17 de junio de 2015 13:37 PM
Imprimir

La sanidad preventiva asegura buenos resultados a corral

Actualmente en la provincia de Corrientes se plantean diferentes alternativas de producción a modo de diversificar e intensificar el sistema tradicional de cría bovina.
Una alternativa es el encierre de vacas de invernada para su engorde a corral, que permite liberar campo para

aumentar el número de vientres o retener terneros para recriar. La otra posibilidad es el encierre de novillitos para incorporar la actividad de recría.

El encierre estratégico de determinadas categorías posibilita incorporar nuevas alternativas de producción al establecimiento sin afectar los índices de la cría, sobre todo en este momento en que el precio del ternero es muy favorable. Según el objetivo del encierre, recría o terminación, será la ración que se deba usar, más proteica o energética, respectivamente. Sin embargo, es necesario para planificar los encierres contar con alguna fuente de fibra, henos o silos.

El cultivo para la obtención de los mismos ocupa superficie que deberá descontarse de la destinada a la cría, aunque en los planteos evaluados en la EEA Mercedes no generan aumentos en la carga del campo natural.

 

Engorde de la vaca de invernada

La vaca de invernada representa hasta un 30% del total de vientres y puede ser engordada a corral, liberando campo, con henos o silos cuando se cubren los requerimientos energéticos y proteicos necesarios para lograr ganancias de peso superior a los 500 g/an/d.

El tiempo de duración del encierre dependerá de la ganancia de peso obtenida para llegar a la terminación del animal (cuadro 1). Además de vender vaca gorda a principios de septiembre, cuando el precio mejora porque no hay en el mercado esta categoría, el hecho de tener a la vaca invernada encerrada permite liberar superficie de campo para la retención y recría de los terneros machos o para aumentar el número de vientres sin afectar la carga.

 

Recría de novillitos

El encierre a corral para recría permite retener los terneros machos del sistema para diversificar la producción o para darle valor a aquellos terneros de bajo peso, destetados anticipadamente o provenientes de vaquilla de primera parición, que generalmente no tienen mercado.

Nuevamente, en estos casos, el encierre se realiza durante el período invernal cuando la disponibilidad y calidad del pastizal natural limita la ganancia de peso y obliga a un ajuste en la carga del rodeo.

En diferentes ensayos del INTA Mercedes, se han evaluado recrías a corral con henos y con silos de planta entera.
Todas las reservas forrajeras utilizadas en estos casos son deficientes en proteína, principalmente para estas categorías de altos requerimientos. Por lo tanto, como primera medida, se debe corregir esta limitante con algún subproducto proteico.

Entre los henos utilizados tenemos a los de Setaria y los de paja de arroz. Con estas fuentes de fibra y diferentes raciones se lograron obtener ganancias desde los 450 hasta los 600-700 g/an/d. En el primer caso, logradas con el suministro de 1 kg de pellet de algodón y para ganancias superiores se adicionó maíz al suplemento proteico. Las ganancias de peso obtenidas en recría con silos de sorgo y 1 kg de pellet de algodón o girasol promedian los 700 g/an/d (Cuadro 2).

Estos resultados, con ganancias óptimas para recría, se logran siempre y cuando se tenga un buen manejo: entrega correcta y adecuada del alimento (cantidad y horarios), buena adaptación al corral y a la dieta, agua limpia y abundante, instalaciones con pendiente para que no estén en el barro, etc. Y, fundamentalmente, realizar una estricta y adecuada prevención sanitaria de los animales.

 

Aspecto sanitario

El uso del corral implica mayor contacto entre animales y mayor posibilidad de contagio de enfermedades infectocontagiosas y parasitarias, incluso cuando hablamos de encierres en piquetes y no de corrales de feed lot propiamente dicho.

En el caso de las vacas de invernada, teniendo en cuenta que estas provienen de un sistema de cría en el cual se han contemplado todos los aspectos sanitarios, no sería necesario utilizar un calendario sanitario adicional. Solamente tener en cuenta la aplicación contra carbunco y de vacunas obligatorias como la de aftosa, que debe hacerse en todas las categorías.

