16 de junio de 2015 13:59 PM
Imprimir

Con nuevas protestas, los frutihortícolas esperan una respuesta

Los aportes del Gobierno que no llegan a Río Negro y Neuquén.Los productores de peras y manzanas cortan rutas y puentes, pero mañana se reunirán con Aníbal Fernández.

Todavía se contaban los votos de la apabullante victoria que logró el gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, sobre el delfín kirchnerista, el senador Miguel Pichetto, cuando los productores de peras y manzanas retomaban los cortes de rutas y puentes, que inmovilizan casi por completo el Alto Valle de Río Negro y Neuquén. La crisis de la fruta tendrá un nuevo capítulo mañana en Buenos Aires. Si la intervención del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, no es suficiente para destrabar el conflicto podría desencadenarse una espiral de cortes, que incluso podrían llegar a paralizar el mega-yacimiento petrolero de Vaca Muerta.

 

El fin de semana los chacareros levantaron los bloqueos para que los rionegrinos pudieran votar. Pero como habían anticipado, tras el escrutinio volvieron a instalar media docena de piquetes en puntos claves. El más neurálgico es el puente que une las ciudades de Neuquén con Cipolletti.

 

Weretilneck, el gran ganador de las elecciones, ayer mismo se reunió con los dirigentes frutícolas. “Le pedimos que se ponga al frente de la gestión para hallar soluciones”, contó a Clarín Jorge Figueroa, presidente de la Federación de Productores. El gobernador reelecto prometió hacer frente común con su par de Neuquén, Jorge Sapag, y hasta con su adversario electoral, pues hasta aquí –y como fallido proselitismo–, Pichetto fue quien acaparó la negociación con el Gobierno nacional. Todos ellos viajarían hoy a Buenos Aires.

 

Los productores, que vienen cortando rutas desde hace casi una semana, reclaman básicamente que la Nación cumpla con lo que había prometido en enero, es decir una serie de aportes económicos para aliviar la situación de los productores. Suman unos 300 millones de pesos, de los que al Gobierno federal le correspondía 190 millones. Pero a la región solo llegaron 40 millones. Luego, solo se sucedieron promesas sobre nuevos aportes que tampoco aparecen.

 

“Anuncian y anuncian 25 veces lo mismo. Ya somos recontra millonarios”, ironizó Figueroa. Los chacareros tuvieron este año rentabilidad negativa, pues sus costos (de 35 centavos de dólar por kilo de fruta) superaron con creces a sus ingresos. El dinero serviría para tareas como la poda, esencial para que la rueda productiva siga girando hasta el año que viene.

 

Hasta que se concrete la reunión con Aníbal, los productores mostrarán cierta flexibilidad en los cortes (por ejemplo, tras una negociación con Weretilneck, anoche permitían unas horas la circulación por el puente interprovincial). Pero de no tener resultados, la protesta podría endurecerse. El neuquino pueblo de Añelo queda a unos 80 kilómetros. Es un punto clave para interrumpir las actividades de Vaca Muerta, la niña mimada del sector petrolero.

Fuente:

Publicidad