17 de junio de 2015 12:59 PM
Imprimir

CREA se suma al reclamo por fin de retenciones y trabas al comercio de trigo

Un día después de que el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, asegurara que desde el Gobierno esperan una siembra y una producción de trigo similares a la del año pasado, los ...

 Un día después de que el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, asegurara que desde el Gobierno esperan una siembra y una producción de trigo similares a la del año pasado, los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) advirtieron que la campaña triguera 2015/16, que se encuentra en etapa de implantación, tendrá un fuerte retroceso, como consecuencia de “las bajas expectativas y la nula rentabilidad de los productores”.


En un comunicado, titulado “Siembra de trigo en picada”, la entidad técnica enfatizó que la Argentina produjo en campaña anterior 12,5 millones de toneladas, 26% menos que diez años atrás cuando se lograron 16,9 millones de toneladas del cereal. En el mismo lapso, señaló CREA, la producción global de trigo aumentó 16%, al pasar de 626,7 millones de toneladas a 726,4 millones de toneladas en el ciclo 2014/15.


Detalló que esa reducción, que según las estimaciones privadas puede llegar en esta campaña a 20% interanual, es “consecuencia de la respuesta de los productores a las malas condiciones de rentabilidad y a medidas restrictivas del comercio del cereal”. CREA enfatizó que del trigo cosechado en diciembre todavía hay “cerca del 35% sin venderse por no encontrar compradores”.


Por eso, siguió la entidad, muchos productores optaron por no sembrar trigo en este 2015, lo que “perjudica la vida económica de las comunidades pampeanas y disminuye el ingreso de divisas para el país”.


Los técnicos de CREA desarrollaron dos escenarios macroeconómicos probables para los próximos meses. El primero, con una tasa de inflación por encima del tipo de cambio, similar al actual, en el que un campo promedio del sudoeste bonaerense debería producir 3500 kilos de trigo por hectárea para cubrir los costos, incluido el alquiler. Ese rinde es 22% superior a lo que se produce en esa región, que aporta un cuarto de la producción triguera nacional. El segundo escenario plantea una evolución del tipo de cambio por encima de la inflación. En ese supuesto, se deben producir 3100 kilos por hectárea para cubrir los costos, 9% más del rinde normal.


Ante la situación, CREA consideró vital recuperar la rentabilidad triguera con medidas puntuales, más allá de lo macro: eliminar retenciones y los permisos de embarque (ROE).


La entidad sostiene que los futuros a diciembre ?cuando se cosecha el trigo local? están en u$s 245 la tonelada, mientras las cotizaciones internas para esa fecha están en u$s 130. “Así el mercado no recibe señales contundentes de que la próxima cosecha se venderá sin retenciones ni ROE, y eso arrastra hacia abajo toda la cadena”.


“Con u$s 130 y rindes normales, no se alcanza a cubrir los costos y por eso los productores no compran semillas, fertilizantes ni insumos para hacer trigo”. Eso cambiaría si las restricciones llegaran a su fin, dijeron.

Fuente:

Publicidad