17 de junio de 2015 12:52 PM
Imprimir

Murió el Rey de la Soja de Brasil

CompartiremailFacebookTwitterEl empresario brasileño Olacyr de Moraes, quien fuera el mayor productor de soja del mundo y liderara la explotación de la frontera agropecuaria amazónica, murió ayer a los 84 años por un cáncer de páncreas. Moraes construyó un imperio a partir de una empresa de transporte que daba servicio a la capital paulista en la […]

El empresario brasileño Olacyr de Moraes, quien fuera el mayor productor de soja del mundo y liderara la explotación de la frontera agropecuaria amazónica, murió ayer a los 84 años por un cáncer de páncreas. Moraes construyó un imperio a partir de una empresa de transporte que daba servicio a la capital paulista en la década de 1950, por entonces una urbe en desarrollo. Su compañía Constran –luego devenida en una firma de construcción e ingeniería pesada– fue responsable de numerosas obras de infraestructura, como aeropuertos, ferrovías, puentes y hasta de los primeros kilómetros del metro paulista.

En los años ’60, Moraes se sumó a una camada de emprendedores que aprovechó beneficios fiscales destinados a promover la región amazónica y comenzó a criar ganado en el norte del estado de Mato Grosso, por entonces un área inhóspita, según la describe su biografía oficial. En 1973 se volcó a la actividad agrícola y llegó a cultivar más de 100.000 hectáreas a través de las compañías Fazenda Itamaraty y Fazenda Itamaraty Norte, en Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, que le valió el apodo de Rey de la Soja años más tarde. Sus empresas también producían caña de azúcar, algodón y maíz y tenían inversiones en el sector bancario y minero.

A mediados de la década de 1990 su estrella comenzó a apagarse por una acumulación de deudas que rozaron los 900 millones de dólares. Parte de sus tierras improductivas fueron puestas en venta y llegaron a ser ocupadas por movimientos de campesinos. En 2001, como parte de la solución a sus dificultades, entregó al Estado la hacienda Itamaraty, una propiedad de unas 25.000 hectáreas en el estado de Mato Grosso do Sul, que llegó a ser un símbolo de su fortuna. El alquiler de sus campos al grupo empresario liderado por el actual senador Blairo Maggi marcó el fin de su reinado.

Moraes llegó a contar una fortuna de 1200 millones de dólares, según datos del sitio local de noticias G1. En la década de 1990, el empresario llegó a estar en la lista de los 200 hombres más ricos del mundo elaborada por la revista Forbes. En una entrevista que le dio a O Globo en 2011, Moraes culpó del derrumbe de sus negocios al hecho de haber sido demasiado pionero. “Si hiciera todo de nuevo, sería más moderado”, dijo. El año pasado, su nombre fue indirectamente vinculado con la muerte del ex senador boliviano Andrés Fermín Guzmán, asesinado en San Pablo en un confuso incidente, que aún se investiga. La policía identificó como autor a Miguel García Ferreira, chofer de De Moraes, quien confesó que asesinó al ex parlamentario boliviano porque éste supuestamente extorsionaba al magnate brasileño.

Fuente:

Publicidad