22 de junio de 2015 15:31 PM
Imprimir

Colombia: expectación por importación de ganado bovino desde EE.UU.

Los empresarios colombianos se encuentran a la espera de que se llegue a un acuerdo con el Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria (Aphis), del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, para retomar el comercio de ganado en pie desde dicho país, luego de que en 2013 se redujera el riesgo por la enfermedad de las vacas locas.

Esta condición que afecta el sistema nervioso central de los bovinos y que se puede transmitir a las personas fue diagnosticada en Estados Unidos en 2003 y produjo una baja de USD 3.000 millones en las exportaciones de ese mercado. En el mismo año, Colombia reportó haber comprado 1.771 animales pero luego se suspendió el comercio por esta vía.

 

Lo que se puede comprar es material genético, pues de esa forma no se transmiten estas enfermedades. Para el caso de los embriones, de las 2.052 unidades que se demandaron el año pasado, 77% provenían de Estados Unidos. En dosis de semen la proporción es menor: 48% de las 1,2 millones de unidades.

 

Luis Humberto Martínez, gerente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), señaló que: “Se ha presentado un interés esporádico ante la posibilidad de reactivar ese tipo de importaciones. Pero tenemos la responsabilidad de que hasta que no tengamos claridad y tranquilidad del estatus sanitario de Estados Unidos, no se tomarán decisiones”.

 

Al respecto, Rafael San Miguel, subgerente de Protección Fronteriza del ICA, dijo que no se ha avanzado porque no se han puesto de acuerdo en otras declaraciones sanitarias: “En vacas locas tienen riesgo insignificante, están al mismo nivel que Colombia, pero hay restricción para otras dos enfermedades: Leucosis y Lengua azul. Queremos que se compren bovinos completamente sanos”.

 

Carlos Osorio, gerente técnico de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), aseguró que traer animales en pie es importante para la extracción de material genético y su posterior distribución: “El hecho de tener los ejemplares facilita los procesos”, agregó.

 

Según Martínez, a partir de 2004 dicho intercambio se está haciendo con países como Canadá y Argentina, que en los últimos cinco años han vendido 42 animales vivos a Colombia. Además, se están haciendo negociaciones con Brasil para sumarlo a la lista. “El interés con Estados Unidos es por la cercanía y porque tienen mejor desarrollo genético, pero no en todo; nosotros queremos comprarles razas negras y lecheras, ellos nos ofrecen cebú”, explicó Osorio.

 

Sin embargo, Rodrigo Martínez, zootecnista e investigador Ph.D. de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), manifestó que con semen o embriones, la probabilidad de que se importen enfermedades es menor, lo que lo convierte en un método más seguro. “Precisamente por eso los países colocan barreras sanitarias cuando encuentran factores infecciosos”, explicó. También dijo que el hecho de que estos productos pasen por una central genética garantiza valores superiores, sin contar con que es más económico y sencillo de transportar.

 

Hernán Rodríguez, cofundador de la Confederación Nacional de Ganaderos (Confegan), encuentra que los empresarios que recurren a estos negocios, lo hacen pensando en llegar a mercados selectos con razas  como angus y brangus, de manera que deben tener mayor capacidad de inversión.

 

“Los pequeños ganaderos tienen un concepto diferente, ellos no están en condiciones de importar genética porque su economía no es tan grande como para correr con esos gastos y porque el mercado hoy en día no reconoce la calidad, dijo.

 

Recientemente, Colombia entró a la lista de países con potencial genético para exportar, especialmente la raza brahman.

 

Andrés Arenas, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú), indicó que si bien se importa algo de genética de la raza cebú, originaria de Estados Unidos, no es una necesidad fundamental, ni un material del cual dependa el desarrollo del sector. En cambio, destacó la calidad de los animales propios: “Hay solicitudes concretas para vender a Centro América, México, Perú, Ecuador y Venezuela, pero los protocolos sanitarios entre países nos lo han impedido, no se tiene la voluntad política. Esa debe ser la prioridad del ICA”.

 

Por ahora la palabra la tiene Estados Unidos, pues Colombia ya envió una propuesta basada en recomendaciones de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE).

 

Aunque ni la Leucosis ni la Lengua azul son tan graves como la Encefalopatía espongiforme bovina, dado que no se transmiten a los seres humanos, mientras no se llegue a un acuerdo de manera que se garantice que los animales que ingresarán a Colombia no padecen estas enfermedades, no se abrirá el comercio del todo.

 

Al respecto, Ismael Zúñiga, subgerente de Salud y Bienestar Animal de Fedegan, explicó que el ICA, como autoridad sanitaria, regula los requisitos que se deben cumplir para la importación de animales, por lo que encuentra positiva la restricción cuando se registra presencia de estas enfermedades.

 

En Chile la mayoría de las razas bovinas son destinadas a la lechería y el 25% de nuestra masa ganadera está orientada exclusivamente a la producción de carne. Cabe destacar el proyecto para producción de carne de la raza japonesa Wagyu, importando desde Estados Unidos embriones de bovino Wagyu inseminados en vacas Angus receptoras, en el año 2000. Esta raza  supera a cualquier otra raza de bovino cuando se mide la terneza, textura, sabor y jugosidad de la carne. Hoy en día se exporta la carne a Japón y otros mercados internacionales a precios muy competitivos.

larepublica.co

Fuente:

Publicidad