10 de mayo de 2010 21:37 PM
Imprimir

Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa

Finalmente, productores de frutas de pepita de la provincia podrán tratar sus plantaciones en el marco del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa, que implementa el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) en todo el país para dar cumplimiento al Plan de Gestión Ambiental del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa que cuenta con el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Plan consensuado

El área de Agricultura y Ganadería provincial recibió el viernes 23, siete de los ocho tractores que contempla este Plan de Acción Conjunta (PAC) del SENASA para Catamarca. De esta manera comenzó a llegar este programa nacional a la provincia en virtud de una Carta Acuerdo celebrada en septiembre de 2008 entre el Gobierno local y el para la campaña 2009-2010, con el objetivo de poder no sólo atacar esta plaga, sino también a otros agentes nocivos que afectan a cultivos, produciendo daños económicos irreparables al productor.
En el mencionado Plan, que fue consensuado por el SENASA y la provincia en diciembre de 2009, se consideró que el Estado nacional, a través del Servicio de Sanidad, en su rol de responsable de la fitosanidad en el territorio nacional, coordina y supervisa la ejecución del componente del Sistema de Sanidad Vegetal del Programa de Gestión de la Sanidad y Calidad Agroalimentaria”.
El director provincial de Agricultura, Juan Carlos Suárez destacó la entrada de Catamarca al Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa, cuyo convenio fue firmado el año pasado entre el Gobierno de la Provincia y el SENASA y explicó que aquí se contempla la vigilancia y el monitoreo, el control y la distribución tecnológica. En el marco del mismo Programa, se establece el aporte por parte de SENASA-BID de siete estaciones meteorológicas que serán ubicadas en los departamentos nogaleros de la provincia.

Asistencia
En este marco, el SENASA, a través del BID, adquirió los vehículos, equipos y maquinarias para la campaña 2009-2010, por un monto estimado de $3.634.524, así como los insecticidas a utilizar por $3.991.616.
Por otro lado, el PAC contempla los trabajos de monitoreo de la plaga, para lo cual se proveen las trampas y atrayentes por un monto estimado de $68.926, con lo cual se asegura el insumo de trampeo para la totalidad de la superficie a beneficiar bajo proyecto.
Como contraparte y con fondos provinciales por $296.766, se aportan personal y movilidad para la vigilancia, lucha fitosanitaria y coordinación regional de la campaña preventiva. Además, la provincia ejecuta por un total de $855.000, tareas para la erradicación y reconversión de montes en abandono y/o riesgo fitosanitario. Y para los gastos generales que se generen dentro de la campaña, Catamarca afrontará los mismos por un total $107.440; como también para gastos varios, por un monto estimado de $23.340.

El programa
El Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa tiene como objetivo primordial la supresión de la plaga a fin de reducir el impacto socioeconómico provocado en la producción de fruta de pepita. El gusano de la manzana y la pera (Cydia pomonella) es la plaga más importante de estos frutales. Dicha plaga no sólo daña directamente a la fruta, sino que por su condición de plaga cuarentenaria afecta su colocación en algunos mercados externos, con lo cual se convierte en una limitante fitosanitaria. Por esta razón, la implementación del programa es de vital importancia en todo el país
Las acciones que involucra el Programa están relacionadas con el monitoreo a fin de estimar la incidencia de la plaga en cada zona y contar así con una herramienta que colabore en la definición de estrategias adecuadas de control, erradicación de montes abandonados, promoción de medidas fitosanitarias como el control químico, biológico, cultural, y técnicas de confusión sexual, entre otros.
El área de intervención del Programa alcanza la Región Patagónica, Nuevo Cuyo y la incorporación de otras áreas productivas en las provincias de Catamarca y La Rioja.

La carpocapsa

La carpocapsa es la plaga más importante en frutales de pepita. Su forma adulta es una mariposa o polilla, que en primavera se aparea y pone huevos cercanos a los frutos. En octubre, de esos huevos, surgen las larvas que ingresan al fruto. Este estado larval es el que produce el daño y el único momento en que se puede combatir con insecticida.
Con su daño, la carpocapsa genera pérdidas directas en la economía regional y limitaciones en el acceso de la producción nacional a nuevos mercados y a los destinos tradicionales.
Vale recordar que la carpocapsa afecta principalmente a los frutales de pepita o pomáceas, tales como manzanos, perales, membrillos y nogales, que se constituyen como sus hospederos primarios.

