15 de junio de 2015 14:57 PM
Imprimir

Acsoja sigue reclamando

CompartiremailFacebookTwitter Frente a los 11 años de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina, su Presidente abrió la jornada de disertaciones e intercambio realizada el jueves en la Bolsa de Comercio de Rosario, remarcando que es una forma de avanzar sobre los temas más importantes del complejo de la soja, elegidos con la participación […]

 Frente a los 11 años de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina, su Presidente abrió la jornada de disertaciones e intercambio realizada el jueves en la Bolsa de Comercio de Rosario, remarcando que es una forma de avanzar sobre los temas más importantes del complejo de la soja, elegidos con la participación de todos los sectores. “Esta es la filosofía, que cada año implementamos, y que llevó a la conformación del programa de esta jornada”.


El Ing. Rodolfo Rossi recordó que desde la Cadena, nunca se pensó aumentar indefinidamente la superficie de siembra o en convertir a la soja en la única opción de siembra, a pesar de ser el sector más importante de la economía de nuestro país, “consideramos a la soja como parte del potencial de la Argentina en la producción de los agro alimentos”, reconociendo que fue una multiplicidad de factores los que han llevado a una desproporción de cultivos, “que atenta contra la sustentabilidad misma del sistema productivo”. De todos modos, admitió “nos hemos convertido en el mayor generador de divisas e impuestos del país, siendo prácticamente la única fuente genuina de divisas que ingresan a la economía argentina. El resto de los grandes sectores de la economía no mantienen esta posición”, con gran reinversión desde el sector productivo. “Nuestro superávit comercial, que contribuyó a reducir la deuda externa, y que por con su aporte al fisco permite, entre otros efectos, el sostenimiento de planes sociales, no fueron suficientes razones, para preservar la integridad de toda la cadena productiva, que ha sido condicionada por un régimen impositivo equivocado, supuestamente distributivo, que en su origen desconocieron el valor del impacto positivo que la soja tiene en toda la sociedad”.


“Estamos frente a una cosecha récord, con precios en descenso, balanceados con los mayores rindes unitarios de la historia, y sin embargo todo el sector está embargado en la duda y el desánimo, para enfrentar los futuros pasos a seguir”, añadió.


Rossi recordó que “con la Resolución 125 se inició un conflicto que afectó fuertemente a las cadenas en su conjunto, y que colocó a nuestra entidad, realizando acciones de las más variadas, al lado y en defensa de los intereses de los productores. Hoy seguimos con los mismos reclamos, vigorizados por una marcada pérdida de competitividad. Nunca es tarde para el reclamo y más vale recordar, cuales son los temas más importantes, que afectan nuestro desarrollo. Todos ellos tienen un impacto negativo en todos los sectores de la Cadena, siendo que alguno de ellos afectan especialmente a un determinado sector”.


Los reclamos de la cadena de la soja se sostienen en la eliminación de las retenciones. Que la soja no sea el efecto compensatorio, frente a la reducción o eliminación de las otras especies, ni una manera política de decir que algo vamos a hacer. Hoy la soja no resiste más este nivel de retenciones.


Tener un libre mercado de granos, basado en la transparencia y eliminación de los Roes en las especies que son la base para la rotación, dándole más competitividad al mercado interno, y que permita la sustentabilidad del complejo sojero, cortando el monocultivo en grandes zonas.


Eliminar trabas aduaneras para la importación de insumos y legislar para la promoción y facilitación del uso de tecnologías.


Eliminar excesivos controles de cambios que no permiten transferir fondos al exterior para tomar coberturas en otros mercados. Imposibilidad de operar en el exterior desde Argentina.
Controles excesivos en puertos, tal el caso del “draft survey”, que incrementa los costos internos de la cadena.

 


Normalizar el mercado de biodiésel.
El permanente reclamo sobre las mejoras necesarias para la infraestructura de acceso a puertos y fábricas y la necesidad de apurar la implementación del transporte en ferrocarril.


Tipo de cambio retrasado lo que implica altos costos en dólares y pérdida de competitividad.


La capacidad ociosa en el crushing de soja, necesita una política de absorción de cosechas de países limítrofes.


“Tenemos la esperanza, que con el cambio de autoridades, los proyectos expuestos por los partidos y alianzas políticas, aunque no de todos se conoce, que en mayor o menor medida, incluyen soluciones a algunas de estas necesidades, podamos dar un salto productivo cercano a nuestro potencial”, auguró el dirigente.
Respecto al cobro de regalías tardías por parte de Monsanto, el Ing. Rossi destacó que “debe haber un pago conjunto en la semilla del germoplasma y eventos”, propendiendo al uso de la semilla certificada, a través del INASE.


“La cadena celebra que se haya abierto una ventana política, pues nosotros mismos no nos pusimos de acuerdo. Hoy estamos otra vez, con la incertidumbre acerca de la demora en conocer la letra del citado documento y su fecha de implementación. Pero de acuerdo a nueva información, pareciera que está en estudio una modificación de la Ley actual, para dar un mejor marco y sustento a la legalidad del mismo. Deseamos que la información y el intercambio, permitan la toma de decisiones en toda la cadena productiva”, concluyó.

Fuente:

Publicidad