28 de mayo de 2015 00:34 AM
Imprimir

Urribarri aprobó préstamo de $ 20 millones para los nuevos dueños de Citrícola Ayuí

En apenas 2 días diputados y senadores oficialistas entrerrianos aprobaron una ley para autorizar al gobierno de Sergio Urribarri a otorgar un crédito a los nuevos dueños de Citrícola Ayuí, que vendió Francisco de Narváez a una empresa de capitales chinos. El destino según la ley es para “reactivar” la planta, aunque el verdadero uso sería para terminar de pagarle al antiguo dueño. El proyecto fue aprobado por 13 legisladores de la Cámara alta, con la abstención del senador de Nogoyá, Aurelio Suárez, quien argumentó que no existió el mismo tipo de apoyo para una empresa aceitera de Lucas González (de donde es oriundo) que despidió trabajadores en 2009 y terminó cerrando en 2012.

Citrícola Ayuí, que perteneciera al diputado nacional y empresario Francisco De Narváez, fue vendida hace unos meses atrás a la empresa En Premieur SA, según se informó, en $140 millones. Los compradores (empresarios chinos representados por Juan Acevedo Díaz) ofrecieron hacerse cargo del pasivo de la empresa ($70 millones) y a abonar un saldo de $70 millones.

 
De Narváez no habría aceptado ese ofrecimiento, solicitando $20 millones adicionales. 
 
 
En las crónicas de aquellos días de fines de enero y principios de febrero se pueden leer las declaraciones de funcionarios entrerrianos explicando la situación e incluso comentando la posibilidad de que el propio gobierno asumiera esa diferencia.
 
Como, evidentemente, era demasiado grotesco hacerlo de ese modo, se decidió dejar pasar unos meses mientras los nuevos dueños comenzaban a operar y luego avanzar con la posibilidad de otorgar un crédito para “ayudar a reactivar” la planta.
 
Para darle un sesgo menos insidioso, decidieron que el préstamo debería ser consentido con el aval de ambas cámaras legislativas, que es lo que ha sucedido ahora. En un trámite que insumió apenas unas horas de trabajo legislativo: los diputados oficialistas lo aprobaron sobre tablas, y al día siguiente, con algunas mínimas disidencias, los senadores hicieron lo mismo. 
 
Colorín, colorado, otro cuento (en este caso chino), ha terminado
 
El proyecto fue aprobado por 13 legisladores de la Cámara alta, con la abstención del senador de Nogoyá, Aurelio Suárez, quien argumentó que no existió el mismo tipo de apoyo para una empresa aceitera de Lucas González (de donde es oriundo) que despidió trabajadores en 2009 y terminó cerrando en 2012. 
 
 
El plazo que fija para la cancelación del préstamo es de 7 años. Sobre la amortización del crédito se indicó que se pagarán en los primeros 5 años -contados desde la fecha del primer desembolso efectivo del préstamo- los servicios del crédito (capital más intereses) en forma anual con 100% de las ganancias líquidas y realizadas, excluyendo las reservas legales, obtenidas por la empresa Citrícola Ayuí no destinadas a reinversión en el proceso productivo.  
 
 
Al efecto, se tomarán los resultados que surgen de los Estados Contables. El pago anual se realizará dentro de los 4 meses de concluido cada ejercicio económico. Transcurridos los primeros 5 años, el saldo remanente del capital con más los intereses se abonará en 4 cuotas semestrales consecutivas.
 
 
Respecto del interés, el proyecto prevé que se cobrará un interés promocional del 5% efectivo anual sobre saldos, con un punitorio del 1% efectivo mensual sobre saldos en caso de impago. Y de la garantía establece que serán las que “el Poder Ejecutivo considere suficientes para asegurar la recuperación de los fondos”. 
 
 
Además, para su otorgamiento, “es necesario que la firma En Premieur SA efectivice formalmente el compromiso de inversión por $70 millones, en el marco del Plan de Inversiones en Citrícola Ayuí SA, lo que deberá hacer ante el Ministerio de Producción de la Provincia de Entre Ríos, debiendo adecuarse la simultaneidad de las operaciones para el cumplimiento de la condición”.
 
 
 
La protesta
 
El presidente de la Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco), Edelmiro Oertlin, cuestionó la decisión del gobierno entrerriano de otorgar un préstamo por $20 millone a la empresa Citrícola Ayuí ya que advirtió que la iniciativa es injusta con los productores, cooperativas y empresas entrerrianas que pasan una difícil situación y son ignoradas y presionadas fiscalmente por el Estado. 
 
 
En ese marco, desde el sector se reclamó un trato igualitario, “lo menos que necesitamos es tener el mismo trato que la empresa china, porque estamos todos fundidos y caídos”, dijo Oertlin, quien apuntó que este proyecto de Ley reafirma que en Entre Ríos ‘hay hijos y entenados’: “lamentablemente se presentan diferencias muy groseras entre los ciudadanos entrerrianos y empresarios chinos”.
 
 
Para Oertlin es “irrisorio que el gobierno otorgue un crédito de $20 millones con una tasa de interés de 5 puntos mientras que los productores no pueden acceder a un crédito con un interés menor al 20%”. En ese sentido, agregó que la actitud con los empresarios chinos “es sospechosa, ya que mientras a los productores la Administración Tributaria de Entre Ríos (Ater) le cobra un 10% de punitorio cuando se atrasan en los impuestos inmobiliarios a esta empresa se le cobrará un punitorio de sólo un uno por ciento mensual, es decir, mientras un productor se atrasa dos meses paga un 20% de interés y cuando los empresarios no paguen se les cobrará un 12% anual”.
 
 
Al respecto, el dirigente agropecuario dijo que “no se entiende este trato desigual e injusto entre los productores locales y los empresarios chinos”, y detalló que la citrícola “no es la única empresa que pasa un momento muy difícil sino que también atraviesan una situación muy complicada las frigoríficas, agropecuarias, cooperativas y los acopios, es decir, todos están con problemas pero de eso el gobierno de la provincia no se acuerda, sino que financiará a una empresa china que no se sabe en qué términos compraron esta citrícola”, por lo que insinuó que no cree que la compañía sea sólo de capitales chinos, “sino que podría haber algunos socios locales”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *