13 de mayo de 2010 10:23 AM
Imprimir

Mendoza se opone al ingreso de durazno griego

"Hay una amenaza real contra el durazno local por la importación del griego", advirtió el subsecretario de Promoción Industrial, Javier Espina. En consecuencia, el Gobierno junto a las cámaras y productores comenzaron a trabajar para frenar la llegada de esta mercadería al país.

Esto hecho ocurre en medio de un fuerte revuelo nacional por la decisión del Gobierno de salir a proteger a algunos productos alimenticios nacionales de sus competidores importados en una decisión que desató la polémica interna por las consecuencias que esto puede tener en el exterior.

En la reunión del próximo viernes, en Buenos Aires, con cancillería y el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, el Gobierno solicitará retrasar las licencias no automáticas de este producto, aumentar el arancel de importación de 14% a 35%, dar una protección inmediata del 55% y mejorar las condiciones de exportación en los mercados latinoamericanos, sobre todo en Venezuela, Ecuador y Colombia.

Según fuentes oficiales, en cuanto el Ejecutivo mendocino se enteró, hace un tiempo atrás, de la posibilidad de que ingresara durazno de Grecia, pidieron a la presidenta Cristina Fernández que aplicara a este producto las licencias no automáticas. Hecho que ocurrió en poco tiempo.

Para tener dimensión del tema, el subsecretario Espina dijo que se trata del "complejo agroindustrial más importante de Mendoza. Por la cantidad de puestos de trabajo, superficie cultivada y generación de cluster relacionados".

En su opinión, la crisis del país europeo ha llevado a que "rematen la mercadería ofertando en el mundo este producto a precios muy bajos". Asimismo, señaló que "Grecia ha sido y es un fuerte subsidiador de este sector " y, además, agregó que "esto produce distorsiones (de precios) muy importantes en el mercado mundial".

Así, si observamos los números de mercado, podemos destacar que los precios en el mercado global de una caja de 24 latas de durazno envasado cotiza a entre U$S 18 y U$S 20. La Argentina exporta su producción a razón de U$S 18 la caja. Mientras que Grecia está desembarcando sus latas de durazno a razón de U$S 13.

Sin embargo, en el mercado interno la lógica de precios indica que la caja de conservas por 24 tiene un valor que ronda los $ 3,20 a $ 3,30 la unidad.

Sí se lo multiplica por 24, en total la caja cuesta $ 76,80 a $ 79,20. Y eso representa, en dólares, que los mayoristas lo compran a entre U$S 20,21 y U$S 20,84 la caja de 24 latas. O sea que los mayoristas están comprando la unidad a $ 2,08.

Es evidente, que las cadenas de mayoristas y supermercados están buscando el diferencial de precio.

Aún así, explica Espina, Argentina tuvo un tiempo de mejor competitividad y, en este sentido, la cotización del euro generaba un freno natural a la entrada de estos productos en los años anteriores.

En este último tiempo, la aceleración inflacionaria que encarece los costos y se traslada al precio hace que la competitividad se vaya perdiendo.

Sin embargo, el gran cuestionamiento proviene de la supuesta imposibilidad de poder abastecer el mercado local, ya que hay versiones que aseguran que debido a los accidentes climáticos la producción de durazno en la provincia mermó considerablemente.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Fruta Industrializada de Mendoza (Cafim), Mariano Santos aseguró que la producción "es menor entre un 30 y 40%".

Pero esto -dijo- "afectó a la elaboración de pulpa en un 50%" y aclaró que éste es uno de los destinos a donde va la producción. El otro es el envasado en lata pero "en este caso no hubo problemas de elaboración".

Es por eso que los precios del durazno en pulpa no se recuperaron en esta temporada.

Para Santos, la importación de Grecia "traerá para el año próximo un gran problema. Porque habrá fruta sin procesar, sin cosechar y sin enlatar". Generará "pérdidas muy grandes. Es una dinamita".

Santos detalló que la producción nacional se cifra entre 100 y 105 millones de latas. De las cuales se consume de 75 a 80 millones en el mercado interno y el resto se exporta a Brasil y Chile.

De acuerdo a su observación "estamos en un equilibrio en el mercado interno. Pero resulta muy complicado abrir mercados nuevos".

Según Santos, además del durazno, por la crisis europea, la industria local puede padecer la entrada de otros productos claves como el tomate en lata, el aceite y las frutas.

Los Andes consultó a industriales locales de la actividad, pero en todos los casos prefirieron no emitir su opinión acerca del asunto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *