10 de junio de 2015 20:52 PM
Imprimir

La Sociedad Rural de Bariloche, en contra de la flexibilización de la barrera sanitaria

Argumentan que la medida del Senasa para autorizar el transporte de animales desde la zona buffer al sur de la provincia es una decisión "electoralista".

Argumentan que la medida del Senasa para autorizar el transporte de animales desde la zona buffer al sur de la provincia es una decisión “electoralista”. 

 

La Sociedad Rural Bariloche expresó su opinión sobre la medida que pronto tomará el Senasa para autorizar el transporte de ganado desde la Patagonia Norte A, conocida como “zona buffer” hacia la Patagonia Norte B, es decir, al sur de la provincia de Río Negro, según publicó el sitio Bariloche2000. 

 

 

El comunicado. Textual.

Creemos imprescindible para el desarrollo del sector ganadero, lograr la unificación de la Patagonia en un solo estatus sanitario y comercial.

 

Sin embargo no estamos dispuestos a dilapidar tanto trabajo y esfuerzo realizados, por una decisión equivocada y corte netamente electoralista, como es esto que se ha dado en llamar la ?flexibilización de la barrera sanitaria actual?.

 

Desde esta entidad vemos la necesidad de hacer conocer nuestra postura ante tanta desinformación (la mayoría de las veces sesgada, interesada, y quizás hasta malintencionada).

 

Esta Sociedad Rural Bariloche fue históricamente la entidad rionegrina que más ha trabajado desde el año 2003 para la unificación de TODO el territorio rionegrino e integrarse a la región Patagonia sur (Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego) para lograr acceder a los mercados  del circuito no aftósico mundial. Patagonia es la única región de la Argentina con esta condición sanitaria y comercial.

 

En esta gestión estuvimos empeñados desde esta Sociedad Rural, junto con el Ente de la Región Sur en la persona de su presidente de entonces, Sr. Rodolfo Lauriente , y el entonces presidente de la Federación de Soc. Rurales de Rio Negro Agr. Daniel Lavayen.

 

Ante la negativa INDECLINABLE en aquel entonces, de las Rurales de Conesa, Rio Colorado y Choele Choel a ser incluidas en el corrimiento de la BARRERA SANITARIA AL RIO COLORADO, en febrero del 2005 decidimos continuar con la gestión solo con lo que hoy se conoce como Patagonia Norte B (sur del Rio Negro y Neuquén). Así se logró acordar con las autoridades del SENASA una planificación para la futura integración del resto de la provincia (Patagonia Norte A) a toda la región Patagónica, convencidos de que era la mejor forma de tener una gran región productiva con acceso a los mejores mercados, única vía para hacer sustentable la producción ganadera en un territorio inhóspito y donde es difícil producir.

 

El primer logro lo tuvimos en Abril del 2007 con el reconocimiento de la OIE (organización internacional de epizootias) como región LIBRE DE AFTOSA SIN VACUNACION, pero tuvimos que esperar hasta Diciembre de ese año para tener la aceptación de los países compradores (UE y Chile) para tener la integración plena a la Patagonia Sur que  ya gozaba de estos beneficios comerciales.

 

Este nuevo escenario cambió la vida de todos los productores de la región sur.
a)  Teníamos demanda sostenida de todo lo que producíamos.
b)  Los refugos (Ovejas y carneros viejos y flacos que se rechazan por falta de estado) tenían su mercado, cuando hasta entonces no tenían colocación y la mayoría de las veces quedaban para morir en el campo.
c)  Nos sacamos de encima pertenecer y abastecer un MERCADO CAUTIVO Y MONOPOLICO donde los productores vendíamos mucho más barato que el resto de la Patagonia (y aquí aclaremos que no por eso el consumidor JAMAS  lo vio reflejado en la góndola).
d)  No estábamos, como en el presente, sobrepasando el mercado interno de corderos que no se pudieron exportar, y que obligan a los productores en estos años, a irse achicando.
e)  En aquél escenario de exportación, estábamos integrándonos en el mundo.

 

Después vinieron siete años de sequía y dos volcanes, pero esa ya es otra historia.

Desde hace un año que Patagonia Norte A, entre los ríos Negro y Colorado, tiene el reconocimiento de OIE como Región Libre de Aftosa sin vacunación, lo que permite acreditar el mismo status sanitario que el resto de la región Patagónica. Sin embargo aún no tiene el reconocimiento de los países compradores de carne, del circuito comercial no aftósico.