En el caso de la recría, tanto para las hembras de reposición como los machos que irían a corral, debiéramos partir desde la sanidad de la “vaca de cría”, ya que esta va a ser la generadora del ternera/o a recriar. Las enfermedades infecciosas pueden producir mortandad y en aquellos animales que sobreviven a la infección pueden dejar secuelas que afecten las ganancias de pesos.

Considerando un sistema de cría con servicio estacionado en primavera (Figura 1), con pariciones de los meses de julio, agosto y septiembre, la primera aplicación de vacuna contra carbunco, policlostridiales y leptospira debe hacerse en noviembre (terneros de 2-4 meses). La vacunación contra queratoconjuntivitis, diarrea viral bovina (DVB), rinotraqueitis infecciosa bovina (IBR) y leptospira, al mes de la anterior y el refuerzo a los 30 días. Antes del destete se aplicarán vacunas contra anaplasma y babesia (Tristeza bovina), policlostridiales y carbunco. De esta manera nos aseguramos que el ternero se desteta con, por lo menos, dos dosis de las vacunas que pueden afectar la posterior etapa de recría.

Durante la etapa de corral, aproximadamente a los 5-6 meses de la última aplicación de las vacunas, se debe realizar el refuerzo de queratoconjuntivitis, DVB, IBR, leptospira, policlostridiales y carbunco.

En las hembras se debe tener presente la vacunación contra brucelosis, esta aplicación tiene que hacerse por única vez entre los 3-8 meses de vida.

El control de parásitos gastrointestinales, es un tema muy importante a tener en cuenta y es fundamental que los animales estén libres de parásitos para lograr las ganancias de peso esperadas. Las características de los sistemas planteados en EEA Mercedes (encierre en piquetes) proporciona condiciones donde podría cumplirse el ciclo parasitario, por lo menos, en la primera etapa del encierre por la presencia de pasto.

Se debe comenzar con la primera desparasitación al destete (con levamisol), según lo recomendado para la cría extensiva. Al ingreso al corral (aproximadamente en junio) se debe realizar la segunda desparasitación con antiparasitarios lechosos inyectable u orales (benzimidazoles). Para corroborar la eficacia del producto utilizado, se debe hacer un monitoreo a los terneros mediante el análisis de huevos por gramo de materia fecal (hpg).
En cuanto a los coccidios, son parásitos de fácil contagio en condiciones de hacinamiento y principalmente cuando existen zonas anegadas o aguadas natural dentro del piquete de encierre.

El control de los mismos es importante debido a las pérdidas de peso por diarreas. Para prevenir la aparición de coccidios, si la ración no incluye un balanceado que contenga coccidiostático, se puede hacer un tratamiento agregándolo en el agua de bebida.

El coccidiostático se aplica en dos dosis: una a los 15 días del ingreso al corral y la otra a los 15 días de la primera toma.

Para el control de las garrapatas es recomendable, durante el encierre, hacer un uso estratégico de las productos garrapaticidas, como pueden ser productos Pour-on para evitar pérdidas de peso. Teniendo siempre en cuenta que estos productos estén aprobados por Senasa para cada zona de control del plan lucha.

 

Algunas conclusiones

El encierre estratégico de determinadas categorías, dentro del sistema de cría, posibilita tener mejores índices productivos (kg/ha) y diversificar la producción.

Al planificar el manejo de un sistema productivo, principalmente cuando se está intensificando, tener presente y cumplir con el esquema sanitario propuesto para cada caso, asegura ganancias de peso y evita pérdidas económicas y materiales por mortandad.

Hay que tener en cuenta que pueden presentarse otro tipo de enfermedades propias de los encierres (trastornos alimenticios, intoxicaciones, etc), que no fueron contemplados en este artículo, y ante estas situaciones o cualquier duda debe consultar en forma inmediata con su veterinario.

Fuente:

Publicidad