4 de junio de 2015 16:54 PM
Imprimir

Cuando la stevia se convierte en el motor de crecimiento

CompartiremailFacebookTwitter El lanzamiento en la Argentina de una línea con stevia por parte de la mayor compañía de bebidas gaseosas del mundo despertó el conocimiento de esta hierba endulzante entre la mayoría de la población local. Pero hace 20 años, una dupla de dos familias comenzó a investigar sobre su potencial uso. En 1997, se fundó […]

 El lanzamiento en la Argentina de una línea con stevia por parte de la mayor compañía de bebidas gaseosas del mundo despertó el conocimiento de esta hierba endulzante entre la mayoría de la población local. Pero hace 20 años, una dupla de dos familias comenzó a investigar sobre su potencial uso. En 1997, se fundó Tanki, la sociedad que agrupa los intereses de estas familias, que proveen al mercado local con productos dietéticos a razón de $ 10 millones cada 12 meses.


“La empresa siempre estuvo orientada al mismo público pero, durante muchos años, el grueso de lo que producíamos eran edulcorantes artificiales”, sintetiza los orígenes Germán Pontoniero, presidente de la sociedad e hijo de uno de los fundadores. “Lanzamos el producto con stevia en el medio de la peor crisis económica del país. Al tener un valor que, al menos, duplicaba a la oferta de edulcorantes artificiales, no tuvo una buena respuesta por parte de los consumidores. Había que concientizarlos y por eso, nuestra estrategia fue asociarnos a fundaciones y médicos de la salud vinculados a lo dietético, pero el volumen de ventas seguía siendo menor”, resume.

 

 


Aires de cambio


El uso de productos naturales comenzó a tener mayor difusión a nivel internacional y eso permitió mejorar el posicionamiento de los productos con stevia que ofrece Tanki. “En 2003, hubo un quiebre en la filosofía de la firma, que nos permitió volcarnos a la producción y comercialización de productos naturales a base de stevia”, reconoce Portoniero, que tiene como buque insignia la marca Stevia Dulri. Sin embargo, el cambio fue paulatino. Para 2004, la empresa concretó las primeras exportaciones de productos con stevia a Venezuela, transformándose en uno de los primeros exportadores de este tipo de endulzantes en América latina.


En el mercado local, Tanki ya tenía desarrollado el canal de dietéticas pero, al incorporar los productos de Stevia Dulri, los hipermercados ganaron peso en la facturación, que hoy se divide un 60% en las primeras y el resto en cadenas como Jumbo, Disco, Walmart y Carrefour. Geográficamente está presente en todo el país, pero Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Córdoba son las plazas más importantes.

 

 


La reconversión


“Desde 2003, invertimos más de u$s 450.000 en maquinarias”, señala. “Las líneas de edulcorantes Stevia Dulri, tanto en polvo como líquidos, son los caballitos de batalla. Pero también producimos cacao, postres y flanes con stevia y, además, proveemos a otras industrias”, agrega. Este último es un canal relativamente nuevo que, en parte, experimentó un crecimiento en los últimos años a partir del ingreso en escena de una línea con stevia de la mayor compañía de bebidas gaseosas del mundo. “Su ingreso tuvo un impacto sobre todo en las consultas por parte de otras industrias, pero el consumo siguió creciendo en una línea constante”, dice Portoniero.
Tanki creció a tasas de hasta el 25% anual, pero este año proyecta un crecimiento menor en sus volúmenes, en torno al 8%. Entre las principales causas, “al ser un año electoral, las energías están puestas en cuál será el desenlace y a partir de allí, el rumbo que tomará la economía”, reconoce su presidente.
En el plano publicitario, la estrategia fluctúa junto al presupuesto, pero la base son las publicaciones en revistas, radio y televisión (en este último tiene un impacto visible en las ventas en tres o cuatro meses) orientado a programas y espacios sobre productos naturales. Stevia Dulri también tiene presencia en ferias y exposiciones.
“De cara al futuro, pensamos desarrollar nuevos productos, orientado a diabéticos y celiacos, pero aptos para todo público”, cierra el empresario sin precisar el producto para no tentar a la competencia.

Fuente:

Publicidad