2 de junio de 2015 17:09 PM
Imprimir

Bromatología puso en marcha un sistema de control para evitar problemas con triquinosis

Está acercándose la época de fabricación masiva de productos elaborados con carne de cerdo y la idea es que quienes hagan faenas caseras tomen las recomendaciones que se brindan para que no se registren casos positivos de esta enfermedad. A su vez se trabaja con capacitaciones especiales sobre la correcta manipulación de los alimentos.

La Dirección de Veterinaria y Bromatología destacó que se están llevando a cabo nuevos controles en comercios encargados de la venta de productos provenientes de la faena de cerdos atento a la prevención de triquinosis, dado que en muchos lugares se inició la elaboración de los alimentos; a su vez se brindaron recomendaciones para quienes elaboran estos alimentos y para quienes los consumen.

“Estamos poniendo en marcha la época de elaboración masiva de productos cárnicos de cerdo, y nos vemos en la obligación de comunicarle a la población que deben tener mucho cuidado para evitar inconvenientes por contagio de la enfermedad al consumir este tipo de alimentos”, señaló Severo Vila, titular del área.

“Las autoridades provinciales nos vienen advirtiendo sobre casos positivos y creemos que nuestra gente tiene que cuidarse; insistimos en la necesidad de tener sumo cuidado ya que el cerdo puede tener en su organismo un parásito que no le produce ningún tipo de sintomatología al animal, pero una vez ingerido por el ser humano genera una serie de manifestaciones de la enfermedad que van desde leves hasta más graves, incluso poner en riesgo la vida de una persona.

“Recomendamos tener en cuenta previo a la elaboración de los productos (chorizos, salames, bondiolas, etcétera), sea llevada una muestra del cerdo a un médico veterinario de confianza para realizar los análisis correspondientes”; dijo Vila reconociendo que “se estima que el ciento por ciento de los casos de triquinosis de cerdo aparece en el diafragma, es decir, la típica entraña, el músculo que divide el abdomen del tórax”.

 

Cuidado al comprar

Vila también recomendó a la población que para adquirir productos de cerdo se tomen estos controles: “Seguimos insistiendo en que la gente compre estos alimentos en lugares habilitados; desde nuestro lado se hacen los controles en comercios mediante inspecciones de rutina y además le solicitamos a la gente que denuncie si observa o nota algo raro para que vayamos a verificar que todo se encuentre normal. También inspeccionamos fábricas encargadas de la elaboración de los productos.

“Autorizamos la entrada de las medias reces porcinas que vienen del frigorífico de origen y su posterior distribución en los comercios. Hay inspecciones constantes de nuestro servicio, se les aplica un rótulo identificatorio que les da el nombre, dirección, teléfono, número de inscripción de producto registrado en La Plata, medidas de seguridad que podemos controlar nosotros”. En este sentido Vila remarcó que “el problema es con aquellos que hacen faenas clandestinas porque al no tener controles, el animal puede poseer este parásito y más allá de poder adquirirlos más barato, compra un producto que le puede causar serios problemas. Necesitamos que la población compre en lugares habilitados, no adquirir a los costados de las rutas, a particulares de campos que no les hagan los controles respectivos dado que de esta forma eliminaremos los casos problemáticos”.

 


Manipulación de alimentos

Uno de los puntos del área es la ejecución del curso de manipulación de alimentos; “desde hace unos años el artículo 21 del código alimentario argentino en el cual rige cómo se debe trabajar con la libreta sanitaria, ha impuesto un ítems, el cual exige, para toda persona que esté en contacto con alimentos ya sea en elaboración, depósito, comercialización, en la cocina, los mozos, transportistas, almaceneros, el personal de los supermercados, la necesidad de contar con una libreta sanitaria”, señaló Vila al tiempo que agregó: “Para ello, uno de los ítems, es que soliciten un curso de manipulación de alimentos, el que consiste en tratar de hacer conocer a las personas que trabajan en este rubro, distintas condiciones de seguridad para el manejo de los mismos, porque indudablemente hay una costumbre del manipulador de trabajar de determinada forma, por una cuestión de práctica, o lo ha heredado de otras personas que estaban en ese lugar o hace lo que él cree que es conveniente. Muchas veces ocurre que hay errores en el manejo en la pérdida de temperatura de algunos alimentos, en la cadena de frío, en cómo se coloca en la heladera, cómo se hace para pasar de un alimento crudo a uno cocido, cómo trabajar en la limpieza de la cocina, de los vehículos, etcétera, en el cual nosotros les vamos dando ciertos conceptos respecto de este tipo de manejos.

“No nos olvidemos que todo alimento que viene contaminado es posible que pueda producir una Enfermedad Transmitida por Alimentos (ETA), y tenemos desde las enfermedades mínimas hasta probables enfermedades graves que pueden producir la muerte. Por eso y con muy buena razón se ha implementado este curso en todo el país y todo aquel que manipule alimentos debe realizarlo para obtener la libreta sanitaria”, concluyó el titular de Bromatología.

Fuente:

Publicidad