18 de junio de 2015 21:07 PM
Imprimir

De comerciante a industrial: invierte $15 M para abrir un frigorífico

CompartiremailFacebookTwitterCon más de 20 años de trayectoria en la comercialización de pescados de mar y río, un comerciante devenido en industrial apuesta a inaugurar en 4 meses una moderna planta de faena que demandará una inversión de $15 M. Se trata del plan que está desarrollando Diego Munini al frente de Establecimiento Munini SA, una […]

Con más de 20 años de trayectoria en la comercialización de pescados de mar y río, un comerciante devenido en industrial apuesta a inaugurar en 4 meses una moderna planta de faena que demandará una inversión de $15 M. Se trata del plan que está desarrollando Diego Munini al frente de Establecimiento Munini SA, una empresa que nació como pescadería pero que hoy integra un esquema de trabajo con una flota propia de camiones refrigerados para buscar especies a los puertos marítimos del sur, un frigorífico en Cañada de Gómez y un mapa distribución en el centro y norte argentino.

“El pequeño frigorífico que tenemos en el sector urbano de Cañada de Gómez nos está quedando chico. Por eso es que estamos muy cerca de inaugurar la nueva planta de faena que tiene 1.000 m2 cubiertos. En un principio trasladaremos los 40 operarios que trabajan en el centro pero calculamos que será necesario contratar más personal. Tendremos unas 600 toneladas en capacidad de almacenaje cuando la infraestructura esté lista”, le dijo a punto biz Diego Munini al frente de la compañía. En el nuevo sitio se ampliará la producción que ya se viene realizando, básicamente despinar algunas variedades de pescados, filetearlos y pelar mariscos.

Pero el negocio no queda allí. Con miras a ampliar el espectro de distribución que hoy alcanza un radio de 400 kilómetros a la redonda con estructura propia pero se extiende a puntos distantes del NOA a través de depósitos asociados, el objetivo implica en una segunda etapa sumar más valor agregado. “Sabiendo que la comercialización de pescado fresco requiere de mucha experiencia por parte de los intermediarios, tanto distribuidores como comerciantes, es que apuntamos a industrializar la carne de pescado haciendo rebozados y por qué no extendernos al pollo, el cerdo y las verduras”, pautó Munini.

“En total estaremos invirtiendo unos $15 M en el predio del Parque Industrial de Cañada de Gómez, con la posibilidad incluso de adquirir dos lotes más que están pegados al espacio que ya estamos ocupando y que fueron devueltos por inversores que no pudieron concretar allí un proyecto fabril”, agregó el empresario.

Establecimiento Munini nació como local de venta al público y hoy la firma cuenta con 4 pescaderías: dos en Cañada de Gómez, una en Casilda y otra en Marcos Juárez, aunque la apuesta no sea la de fortalecer esa cadena. “El oficio del comerciante del pescado es muy complejo, requiere de una gran profesionalidad en el manejo de la carne fresca, por eso creemos que el futuro está en la carne congelada y en los rebozados, productos mucho más sencillos de manipular, hacia ese nicho apuntamos”, deslizó.

La compañía tiene una flota de 15 camiones con los que día por medio se recolecta pescado de Mar del Plata y lo puertos patagónicos desde Madryn hasta Comodoro Rivadavia y con las mismas unidades, luego de la faena que se realiza en Cañada de Gómez, se abastecen las bocas propias y negocios del centro y el norte del país. “Si bien existe una demanda de pescado que va creciendo, producto de una conciencia más clara sobre los beneficios de consumirlo, la industria tiene puntos en contra”, reflexionó Munini. “El costo del flete es un elemento que es imposible disociar del precio al consumidor ya que los camiones sí o sí van vacíos a los puertos ya que no podemos llenarlos con mercadería diferente por una cuestión de sanidad”, sumó.

Fuente:

Publicidad