilizadas puede ocurrir aún con la desinfección con yodo. Una estrategia que dio buenos resultados en el control de esta enfermedad en granjas de reproductores fue la propagación de lotes libres del virus, identificados por medio del aislamiento viral durante varios años.
Hasta la fecha no existe una vacuna inactivada disponible altamente efectiva contra el VNPI. El tratamiento del virus con formalina o B-propiolactona para el uso en vacunas, inactivó el virus completamente , pero redujo la antigenicidad hasta en 50%. Una vacuna activa que incluyó una cepa no patogénica del VNPI, sensible a suero normal de trucha, no confirió protección al desafío experimental. En Noruega las vacunas inactivadas y recombinantes son muy usadas . La vacuna recombinante (la primera con licencia para administrarse en peces, expresa la secuencia de la VP2 en Escherichia coli e induce la producción de anticuerpos específicos contra VNPI.
Como sucede en otras enfermedades virales, no existe tratamiento para la NPI. Varios compuestos antivirales inhiben la replicación in vitro en cultivo celular; por ejemplo, la ribavirina , la pirazofurina y el 5-etinil-1-B-D-ribofuranosilimidazol – 4 – carboximida (EICAR), entre otros. De manera experimental, la investigación sobre el EICAR como compuesto antiviral en truchas arco iris infectadas con VNPI, mostró buenos resultados. También se ha evaluado el efecto de la administración de lisozima (KPL-602) en el alimento de truchas infectadas de manera natural con el VNPI.
Como lo mencionan Hástein et.al, las necesidades futuras en la legislación nacional e internacional en materia de acuicultura para el establecimiento de estrategias de prevención y control de enfermedades infecciosas, son la adopción de métodos de control estandarizados, la creación de infraestructuras adecuadas y una comprensión más profunda de la epizootiología de las enfermedades de los organismos acuáticos.

 

 

Conclusiones

El VNPI es un birnavirus que afecta principalmente a los salmónidos, siendo la trucha arco iris la especie más susceptible. En México, recientemente se informó del aislamiento e identificación de este agente infeccioso a partir de la trucha arco iris. No existe tratamiento ni vacunas totalmente efectivas para esta enfermedad, por lo que las medidas de prevención y control son de gran importancia. La introducción de ovas y peces, así como el suministro de agua libre de VNPI, constituyen la principal estrategia en la prevención de la NPI, ya que son los principales factores de riesgo en la diseminación de esta enfermedad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *