15 de junio de 2015 04:06 AM
Imprimir

El despegue de la palta chilena a China

Para esta temporada se esperan envíos por hasta diez contenedores semanales como máximo. Como esta fruta es casi desconocida, se proyectan grandes oportunidades a futuro.

El rambután, de color rojo, redondo y peludo, rico en vitamina C, es un fruto originario de Malasia -que hoy se produce en Costa Rica y Guatemala- que cualquier consumidor asiático conoce y puede explicar cómo se pela, come y prepara. Sin embargo, en Chile es desconocido para la mayoría de las personas.

Algo así ocurre con la palta en China: es un producto exótico, que se comercializa en puntos de venta específicos, apuntando a extranjeros, a la clase alta y restoranes de las grandes ciudades, pero que la mayor parte de la población nunca ha visto y menos sabe si está madura o si se come con pan, ensaladas o a mordiscos.

Hasta ahora, casi toda la palta que ingresa a China es de México -con envíos por US$ 8,3 millones en 2014, según TradeMap-, aunque se estima que también llega de EE.UU., Australia y Sudáfrica.

Desde Chile, el año pasado solo se enviaron 21,1 toneladas -lo que corresponde a un contenedor, que sumó unos US$ 108 mil, según Odepa-, desde la Región de Coquimbo, en la primera temporada que ese mercado estuvo abierto para la palta, tras la aprobación del protocolo fitosanitario firmado en julio de 2014.

Ese acuerdo, sin embargo, mantenía en cuarentena a a las regiones Metropolitana y de Valparaíso, por la eventual presencia de mosca de la fruta, situación que cambió el pasado 12 de mayo, cuando las autoridades de la AQSIQ -organismo equivalente al SAG chileno- reconocieron que la palta no es hospedero.

“El AQSIQ se encuentra trabajando en la modificación del protocolo que regula las exportaciones de paltas de Chile a China, acordando realizar esta modificación el mes de junio”, informan desde el SAG.

Las dos regiones concentran en torno al 80% de la producción chilena de paltas, por lo que las oportunidades para esa fruta en China se multiplicarán al eliminarse la restricción. Se anticipa que los precios podrían ser hasta 25% más altos que en otros mercados, como EE.UU., y que bordearían los 130 yuanes, unos US$ 20, la caja de seis kilos.

Pese a las auspiciosas proyecciones y a las constantes llamadas y visitas de importadores chinos a las exportadoras, quienes conocen ese mercado y el de Hong Kong -hasta donde en 2014 se exportaron más de mil toneladas de paltas (ver infografía)- llaman a mantener la calma para desarrollar el mercado paso a paso e incorporando promoción.

 

 

Cuidar el volumen

La opinión de los palteros es unánime. China es un destino muy atractivo, pero hay que abordarlo con responsabilidad para no saturarlo, ya que los errores pueden costar caro.

“Si se sobrecarga a China de uvas o cerezas, esa fruta se puede comercializar en el mercado spot. Aunque bota los precios, igual se vende. En el caso de la palta, con nichos de consumo muy específicos, si sobrecargas el mercado puede que la fruta no tenga precio. Por eso hay que ser muy cauteloso”, advierte el gerente general de Exportadora Santa Cruz, Javier Fuschlocher, quien viaja al menos una vez al año a China a comercializar frutas.

Ese factor explica que al menos este año no vaya a atender las solicitudes de nuevos clientes chinos por paltas, sino que van a concentrarse en desarrollar un programa de envíos con sus actuales importadores. “No vamos a especular. Vamos a armar un programa en base a la expertise de nuestros clientes, que se dedican a la fruta, conocen el producto, saben cómo manejarlo y tienen clientes finales para los que la palta está dentro del mix que les interesa”, afirma.

Desde otra de las principales exportadoras del país, donde piden reserva del nombre, reafirman el planteamiento de Fuschlocher, ya que consideran que un pequeño aumento de oferta puede significar un desastre. “Lo responsable es venderle a los que tienen experiencia con paltas, porque solo tienen una semana para venderlas. Cuando se hace ese análisis, desaparece el 90% de los importadores”, aseguran.

Lo que aún falta dilucidar es qué volumen de paltas es capaz de absorber China, considerando no solo la nueva oferta chilena, sino también los envíos de México y la eventual llegada de Perú, que ha sido anunciada por las autoridades de ese país en los últimos meses, pero que aún no se concreta.

Esto porque, si bien la demanda es baja, el consumo de palta de los chinos pasó de cinco contenedores -unos cien mil kilos- semanales a unos 20 contenedores en los últimos dos años, lo que permite presagiar un aumento exponencial a futuro. La pregunta es cuánto tiempo tomará.

“Va a ser un proceso que no sabemos cuánto va a tomar. China puede tener expansiones de dos o tres dígitos en un año. Ha pasado, ha demostrado que tiene crecimientos exponenciales, pero eso hay que ir evaluándolo en el tiempo”, plantea Javier Fuschlocher.

 

 

foco en promoción

Al analizar cómo ganar mercado en China, la opinión de los exportadores es unánime: la clave es la promoción. La fórmula ya es conocida por los palteros, que han hecho lo mismo antes con Europa, y que otros países productores han realizado con Japón, por lo que la receta está probada.

Aun así, los hábitos de los chinos son distintos, lo que se debe tener en cuenta porque es un país donde se consumen pocas ensaladas y casi nada de sándwiches, las preparaciones donde más se utiliza la palta.

Para este año, el Comité de Paltas está afinando una campaña específica para China, que apunta a entregar información a los consumidores finales en los puntos donde se esté comercializando la palta chilena.

“Es una información que irá en las cajas de la fruta, con códigos QR que permitirán acceder a más datos online, y que estará orientada a enseñarles qué hacer con las paltas o cómo saber cuándo están maduras”, detalla el gerente del Comité de Paltas, Juan Enrique Lazo.

Sin embargo, advierte que lo más probable es que la temporada de envíos a China se concentre entre agosto y octubre, ya que se debe asegurar que la fruta llegue muy firme. “Nos conviene entrar a China al principio de la temporada porque los otros mercados todavía están con fruta peruana y mexicana”, explica.

Aunque los precios que se obtienen en China son altos, en la industria insisten en que hay meses en los que los valores del mercado interno son mucho más atractivos, por lo que no se debe descuidar, ya que Chile consume unos 150 contenedores semanales, por los cuales este año entró a competir Perú.

“En los años de baja producción, para la fruta de marzo a mayo, Chile va a seguir siendo el principal mercado, porque para un productor no hay otro que pague esos precios, ni siquiera China”, advierten.

El prometedor escenario de China en términos de precios, entonces, seguirá siendo atractivo en la medida que se envíen los volúmenes correctos.

Fuente:

Publicidad