15 de junio de 2015 12:22 PM
Imprimir

SAG refuerza monitoreo de Mosca de la Fruta e instala trampas en las afueras de El Teniente

CHILE : Además, habrá en el Monasterio Celeste, en hoteles, hostales, pensiones u otros centros que reciban turistas, además del vertedero La Yesca.

La historia rememora que el primer ingreso de Mosca de la Fruta a Chile tuvo relación directa con el fútbol. Fue en Arica, durante la realización de la Copa del Mundo de 1962, cuando se detectó la presencia de este insecto: una mosca del mediterráneo  –Ceratitis capitata– de origen colombiano.

El país demoró 50 años en ser declarado como libre del flagelo que afecta fuertemente la producción, procesamiento y embalaje de fruta debido a las restricciones que imponen los mercados de destino por esta plaga.

La Mosca del Mediterráneo realiza su ciclo biológico en diversos frutos. “Debido a la última campaña de 2005 en Rancagua, el país demoró casi 10 años en que China, uno de nuestros recibidores por excelencia, liberara una serie de restricciones que había impuesto a los envío de esta región”, sostuvo Claudio Moore, encargado de Protección Agrícola y Forestal del SAG.

Acciones de contingencia

Debido al riesgo de introducción de moscas de la fruta, por la conjunción de factores que se darán durante la realización de la Copa América, el SAG implementará una serie de medidas para monitorear una potencial aparición de Mosca de la Fruta.

La alta presión de ingreso desde países vecinos,  el aumento de turistas, la disponibilidad de hospederos y la presencia de condiciones climáticas favorables que se han presentado en el último tiempo, encienden las alertas en el organismo encargado de la protección del patrimonio fito y zoosanitario del país.

“Todos queremos que la Copa América sea una fiesta, pero para que no tengamos externalidades negativas que afecten en el futuro a nuestra fruticultura, hemos tomado acciones tendientes a intensificar el monitoreo especialmente de la Mosca de la Fruta”, señaló Rodrigo Sotomayor, director regional (TyP) del SAG.

Así, en las inmediaciones del estadio El Teniente se instalarán trampas de detección de estos insectos que se sumarán a otras que se dispondrán en el Monasterio Celeste, hoteles, hostales, pensiones u otros centros que reciban turistas, además del  vertedero La Yesca. Además, se aumentará la frecuencia de revisión –que en otoño invierno es de cada 10 a 15 días– a dos veces por semana.

Esta revisión también aumentará en los llamados “Hot Point“, o puntos de alta afluencia de viajeros, como terminales de buses, casinos, peajes, estaciones de ferrocarriles y otros lugares del área urbana de la ciudades de la región.

Durante 2015, el SAG ha realizado campañas para erradicar focos de Mosca de la Fruta en La Serena y Los Andes, que se suman a otras detecciones en Iquique y Talca. Rancagua se mantiene libre de este flagelo desde 2005, cuando se realizó la campaña más austral que recuerde la historia en el control de este flagelo con un costo aproximado de 500 millones de pesos para el Estado y de múltiples dificultades para el procesamiento de la fruta de exportación.

Fuente:

Publicidad