 

ESTO ES LO QUE ESTAMOS DEFENDIENDO, hay acuerdos comerciales vigentes en los que NO SE PUEDEN INTRODUCIR CAMBIOS. El resto de la Patagonia está exportando, y si ingresara hacienda o carne y sus derivados desde una nueva región que, aunque tenga el mismo status sanitario, no ha sido auditada y aceptada por los países compradores, estamos violando esos acuerdos y por lo tanto corremos el riesgo de sanciones.

 

Aquí viene toda la confusión que llega con las medidas apresuradas por presiones electoralistas, y sus falsedades, que como tales tienen patas cortas.

 

a)  Sólo se trata de gestionar y apurar que esa auditoría de los países compradores venga cuanto antes, y apruebe a la Patagonia Norte A para poder así integrar toda la región.

 

b)  Es falso sostener que la carne en góndola estará más barata, hoy el diferencial de precios del kilo vivo con Pat. Norte A no supera el 15%, que agregando el flete equipara los precios con esta zona. No hay más que comparar con los precios de la Ciudad de Neuquén, que hoy faena de Patagonia Norte A.

 

c)  Es cierto que habrá más oferta de hacienda, pero esa NO será la solución para la empresa local que está con problemas financieros, pues la oferta de hacienda NO es la única causa de sus males. Es de notar que, hace 15 años que no se puede traer hacienda desde el norte hacia TODA la Patagonia, sin embargo el resto de la industria cárnica se adaptó, cambió de estrategias y sobrevivió al nuevo escenario. Nuestra industria local jamás lo hizo, (no permitió faena a terceros, no creó sus propios engordes a corral etc.etc.) Y lo que más la afectó fue que no supo competir con los nuevos actores del negocio  (frigoríficos del sur) acostumbrados a tener un mercado cautivo y monopólico.

 

d)  Nadie quiere que queden 80 familias sin trabajo, sin embargo es necesario ser claros,esta medida puede hacer peligrar el trabajo de 3000 empleados de toda la región Patagónica que están en la industria cárnica directamente ligada con la exportación, incluidas esas 80 familias. Y esto sin poder cuantificar en cuánto afectará a los 15000 puestos que tiene la cadena de valor de las carnes de la Patagonia.

 

e)  No es cierto que en Rio Negro haya productores de segunda, si  en cambio es cierto que en su momento hubieron dirigentes de segunda que no permitieron que se corriera la barrera al Rio Colorado, si esto no hubiera pasado desde el año 2010 esa región estaría integrada a la Patagonia.

 

 

Es por éstas, y muchas más razones, que solicitamos coherencia a las autoridades nacionales y provinciales, en las medidas que se están por tomar. Lo hacen desde una urgencia electoralista, con un beneficio efímero en el mejor de los casos para unos pocos, y con un inmenso daño en el largo plazo, que afectará a miles de productores (sólo Región Sur tiene más de 3000).

 

Será tan difícil planificar medidas de largo alcance, que beneficien en el tiempo a toda la región Patagónica, a la Provincia y a la sociedad toda?

 

Para qué tomar medidas de coyunturalistas, cortoplacistas y populistas, a sabiendas en muchos casos, de que no se está obrando lo correcto, y de que en el futuro inmediato, esto traerá consecuencias negativas para la UNICA REGION DEL PAIS QUE JUEGA EN PRIMERA EN EL MUNDO DE LA CARNE?

 

Se arriesgan puestos de trabajo y de ocupación territorial, se pierde el incentivo para vivir en el campo y para jerarquizar la actividad con nuevas tecnologías y capacitaciones.

 

Nos dan la razón de esto montones de familias emigradas del campo, en los últimos años, a las barriadas de las ciudades. Han debido dejar su lugar, por falta de rentabilidad, y por falta de desarrollo del sector. Otros han perdido su trabajo y están en la misma situación, a causa de políticas de urgencia electoral como esta, que no tienen interés alguno por un desarrollo sustentable.

 

De nada sirve administrar el achicamiento, en lugar de incluir a la ganadería como un actor fundamental en la provisión de alimentos de calidad, con saldos exportables, generación de empleo,y con ocupación sustentable de nuestro territorio patagónico. Ese debiera ser el rumbo.

 

Les pedimos a las autoridades nacionales y provinciales, que consideren estos temas, que suspendan su gestión para flexibilizar la barrera y que más bien se enfoquen en acompañar al sector para que nos tengan en cuenta en la agenda del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

 

Les pedimos que tengan en cuenta a todos actores involucrados en la medida, que nos convoquen al diálogo, que no se olviden de la economía regional, de los puestos de trabajo del conjunto, y del medio ambiente.

 

El camino actual, ya lo hemos recorrido y sabemos adónde nos lleva. Queremos tomar otro camino, que también lo hemos recorrido antes y sabemos nos saca de la encrucijada presente.

Fuente:

Publicidad