3 de junio de 2015 14:18 PM
Imprimir

La primera leche funcional llega a las góndolas argentinas

CompartiremailFacebookTwitterGracias a la tecnología desarrollada por el Instituto argentino de tecnología agraria (INTA), una empresa láctea de Argentina, Verónica producirá a escala comercial la primera leche funcional larga vida. Incorpora propiedades protectoras de la función cardiovascular, antitumoral y antidiabetogénicas, mediante la alimentación estratégica de los animales en el tambo. Resultado de una alimentación estratégica en […]

Gracias a la tecnología desarrollada por el Instituto argentino de tecnología agraria (INTA), una empresa láctea de Argentina, Verónica producirá a escala comercial la primera leche funcional larga vida. Incorpora propiedades protectoras de la función cardiovascular, antitumoral y antidiabetogénicas, mediante la alimentación estratégica de los animales en el tambo.
Resultado de una alimentación estratégica en el ganado bovino y caprino permitió obtener leche con ácidos linoleicos conjugados (CLA), un conjunto de ácidos grados beneficiosos para la salud cardiovascular y el sistema inmunológico. Además, posee promisorias propiedades antitumorales y antidiabetogénicas, que permanecen en el producto aun luego de un proceso de pasteurización.
De acuerdo con el investigador del INTA, una persona de unos 70 kg podría alcanzar la dosis antitumoral al consumir 0,8 g/día de CLA, presente en estos lácteos. En paralelo, los efectos reductores sobre la aterosclerosis se alcanzarían a partir del consumo de 0,25 g diarios de CLA. “El contenido de CLA en los alimentos convencionales es insuficiente para expresar sus potenciales beneficios, lo que subraya la importancia de desarrollar este tipo de alimentos”, destacó el investigador.
Mediante la firma de un convenio de vinculación tecnológica con el INTA, la empresa Verónica tiene por delante tres años más de exclusividad para comercializar la leche, que ya se consigue en el mercado en la presentación larga vida.
A los beneficios de la leche con alto CLA, se suma que mejoran el metabolismo de las grasas, ayuda a equilibrar el colesterol bueno y malo, aporta el balance correcto de Omega 3 y Omega 6 y no pierde sus propiedades cuando se la usa para elaborar cualquier comida. Además, es apta para celíacos y altamente aconsejable para bebés, niños y madres lactantes.
La clave está en el alimento de las vacas. Con costos mínimos, la alimentación y el manejo de las vacas requieren un protocolo estricto. El suplemento para el ganado bovino o caprino se realiza con oleaginosas, aceites y derivados de la molienda como las borras y los pellets o cáscaras de soja

Fuente:

Publicidad