1 de junio de 2015 23:41 PM
Imprimir

Chile con una temporada estable con los arandanos

Si bien creció la producción de arándanos, fue menor a la estimada. EE.UU. sigue como el principal destino, aunque con tendencia a disminuir. Con precios disímiles según el mercado, compensó un valor del dólar que rondó los $600.

Con resultados mejores a los de la temporada pasada, pero menos buenos de lo que se esperaba terminó la temporada 2014/2015 para los productores de arándanos. Así, si bien se estimaba que la producción podía superar las 138 mil toneladas y llegar a una exportación de 104 mil, la temporada, de acuerdo con las cifras del Comité de Arándanos, terminó con una producción de 126.100 ton, de las cuales 91.100 ton se destinaron para exportación. Este resultado, respecto de la temporada anterior, representa un aumento del 31,21% y 22,07%, respectivamente. Y si bien los precios no siempre acompañaron -lo positivo o negativo de ellos dependió del mercado-, si jugó a favor un dólar alto.

En relación a las estimaciones, la merma en la producción se debió al impacto de las heladas y a las altas temperaturas registradas entre enero y marzo.

Aunque a estas alturas, las heladas ocurridas durante septiembre de 2013 tuvieron efectos de largo plazo en las plantas, principalmente en las regiones Metropolitana y Sexta, se le suma la helada registrada en octubre de 2014, la que sin ser más invasiva y violenta que la anterior, tuvo un efecto errático en las plantaciones de la VII y VIII región.

“Los resultados de la temporada 2013/2014 fueron un desastre debido a las heladas del 2013. Esta fue tan fuerte que no solo afectó a los brotes de esa temporada, sino que también quemó la madera y terminó por afectar la producción de este año”, explica Isabel Quiroz, directora ejecutiva de IQonsulting.

 

 

De orgánico a congelado

Otro elemento que influyó en los resultados de la temporada, en cuanto al volumen exportado en fresco, fue la Lobesia botrana, aunque no tuvo un impacto importante a nivel productivo. Tras la detección de la denominada polilla de la vid en este berry, Estados Unidos estableció la exigencia de fumigar en destino la fruta exportada a ese país. De ahí que la fruta orgánica, para no ser fumigada y así perder esa calidad, optó por destinarse al congelado.

“Las orgánicas se comercializan en fresco normalmente y tienen un valor en el mercado mayor que la fruta convencional; entonces, para no dejar de ser orgánicas, optaron por mandarlas al congelado, caso en que no se necesita fumigación”, aclara Isabel Quiroz.

La disminución en la exportación de frutas frescas orgánicas fue compensada por la caída en la porción de congelados en la IX y X regiones. Aquí, la sequía que afecta negativamente a la zona, especialmente a la ganadería, jugó a favor de los arándanos de esas dos zonas del país, los que pudieron aumentar el volumen enviado como fresco y acceder así a mejores precios.

“Cuando hay mucha lluvia la fruta se ablanda mucho, por lo que ya no sirve para fresco. Sin embargo, esta temporada no hubo lluvia en el sur, lo que permitió arándanos más consistentes y aptos para soportar el viaje.”, explica la especialista de IQonsulting.

Uno de los aspectos a destacar de esta última temporada fue el tipo de cambio, que al ser más alto compensó eventuales caídas de precio o los menores ingresos producto de haber tenido que mandar la fruta a congelado.

“El valor de las frutas frescas es aproximadamente un 80% más que el congelado y este año el dólar rondó los $600 aproximadamente, en comparación con los $500 por dólar del año pasado”, asegura Felipe Jullierat, presidente del Comité de Arándanos.

En cuanto a precios, Estados Unidos tuvo una baja respecto de la temporada anterior -donde hubo mucho menos fruta- lo que llevó a que el precio promedio haya sido US$ 8,73 por kilo, versus los US$ 9,31 por el mismo volumen de la campaña anterior. Distinto fue lo que pasó con Europa, donde el precio para 2014/2015 fue de US$ 8,76 el kilo; es decir, US$ 0,93 más que los US$ 7,83 del año pasado.

 

 

Seguir ampliando mercados

Como es usual, esta temporada Estados Unidos se mantuvo como el principal mercado para este berry, siendo responsable del 63% de los envíos, aunque manteniendo la tendencia a disminuir respecto de las temporadas anteriores. A Europa, en tanto, se fue el 23%, lo que representa la tendencia inversa de Estados Unidos, ya que este mercado ha aumentado en 6 puntos respecto de la temporada 2012/2013. Lejano Oriente, asimismo, continúa ganando espacios y esta temporada recibió el 10% del total de las exportaciones chilenas; lo que es un punto más que la temporada anterior (ver infografías).

Los especialistas insisten en que uno de los mayores desafíos para la próxima temporada es seguir avanzando en los mercados emergentes, para seguir descomprimiendo los envíos hacia EE.UU.

“Uno de los objetivos del Comité de Arándanos ha sido tratar que nuestros arándanos puedan llegar a mercados distintos de EE.UU., que siempre ha sido el mayoritario, mercados importantes en Europa y mercados asiáticos como China y Corea. Siempre estamos viendo qué otros mercados nos quedan por abrir, como Tailandia, Vietnam, Indonesia e India, para que así los arándanos chilenos tengan más presencia mundial”, asegura Jullierat.

Otro desafío es seguir manteniendo el buen nombre y la presencia que tienen los arándanos chilenos en los mercados extranjeros, especialmente considerando que cada vez hay más países abastecedores de este fruto que amenazan la posición chilena en la exportación global. Así, por ejemplo, en la última temporada, Argentina exportó 16 mil toneladas, México 3 mil toneladas y Perú 3 mil toneladas, según datos entregados por Jullierat.

“Para lograr esto, lo importante es mantener la calidad de nuestros productos y estar al frente en el recambio de variedades antiguas por variedades nuevas, conservando así la calidad y la rentabilidad que le permiten al productor operar y tener una utilidad adecuada”, recalca Jullierat.

También es importante mantener la atención sobre lo que vienen haciendo los vecinos, donde mientras la producción de Argentina viene mejorando, la peruana todavía enfrenta problemas especialmente de calidad, ya que algunas de las variedades no estarían respondiendo de acuerdo a lo que se esperaba al plantarlas.

En cuanto a Chile, si bien aún es muy temprano para hacer proyecciones, Jullierat estima que la próxima temporada el crecimiento podría moverse entre un 10% y 15% aproximadamente.

Fuente:

Publicidad