Programa nacional
El Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa tiene como objetivo primordial la supresión de la plaga a fin de reducir el impacto socioeconómico provocado en la producción de fruta de pepita. El gusano de la manzana y la pera (Cydia pomonella) es la plaga más importante de estos frutales. Dicha plaga no sólo daña directamente a la fruta, sino que por su condición de plaga cuarentenaria afecta su colocación en algunos mercados externos, con lo cual se convierte en una limitante fitosanitaria. Por esta razón, la implementación del programa es de vital importancia.

Recomendaciones

Las trampas para el monitoreo de carpocapsa se deberán colocar en el monte frutal entre los 70 y 90°D (floración de Red Delicious). Es muy importante respetar el diseño (aletas, alambres) y las indicaciones de los fabricantes, ya que de un correcto armado y mantenimiento (recambio de pisos y cápsulas) de la trampa dependerá la validez de los datos obtenidos.
El hábito natural de carpocapsa es volar en la zona alta de los árboles. Por tanto, cuando no se utilice la Técnica de Confusión Sexual (TCS), se recomienda colocar las trampas a una altura mínima de 2 m (en árboles hasta 4 m) y a la mitad de la copa en árboles de mayor altura. Cuando se utilice la TCS, la trampa se deberá colocar en el tercio superior del árbol. Debe colgarse en el medio del cuadro a monitorear, en el sector Norte del árbol, y con una de las aberturas hacia el sector Oeste. La densidad recomendada de uso es de una trampa cada una hectárea.
Las recomendaciones para el uso de trampas de feromona, son las siguientes: Poner los cebos que no se usarán, inmediatamente, en lugar fresco; no exponer los sobres a altas temperaturas; no tocar las cápsulas con las manos. Manipularlas con pinzas o con la varita plástica incluida para este fin; si se utilizan cebos de distinto contenido de feromona (1X, 10X, cairomonas) o de diferentes especies (carpocapsa, grafolita), no usar los mismos elementos para manipular ambos cebos; no arrojar los sobres usados en el monte frutal; colgar la trampa en el sector Norte del árbol, con las aberturas orientadas en sentido Este-Oeste; revisar las trampas como mínimo una vez por semana y cambiar los pisos y cápsulas cada vez que sea necesario

Eliminar remanentes
Eliminar la fruta remanente de la cosecha es clave para un control eficiente y en este momento de la temporada deberá procederse a la eliminación total de la fruta remanente en los montes ya cosechados, ya que ésta no posee cobertura de insecticidas y es altamente susceptible al ataque de carpocapsa.
Es indispensable que esta tarea de “limpieza” de los montes frutales sea incorporada como una práctica más dentro del manejo sustentable de carpocapsa, al igual que la poda, el raleo, el monitoreo y la aplicación de agroquímicos, entre otros.
Todas las larvas de carpocapsa que provocan daños a partir de marzo, no completarán su desarrollo a adulto durante esta temporada, sino que quedarán como larvas invernantes. Estas darán origen, en la siguiente primavera, a los adultos que vuelan desde fines de septiembre hasta mediados de diciembre. De estos adultos, las hembras pondrán entre 40 y 60 huevos, razón por la cual la práctica aconsejada de eliminación de la fruta remanente de la cosecha en este momento tiene una incidencia directa sobre la población de carpocapsa que atacará a los frutales en la próxima temporada.

Destacados

Objetivo
El Programa tiene como objetivo reducir el impacto socioeconómico que la plaga provoca en la producción de fruta de pepita a través de la promoción una estrategia integral que facilite al productor su intervención en el control de la plaga. Asimismo se busca determinar los niveles de incidencia y el status fitosanitario de Carpocapsa en las regiones productivas; ejecutar las medidas cuarentenarias que se requieran; y promover la aplicación de técnicas apropiadas para el control de la plaga.

FICHA TÉCNICA
Jurisdicción: Nacional
Tema: Competitividad
Alcance: Sectorial
Beneficiarios: Productores agropecuarios
Mecanismos: Asistencia técnica
Objetivos: Reducir el impacto socioeconómico provocado en la fruta de pepita.
Actividades: Promoción de una estrategia integral para el control de la plaga; Determinar los niveles de incidencia y el status fitosanitario en las regiones productivas; Ejecutar las medidas cuarentenarias y Promover la aplicación de técnicas para el control.
Detalle y Cantidad de Beneficiarios: Establecimientos de producción (chacra o finca); Establecimientos empaque y Productores agropecuarios

Perjuicio
La presencia de la plaga, además del perjuicio directo que ocasiona sobre la fruta -por su condición de plaga cuarentenaria- afecta la producción de fruta fresca. La colocación como fruta fresca en algunos mercados externos la imponen como limitante fitosanitaria. Esto genera pérdidas en la producción regional superiores a los 30 millones de dólares al año teniendo en cuenta los valores históricos de daño.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *