9 de junio de 2015 12:25 PM
Imprimir

Trigo: esperan una baja generalizada de superficie de siembra en la región

Así lo estiman analistas privados desde Brasil. La caída en la superficie implantada llegaría al 8%, una mayor productividad por hectárea no revertiría la menor producción esperada. Argentina sería el país con menor reducción del área sembrada para el ciclo 2015/2016.
La superficie triguera de los países del Mercosur disminuiría un 8,18% en el próximo ciclo agrícola que acaba de comenzar, según el informe de junio que emite la consultora brasileña “Trigo & Farinhas” (T&F) que estima un área total sembrada de 7,58 millones de hectáreas en la región.
 
Según los cálculos de la consultora, la caída de la superficie triguera se dará con mayor fuerza en Uruguay con unas 60 mil hectáreas menos (-15,75%), seguida de Paraguay con unas 100 mil hectáreas por debajo de lo cultivado en el ciclo agrícola 2014/15 (-13,86%).
 
También se prevé una disminución en la superficie implantada en Brasil, con una retracción estimada en torno a un 7,8%, unas 33 mil hectáreas menos que el año anterior. Mientras que para la Argentina se prevé una caída del 6,82% -la menor baja relativa de toda la región- con cerca de 300 mil hectáreas por debajo del año pasado.
 
A la menor intención de siembra le sigue una caída en la producción esperada en la región estimada en 20.383.880 toneladas de trigo, un 2,81% menos que en el ciclo previo. La variación negativa no es mayor debido a que se estima un aumento en la productividad por hectárea en torno al 5,83% en todos los países salvo en Paraguay (-2,4%).
 
De los países que componen el Mercosur triguero: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, el único que no reflejaría una menor cosecha sería Brasil, con una suba interanual del 4,7% y una producción estimada para el año entrante en 7.134.820 toneladas. 
 
En tanto la caída productiva se registraría con más fuerza en Paraguay en torno al 16%, seguido de Argentina (-5,77%), y de Uruguay con apenas unas 3.000 toneladas menos que en el ciclo anterior. 
 
La consultora remarca las “críticas” que viene propinando el agronegocio argentino, por la falta de autorización para la exportación de unas 3,2 millones de toneladas de trigo nacional. Ese volumen de trigo se sumará al trigo nuevo a fin de año.
 
Así la consultora estima que para diciembre habría un saldo exportable de trigo argentino de unas 7,5 millones de toneladas, de las cuales 4 millones podrían arribar a los puertos brasileños y el resto al mercado internacional. 
 
Según la consultora T&F el nuevo gobierno debería volcar los excedentes a la exportación para satisfacer la demanda de dólares en la Argentina. Con todo, los brasileños creen que una vez más deberán completar sus necesidades de demanda de trigo por fuera del Mercosur.
Fuente:

Publicidad