18 de noviembre de 2009 07:03 AM
Imprimir

Cual es la clave nutricional para maíz y sorgo

Las campañas de maíz y sorgo no se presentan nada fáciles. Sin embargo, hay herramientas que permiten enfrentar mejor las dificultades

Es el caso del Compuesto Fosforado Azufrado de Nidera Nutrientes, un material por excelencia para la entrega homogénea de tres nutrientes esenciales combinados: Nitrógeno, Fósforo y Azufre (N+P+S). La elevada estabilidad de sus componentes lo hace una herramienta clave para ambientes con estrés prolongado, situación que se presenta en más de una región del país. A ello se suma una efectividad nutritiva máxima, independiente de la técnica de aplicación que se lleve a cabo.
La alta estabilidad del MAP-S permite realizar combinaciones con otros fertilizantes, de manera que, cuando sea necesario, se puede consolidar una mayor concentración de cualquiera de los tres elementos que lo componen originalmente. Además, posibilita la adición de un cuarto mineral nutritivo que sea esencial para el despegue inicial del cultivo.
Por otro lado, presenta una gran practicidad a la hora de su aplicación, ya que se puede utilizar en la línea, respetando los máximos permisibles o al costado y por debajo de la línea, dependiendo del tipo de suelo.
 
Especificaciones
Según el Ing. Marcelo Palese, especialista en nutrición de Nidera, la presencia del fósforo en entrega individual suele surtir impactos de corto plazo en los cultivos en general, de allí que un fertilizante como el MAP- Azufrado resulta un valioso material de origen en mezcla química que provee una triple acción de inmediata reacción, compuesto de Nitrógeno, Fósforo y Azufre en proporción equilibrada (14- 34- 0 + 8 Azufre). Las proporciones logradas de cada nutriente en el mismo gránulo de fertilizante aseguran una distribución homogénea en las aplicaciones en banda, maximizando su aprovechamiento.
Los aportes de MAP-S lo posicionan para hacer foco en la corrección de carencia de Azufre en distintas situaciones. Por ejemplo, en suelos ácidos, sub-estructurados, con baja oxigenación y necesidad de reposición combinada, con pérdidas por escurrimiento superficial, baja capacidad retentoria y fugas o pérdidas de Azufre, el MAP-Azufrado logra su máxima expresión y genera diferencias sustanciales en los objetivos de rinde.
Este fertilizante también resulta clave ante la permanente extracción de nutrientes que generan cultivos como la soja o la rotación trigo/soja, que "raspan el fondo de la olla". En estos casos, MAP-S ayuda a satisfacer la demanda y expresarla en rinde. Es ideal, a su vez, para ambientes con alta conductividad y coincidentes con excedentes de sales que interfieren en el adecuado equilibrio del resto de los nutrientes.
También resulta un material adecuado para satisfacer los aspectos nutricionales del sorgo en el momento de máxima demanda del cultivo, que se da desde V-5 y hasta previo a floración donde alcanza el 70% de los requerimientos totales.
La demanda por tonelada de grano es:
28 kg de nitrógeno
4,5 kg. de azufre
5 kg de fósforo
23 kg. de potasio
            Según el técnico de Nidera Nutrientes, es determinante considerar el azufre en mezcla cuando es nulo o escaso el aporte de azufre en el historial antecesor, así como cuando aparecen bajos indicadores de relación cuantitativa con el nitrógeno o cuando los niveles de materia orgánica no marcan  lecturas "cualitativas" más allá del sistema de producción instalado.
            MAP-S es, además, una fuente inmediata de fósforo que permite un anclaje de raíz sólido para poder transferir todos los nutrientes en los momentos críticos de los cultivos. A su vez ha demostrado en diversidad de ambientes una alta estabilidad frente a condiciones de estrés respecto de las entregas tradicionales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *