10 de junio de 2015 16:56 PM
Imprimir

Pesqueras piden que el cupo social se ate a las plantas

Empresas de Comodoro Rivadavia solicitarán que la Reserva Social de merluza hubbsi se vincule directamente a las plantas de procesamiento y las asignaciones no sean discrecionales sino en función de la mano de obra ocupada. Quieren que se incluya en el proyecto de ley de pesca.

Un grupo de empresas pesqueras con radicaciones industriales en Comodoro Rivadavia elevará como propuesta para su incorporación al anteproyecto de ley de Política Provincial de Desarrollo Productivo Pesquero y Acuícola, un apartado que redefina las asignaciones de la Reserva Social de merluza hubbsi, y las vincule directamente a las plantas de procesamiento en tierra y el volumen se asigne según la cantidad de mano de obra estable.

La propuesta del sector comodorense obedece a que el borrador del proyecto de ley que difundió el gobierno comenzó a ser analizado por diferentes actores de la pesca provincial, y teniendo en cuenta que en la actualidad, quien procesa merluza en tierra son principalmente las empresas ubicadas en la urbe petrolera, es que plantean se discuta, al menos, un nuevo esquema de asignación a nivel provincial.

La iniciativa que comenzó a tratarse entre las pesqueras de Comodoro Rivadavia busca definir algún tipo de mecanismo que les brinde previsibilidad en la obtención de materia prima durante todo el año, y que esa reserva social quede vinculada directamente a las plantas en función de la cantidad de mano de obra estable que ocupan.

Cabe señalar que el borrador que el gobierno entregó a las empresas cita en su artículo 18 los principios que rigen el otorgamiento de autorizaciones y permisos de pesca. “Las autorizaciones y permisos se otorgarán con un enfoque ecosistémico y precautorio, con el objetivo de procurar que el agregado del valor se realice en el territorio de la Provincia y se generen puestos de trabajo, consecuencia del procesamiento local. Los permisos de pesca artesanal se otorgarán con el fin de promover la inclusión social de los pescadores artesanales y procurar su protección integral. Los permisos de pesca industrial de pequeña escala se otorgarán con el fin de promover el desarrollo económico y la inserción competitiva en el mercado de los pescadores industriales de pequeña escala. Los permisos de pesca industrial se otorgarán con el fin de auspiciar una utilización óptima del recurso pesquero y la defensa del interés productivo provincial. Los permisos para el ejercicio de la acuicultura y las autorizaciones para la pesca experimental se otorgarán con el fin de promover y desarrollar la actividad”, sintetiza el anteproyecto oficial.

En tanto, en su artículo 22 se define el esquema de asignación de la Reserva Social. “La autoridad de aplicación podrá asignar cuotas de la reserva social de Chubut a los buques de aquellas personas físicas o jurídicas que ejecuten contratos de abastecimiento de materia prima con plantas de procesamiento en tierra ubicadas dentro del territorio provincial”. Un grupo de empresas de Comodoro Rivadavia trabaja sobre ello para elaborar una contrapropuesta que le sería entregada a las autoridades del Ministerio de Desarrollo Territorial.

Uno de los ítems novedosos que presenta el borrador de la ley de Política Provincial de Desarrollo Productivo Pesquero y Acuícola es la constitución de un mercado concentrador, el cual desde el sector industrial ven como de imposible aplicación a no ser que sea para la pequeña escala, porque más del 95 por ciento de las producciones extractivas y elaboraciones son destinados al mercado externo, y lejos está la posibilidad que en Chubut se puedan fijar precios.

No obstante, el proyecto señala en su artículo 28: “Créase el Mercado Concentrador Provincial de Pescados y Mariscos. El mismo tendrá como finalidad auspiciar el rendimiento máximo sostenible del recurso pesquero acuícola”.

“La administración tendrá las siguientes facultades:

a) fijar un precio de referencia para las capturas que se practiquen en cada una de las zonas.

b) recibir y subastar públicamente las capturas, conforme a cada proyecto;

c) informar periódicamente a la autoridad de aplicación y al Consejo Consultivo de la Pesca y la Acuicultura sobre todo lo referente a las operaciones relacionadas con la recepción y subasta de las capturas obtenidas;

d) almacenar en cámaras de conservación, con cargo a quien las adquiera, las capturas procedentes de los buques y embarcaciones, registrando su estado de calidad y sanitario de conformidad con el certificado otorgado por el organismo competente;

e) percibir una tasa por los servicios efectivamente prestados;

f) dictar toda norma de procedimiento interno que sea necesaria para la cumplimiento de sus fines”.

Fuente:

Publicidad