28 de mayo de 2015 00:02 AM
Imprimir

Argentina ocupa el sexto puesto del ranking latinoamericano de inversiones extranjeras: la situación sería peor si las empresas pudiesen disponer libremente de su dinero

Datos de la Cepal

Primer dato. En 2014 la Argentina recibió divisas en concepto de Inversión Extranjera Directa (IED) por 6612 millones de dólares, una cifra 41% inferior a la de 2013 y la más baja desde 2009 (año –recordemos– de la crisis financiera internacional).

Segundo dato. La mayor parte de las entradas de IED registradas en 2014 correspondieron a reinversión de utilidades, las cuales no son voluntarias, sino forzosas debido a la prohibición de facto de girar divisas implementada por el gobierno kirchnerista desde 2012 a la fecha (razón por la cual la Argentina ocupa el puesto 169 en el ranking mundial de libertad económica detrás de la República del Congo).

Tercer dato. En 2014 Argentina ocupó el sexto lugar en el ranking sudamericano, el cual fue liderado por Brasil con 62.495 millones de dólares, seguido por México (22.795), Chile (22.002), Colombia (16.054) y Perú (7607).

Así lo indica el informe “Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2014” publicado esta semana por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Las principales inversiones externas genuinas que recibió en 2014 la Argentina corresponden a fondos de grandes compañías petroleras destinados a desarrollar el yacimiento de gas y petróleo no convencional de “Vaca Muerta”.

Pero las condiciones pactadas para atraer inversiones en ese yacimiento patagónico son tan escandalósamente perjudiciales para la soberanía argentina que el gobierno mantiene en secreto tales acuerdos (el caso testigo en ese sentido es el de Chevron).

La mayor IED registrada el año pasado en América latina corresponde a la compra por parte de un consorcio chino –integrado por MMG, Gouxin Investment International y Citic– del yacimiento de cobre Las Bambas a Glencore Xtrata por 7005 millones de dólares.

En el ranking regional de las principales veinte fusiones y adquisiciones registradas en 2014 no figura ninguna empresa argentina. Pero la Argentina, en cambio, lidera el ranking de mayores desinversiones con el pago de 6311 millones de dólares que el gobierno argentino hizo a la española Repsol por la nacionalización del 51% del paquete accionario (efectuada en 2012) y posterior compra de otro 12% adicional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *