17 de junio de 2015 13:51 PM
Imprimir

Ganaderos mexicanos cerraron 2014 con cinco mil toneladas de carne menos

La sequía padecida en 2012 fue uno de los factores causantes de la merma.

La Unión Ganadera Regional de Jalisco (UGRJ), reportó una disminución en la producción de carne de ganado bovino el año pasado. En 2013 se produjeron 209 mil toneladas, mientras que en 2014 se cerró con un total de 204 mil toneladas. Lo que representó una merma de cinco mil toneladas.

El secretario general de este organismo, Adalberto Velasco Antillón, informó que las causas del despoblamiento se deben a la fuerte sequía que se registró en Jalisco en el año 2012. Además, el robo de ganado se ha incrementado recientemente.

Velasco Antillón indicó que la cuantificación total de abigeato no se ha podido calcular, debido a que las denuncias por parte de los ganaderos afectados han disminuido.

Explicó que ante los pocos resultados que se han obtenido por parte de la Fiscalía General, los ganaderos han desistido en denunciar. “No hay muchas denuncias, a pesar de que el robo de ganado es muy fuerte. Porque realmente no hay la atención necesaria por el Ministerio Público. Ya nos quejamos con la Fiscalía y la gente ya se cansó de denunciar”.

Agregó que la inseguridad al interior del Estado ha generado que los delincuentes no solamente roben ganado, sino que también hurten los implementos de labranza, transformadores y equipos de riego.

Las zonas en donde se concentra el robo de ganado se ubican en los municipios de la Región Altos Sur y en la Costa de Jalisco.

Para el secretario de Desarrollo Rural (Seder), Héctor Padilla, el repoblamiento de ganado no representa una urgencia para Jalisco. Ya que, aunque los ganaderos denuncian una disminución en la producción de toneladas de carne, con las cabezas que existen en los establos se pueden mantener los ingresos del sector.

El funcionario informó que para optimizar la economía de los productores, se trabajará en mejorar la calidad genética del ganado. Con esto, se podrá vender la carne a un mayor costo, ya que en los últimos años, los atributos del ganado jalisciense decrecieron.

Lo que buscan es que “en lugar de ganado de mediana calidad, tengamos uno de mejor calidad y sano. Mejorar la sanidad e inocuidad”. Para ello, la Seder solicitará más apoyos productivos a la Federación para mejorar el material vegetativo con el que se alimenta al ganado y para la compra de equipamiento en campo.

Los 100 mil productores afiliados a la UGRJ confían en que este 2015 puedan estabilizar su situación financiera con el apoyo de las autoridades jaliscienses.

Hasta el momento, se han asegurado 15 mil 800 toneladas de carne de ganado bovino con un millón 800 mil cabezas aproximadamente.
Con esto, se espera superar las crisis de los años 2012 y 2013. En estas fechas, el sector ganadero sufrió una severa crisis de sequía que se reflejó a nivel nacional.

 Al no contar con las cantidades necesarias de alimento vegetativo, los productores tuvieron que sacrificar alrededor de 45 mil cabezas

Fuente:

Publicidad