22 de junio de 2015 15:44 PM
Imprimir

EE.UU.: nuevo estudio de Harvard refuerza porqué todas las abejas están desapareciendo

Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard, publicado en la edición de junio del Boletín de insectología indica que los neonicotinoides están matando a las abejas a un ritmo exponencial, ya que son la causa directa del fenómeno etiquetado como desorden del colapso de colonias.

Los resultados de este estudio no sólo replican los hallazgos del estudio anterior, sino que también refuerzan la conclusión de que la exposición letal a los neonicotinoides es probablemente el principal culpable de la aparición de este colapso de colonias, considerando que los  neonicotinoides son los insecticidas más utilizados en el mundo.

 

Para este estudio, los investigadores examinaron 18 colonias de abejas en tres apiarios diferentes en el centro de Massachusetts en el transcurso de un año. Cuatro colonias en cada colmenar fueron tratadas regularmente con dosis realistas de pesticidas neonicotinoides, mientras que un total de seis colmenas se dejaron sin tratar. De las 12 colmenas tratadas con los pesticidas, seis fueron completamente exterminadas.

 

Los neonicotinoides son insecticidas persistentes en “niveles extremadamente altos” que se producen durante la siembra de cultivos tratados con estos insecticidas. Esto va en contra de las defensas de la industria respecto de que los productos químicos son biodegradables y que no son una amenaza. Estos componentes de pesticidas no sólo se encuentran en el suelo, sino que también se encuentran en los campos donde los productos químicos aún no han sido rociados. Las abejas también transfieren activamente polen contaminado de los cultivos de maíz, principalmente pesticidas tratados y lo traen de vuelta a sus colmenas. Por otra parte, las abejas transfieren estos plaguicidas a otras plantas y cultivos que no son tratados con estos productos químicos, lo que demuestra hasta qué punto estas sustancias químicas persistentes verdaderamente están en el medio ambiente.

 

Existe una enorme cantidad de investigación que demuestra que las normas vigentes para proteger a las abejas que polinizan gran parte de nuestros alimentos son extremadamente insuficientes.

 

Científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, así como de la Universidad de Maryland, publicaron  un estudio que vincula a los productos químicos, incluyendo los fungicidas, a la gran escala de mortandad de abejas que ha ocurrido últimamente en el planeta.

 

Sólo en los Estados Unidos, las estadísticas señalan que la población de abejas de miel se redujo en aproximadamente un 30%, pero algunos apicultores informaron pérdidas de hasta el 90 y 100%. Más de 100 cultivos estadounidenses dependen de las abejas para polinizarlos. El estudio determinó que los campos que van desde Maine a Delaware contenían nueve productos químicos agrícolas diferentes. Estos incluyen fungicidas, herbicidas e insecticidas. En algunos casos, incluso se registraron muestras de 21 productos químicos agrícolas diferentes.

 

Europa también registró recientemente la mayor pérdida de abejas en su historia.

Fuente:

Publicidad