2 de junio de 2015 21:27 PM
Imprimir

Un empresario italiano, en la trama de los permisos de exportación

Comercio de granos Es Claudio Andreoli, beneficiado en operaciones por US$ 50 millones. A esos salvoconductos los distribuye un amigo de Guillermo Moreno

Nunca mejor dicho aquello de que “pertenecer tiene sus privilegios”. Claudio Andreoli, un próspero empresario agropecuario de Chivilcoy, se ubica este año entre los diez mayores exportadores de trigo y maíz de la Argentina gracias a la sospechosa fórmula mágica que el kirchnerismo aplica para repartir los permisos de exportación (ROE Verde). Sucede que Andreoli es amigo de quien inventó ese sistema, el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y uno de los principales colaboradores de Ider Peretti, el ruralista K que se ocupa personalmente de repartir esos salvoconductos al exterior.

 

El 17 de octubre de 2013, Andreoli fue designado titular de la Comisión Agropecuaria de la CGE, la entidad que preside Peretti y en cuya sede de Rivadavia al 1100 muchos empresarios deben ir a gestionar los ROE asignados a CAPECO, una cámara de exportadores que también es dirigida por el ruralista K. CAPECO nació en 2012 por orden de Moreno, con el supuesto objetivo de beneficiar a pequeños productores y cooperativas. Pero por allí terminó de cristalizar un tráfico de permisos de exportación del cual Andreoli es uno de los mayores beneficiados.
Leé también “Hay otros grupos favorecidos por el reparto discrecional”
Entre enero y mayo de este año, según un relevamiento realizado por Clarín de datos oficiales, Andreoli SA recibió ROE para exportar 240 mil toneladas de maíz y 18 mil toneladas de trigo. Pero además obtuvo 8.500 toneladas de trigo para Agroindustrias Baires SA (una fábrica controlada por la familia Andreoli, que elabora la comida para mascotas “Kongo”) y otras 8.500 toneladas de trigo para Cuenca del Salado SA, otra sociedad del grupo. En total sumó permisos para exportar 275.000 toneladas de cereales. A los valores actuales, el negocio llega a los 50 millones de dólares.

 
Semejante facilidad de acceso a los permisos de exportación que administra su amigo Peretti deben darle algo de pudor al empresario de Chivilcoy, donde también supo tejer lazos con el ministro Florencio Randazzo. Por eso, en la última lista que CAPECO remitió a la Secretaría de Comercio Interior, el área oficial que formalmente se debería ocupar de repartir esos permisos, el directivo de CGE también inscribió otras tres de sus sociedades: Proagro SA, Campo Oeste SA y Pampa Agrícola SA.

Leé también “Pedido de informes por la investigación de Clarín”

En el “top ten” de los exportadores de estos granos, entre enero y mayo de 2015, Andreoli aparece solo por debajo de firmas de la talla de las estadounidenses Cargill y Bunge, la china Cofco, la argentina AGD y la cooperativa AFA. Pero superó a otros monstruos como Dreyfus, ACA o ADM. Un detalle no menor: la empresa de Chivilcoy no tiene puerto ni elevadores. Sus competidores directos en el negocio de la siembra de grandes extensiones y el acopio de granos, como MSU o Los Grobo, recibieron en el mismo periodo ROE por menos de 50.000 toneladas, una sexta parte de los asignados a Andreoli.

 
Según datos del Ministerio de Agricultura correspondientes al primer trimestre del año, Andreoli SA acaparó 3,2% del total de las exportaciones de granos, incluido los porotos de soja. En 2014, en tanto, representó 1,45% de la torta. Su crecimiento desde que su jefe se sentó en un sillón en la CGE junto a Peretti ha sido meteórico, pues en años anteriores nunca había superado 0,3% del total de embarques.

 
El empresario, de nacionalidad italiana, suele acompañar a Peretti y otros funcionarios de la CGE a reuniones con altos funcionarios. En marzo de 2014 estuvo con el ministro de Economía, Axel Kicillof, de quien depende Comercio Interior. En noviembre del mismo año participó de un homenaje donde Moreno elogió a la “Gloriosa CGE”. Y el 12 de marzo pasado fueron recibidos en casa Rosada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

 
Pero la dupla de empresarios más cercana a Moreno realmente sintió que había tocado el cielo con las manos en setiembre de 2014. Peretti y Andreoli viajaron a Roma y, de la mano del ex secretario de Comercio, pudieron reunirse nada menos que con el Papa Franciso y con el astro de fútbol Diego Armando Maradona.

Fuente:

Publicidad