17 de junio de 2015 04:44 AM
Imprimir

SelectBio 2.0, el tapón con huella cero en CO2

El SelectBio, fabricado con polímeros naturales, es el primer tapón del mundo con huella cero de CO2.

La empresa Nomacorc, el mayor productor de tapones sintéticos para vino del mundo, elabora el SelectBio 2.0 con una proporción mayoritaria de polímeros naturales, obtenidos del etanol que se extrae de la caña de azúcar. Eso quiere decir que, entre un 60% y un 80% de la composición de este tapón, es biopolietileno y está certificado internacionalmente como el primer tapón de este tipo con huella cero de CO2 y 100% reciclable. Muchos de los tapones fabricados a base de corcho no son reciclables.

 

Además de tener una apariencia natural, el tapón SelectBio no transmite sabor al vino pero si permite su microoxigenación en botella, evitando así la desagradable reducción que provocan muchos tapones sintéticos.  En los estudios realizados, se ha determinado que, en el periodo de dos años, el tapón SelectBio 100 deja pasar 2 mg de oxígeno/litro, 5 mg/l el SelectBio 300 y 6 mg/l el Selecto Bio 500.

 

 

Estas características hacen que el SelectBio haya recibido en el último año diversos premios a la innovación y que importantes bodegas de todo el mundo, biodinámicas, ecológicas y no ecológicas, hayan adoptado el tapón estrella de Nomacorc para sus vinos embotellados de más calidad.

 

Los precios de los tapones de Nomacorc abarcan un amplio abanico, según las necesidades de cada cliente. El abanico abarca desde los 0’03 euros que de media puede costar el tapón ‘Value’ hasta los 0’14 euros del ‘SelectBio’, la estrella de la casa.

 

Nomacorc es líder mundial en producción de tapones alternativos para vino. Desde su creación en el año 1999, ha vendido 20.000 millones de tapones en todo el mundo. Sólo en España, en 2014 se vendieron  160 millones.

 

Cuando cumple 15 años de existencia, la empresa cuenta con más de 500 empleados en todo el mundo, repartidos por los centro de producción de Estados Unidos, China, Argentina y Bélgica, planta esta última que cuenta con autoabastecimiento de energía 100% renovable (eólica y solar).

 

Consciente de la importancia de la I+D+i, para el desarrollo de sus productos, Nomacorc está en contacto con institutos de investigación vitivinícola de todo el mundo. Uno de esos productos de tecnología punta es el Nomasense, un sistema que mide el oxígeno que contiene el vino sin tener que abrir la botella. Para ello, dispone de unos sensores en el interior de la botella que indican al Nomasense el nivel de oxígeno.

 

Este sensor ya lo están utilizando en facultades de vitivinicultura y enología españolas, como en la Universidad Rovira i Virgili y en el grado de Enología del Campus de Palencia, dependiente de la Universidad de Valladolid.

Fuente:

Publicidad