6 de junio de 2015 11:29 AM
Imprimir

La última jugada de Massa

Qué hay detrás de la renuncia de Francisco de Narváez y el frontal rechazo de Macri a un acuerdo.

El próximo martes cuando Sergio Massa confronte los micrófonos para anunciar que rumbo eligió, el mensaje será sencillo: “Macri, hagamos una primaria de todos los candidatos de la oposición o va a ser responsable del triunfo del kirchnerismo en primera vuelta”. Palabras más, palabras menos, ese será el contenido central de su mensaje.

05.06.2015|Por qué cayó el acuerdo de Macri y Massa: Marcos Peña y Durán Barba volvieron a imponerse
03.06.2015|El acuerdo opositor depende de un llamado de Massa a Macri El sacrificio de Francisco de Narváez fue el último gesto a favor del acuerdo con el líder del PRO, que tiene una pésima relación personal con el diputado de origen colombiano.

Massa cuenta con un argumento importante, que es repetido hasta el cansancio por el denominado círculo rojo: ¿Cuál es la lógica de no querer alcanzar un acuerdo con el candidato que mide entre 13 y 18 puntos –pongamos- y sí hacerlo con dos postulantes que con suerte rozan el tres por ciento?.

La jugada de Massa intenta extraer de su debilidad, fortaleza, pasándole la presión a su rival. Macri está extremando una posición que puede ser percibida por la sociedad como soberbia o egoísta si se la subraya de manera consistente, evalúan en el Frente Renovador. Dicho de otra manera: ¿Qué es más importante la supuesta “pureza” del PRO o ganarle al kirchnerismo?

Por supuesto, que en el PRO tienen una respuesta a este interrogante. Para Jaime Durán Barba y Marcos Peña, la manera más eficiente de derrotar al Gobierno es la que ellos están instrumentado. Afirman que un 60 por ciento de la sociedad está a favor del cambio y en la medida que en los lugares más visibles se mantengan “puros”, mejor representarán esa opción.

Es una afirmación interesante, salvo que cada día que pasan toman contactos con más “impuros” que se alejan del massismo, como Jesús Cariglino. Pero allí también hay una explicación: “O cerras arriba o cerras abajo. Nosotros cerramos arriba y abajo sumamos, pero bajo el radar”, sostienen.

Sin ninguna inocencia, Massa juega en sus horas más desesperadas, a la política de poder desnudo, en un diálogo de gestos con el “círculo rojo” que está virtualmente en llamas por la negativa de Macri a acordar una gran alianza opositora. El propio jefe de Gobierno dejó en evidencia hoy la tensión que lo envuelve, cuando molesto, dijo por radio que quienes manejan los mercados “no entienden nada de política”.

¿Qué hará Massa si Macri vuelve a rechazar su pedido el próximo martes? Tiene tres opciones: Bajarse, ir a la primaria con De la Sota o ir sólo a la general ¿Pero cómo haría eso ya sin candidato a gobernador?. “De Narváez siempre puede volver porque “Massa me lo pidió”, dicen intrigantes cerca suyo. No parece serio.

Todo indica que Massa está haciendo una última jugada para retirarse de la contienda con una carta que le permita disputar ante un eventual triunfo del kirchnerismo, el liderazgo opositor en la próxima etapa

Fuente:

Publicidad