7 de junio de 2015 14:29 PM
Imprimir

La droga habría sido cargada en Cervantes

Los paquetes se habrían colocado tras el embalaje.

Ayer el juzgado Federal con asiento en Roca continuaba con la investigación por el hallazgo de 300 kilogramos de cocaína en un camión cargado con frutas cuya carga se preveía se exportaría hacia España, pero que fue detectada al momento de la revisión en la Aduana de Villa Regina.

Durante la mañana de ayer el propietario del empaque ubicado en Ingeniero Huergo donde se hizo el servicio de empaque de las frutas prestó declaración testimonial en el marco de la causa que lleva adelante el juez Jorge García Davini, con el objetivo de determinar cómo fue la maniobra de empaque y la adulteración de las cajas donde se encontraron los 247 paquetes que contenían los 300 kilos de droga.

Según se pudo saber el empaque de frutas en el galpón de Huergo fue contratado por el empresario propietario del frigorífico de Cervantes, Gustavo Arnaldo, el 20 de mayo quien aportó las cajas de la marca Kis para el empaque, y una vez realizado el embalado fueron trasladadas hasta el frigorífico en Cervantes.

Fue en este último lugar, según las versiones, donde se realizó la adulteración de la carga de las cajas de manzana con la colocación de los paquetes con droga que finalmente fueron hallados en el operativo de control que se realizó en la Aduana de Villa Regina.

De acuerdo a estas versiones en los últimos días a ese frigorífico ubicado en la zona de Cervantes, llegaron al menos dos vehículos de alta gama, uno de ellos con patente de Chile, de los cuales bajaron varios paquetes que dejaron dispuestos en un sector dentro del mismo frigorífico.

La situación habría sido advertida por el personal del lugar, al que le llamó la atención que se dispusieran paquetes con envoltorios negros en el lugar.

Esos mismos paquetes habrían sido colocados luego dentro de las cajas de manzana, y como los bultos hacían que no entraran la cantidad de bandejas dispuestas en el interior, en varios de ellos se retiraron entre una y dos bandejas para que no sobrepasen la altura del resto de las cajas paletizadas.

Por otra parte, según se indicó desde la Aduana de Regina, tenían conocimiento de que se llevaría adelante la maniobra para tratar de pasar dentro de los cajones de manzanas una carga de drogas con destino a España.

 

 

La despachante no estuvo detenida

Originalmente se había informado que la despachante de aduana que participó del operativo, pero esta información fue desmentida por la propia mujer.

En una comunicación telefónica Marta Maraboli le dijo a “Río Negro” que “estuve declarando en la fiscalía, estoy a disposición del juez, pero nunca estuve detenida”

Fuente:

Publicidad