21 de junio de 2015 12:15 PM
Imprimir

“Los alemanes creen que a largo plazo la austeridad funciona”

CRISIS EN EUROPA : Entrevista a Michael Burda, especialista en economía laboral de la Universidad de Humboldt, Berlín

La austeridad duele. Ya lo dijo en los años treinta John Maynard Keynes: si se baja el gasto público y se suben los impuestos, la demanda se achica y llega la recesión. Nadie lo pone en duda, tampoco Michael Burda, de la Universidad de Humboldt en Berlín y firme creyente en las reformas estructurales que el gobierno de Angela Merkel impone a la periferia europea. Según el especialista en economía laboral y autor de uno de los principales manuales de Macroeconomía de Alemania, la justificación de las políticas recesivas es la confianza: “Con la austeridad, demostrás a tus acreedores que tu voluntad de pago es firme”.

 

 

– ¿Debilitar la economía con austeridad no aumenta el riesgo de impago a esos acreedores?

– Los alemanes creen que a largo plazo funciona, por mucho que a corto tenga desventajas. En mi opinión, la actitud de Alemania también se explica por los salvatajes que ellos mismos hicieron con Bremen y con Berlin. Los dos estados prometieron que iban a gastar menos, a mejorar su recaudación, y a atraer a la industria, pero eso nunca pasó. Siguen recibiendo transferencias de las zonas ricas de Alemania. EL temor de esas zonas es que ahora tengan que subsidiar también a Grecia.

 

 

– ¿Motivos económicos o falta de solidaridad?

– Desconfianza sana después de haber sido quemados por su propia gente. Alguien va a tener que pagar por todo esto. Después del rescate, la deuda griega pasó de los bancos privados a los países europeos, acreedores junto con el FMI y con el Banco Central Europeo. Por otro lado, es cierto que a corto plazo cortar el gasto causa problemas, pero si te fijás, la mayor parte de los países del sur superaron en dos años ese efecto. España crece de nuevo; Irlanda también… Son casos de éxito.

 

 

– A cambio de menor protección laboral y de menores sueldos…

– Sí, pero con las condiciones para crear empleo. Por el boom inmobiliario, los sueldos en España crecieron muy rápidamente mientras que en Alemania, tras la reforma de 2003 y 2004, el coste por unidad de trabajo decrecía. La única forma de volver a la competitividad era bajar el coste laboral.

 

 

– Peores condiciones pero todos con trabajo, ¿es eso?

– Europa y EE.UU. fueron golpeados por la competencia de China. Mi saco y mi camisa son baratos gracias a China. Pero también por China hay un trabajador alemán que perdió su trabajo y que ahora maneja un taxi. Pero todos estamos felices por la ropa barata, ¿qué hacer? ¿Subir la muralla y no comerciar con ellos?

 

 

– ¿Y con qué plata se compran las camisas baratas cuando se pierde el empleo?

– O aceptás las condiciones de la competencia mundial y producís aquello en lo que sos mejor, o ponés barreras y tratás de producirlo todo. Pero eso sólo ralentiza el declive, no lo evita. La única manera sería con aranceles tan altos que no se pueda importar nada, y eso es una locura. Los empresarios no se esforzarían. Sólo la competencia estimula eso. Pero los chinos no van a seguir dándonos sus bienes a cambio de casi nada para siempre. En algún momento van a querer tecnología alemana para limpiar sus ríos y películas americanas para mirar…. Subirán los salarios, se harán más caros, y muchas de las cosas que creíamos perdidas volverán.

Fuente:

Publicidad