22 de junio de 2015 23:15 PM
Imprimir

¿QUÉ PASÓ CON LA CADENA DE GANADOS Y CARNE EN ESTOS ÚLTIMOS CUATRO AÑOS?

La Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario, en conjunto con el Rosgan y el Mercado Ganadero S.A. presentó su análisis sobre lo ocurrido en la cadena de ganado y carnes desde 2010 y 2014.

Para una lectura más ágil, el trabajo fue dividido en dos partes:

 

1.- La ganadería argentina 2010-2014: Un panorama sobre su contexto histórico .

El período analizado se caracteriza por profundas perturbaciones provocadas por una conjunción de adversidades climáticas y políticas. La combinación de insuficiencia de lluvias e intervención gubernamental presionando los precios a la baja puso fin a lo que parecía una reversión de la tendencia declinante del sector, iniciada a mediados de la década de 1970, tendencia que se inició con el cierre primero y la limitación después de las importaciones de carnes por parte de la Comunidad Económica Europea. La sequía de 2008-2009 provocó una mortandad de hacienda estimada en 800.000 cabezas y una reducción de 3,8 millones de terneros en la parición de 2009 respecto de la de años anteriores, debido a la pérdida de preñez ocasionado por el fenómeno climático (Rearte, 2011). Por ambas razones se perdió alrededor del 8% del rodeo vacuno. Mientras esto ocurría, el Gobierno Nacional continuaba con su política de intervención en los mercados ganaderos tendiente a mantener deprimido el precio y la faena superaba, en 2009, los 16 millones de cabezas, una magnitud nunca observada en los 30 años precedentes que representaba casi el 28% de las existencias ganaderas de 2008.
Cabe señalar que, aunque con grandes fluctuaciones anuales, la tasa de extracción anual calculada sobre el stock de año anterior presenta, desde hace décadas, una tendencia estable a estar por debajo del 25%. La tasa observada en 2009 constituyó un verdadero record. Ello permitió que el consumo anual per cápita se recuperara a niveles de principios de los años 90, alterando la persistente tendencia a la reducción del consumo de carne vacuna en la Argentina que se advierte en el período de cuarenta años.
Al mismo tiempo que el consumo aumentaba, se permitió que las exportaciones también aumentaran, en un contexto general de mejora del precio de la carne vacuna exportada y necesidad de divisas por parte del Banco Central. En 2009 el tonelaje exportado se aproximó al máximo alcanzado poco antes de que el Gobierno comenzara a intervenir para limitar las exportaciones y orientar el producto hacia el mercado interno.
El resultado de estos factores fue una caída de las existencias en más de 9 millones de cabezas entre 2007 y 2010, que finalmente terminó presionando sobre el precio del ganado. Sin embargo, es difícil saber en qué medida el aumento del I.N.M.L. (Indice Novillo Mercado de Liniers) fue resultado de la operación de las fuerzas económicas y en qué medida lo fue de un debilitamiento (forzado por las circunstancias) de la decisión gubernamental de mantener el precio relativamente bajo.
El aumento del consumo en 2008 y 2009 ocurrió a pesar del aumento de precio al consumidor (PC) en términos reales (PC real) de la carne vacuna, que proporcionó a algunos sectores de la cadena productiva (manufactura y comercialización) la posibilidad de aumentar sus precios en relación con el del ganado. Esto es lo que se infiere del aumento de la relación entre el precio al consumidor y el I.N.M.L.. Dicha participación se derrumbó con el aumento del precio del ganado a partir de febrero de 2010, pero inmediatamente recuperó su movimiento ascendente, a pesar de que el precio de la carne en términos reales se redujo durante 2012 y 2013.
La relación entre los indicadores de los precios de la carne al consumidor (PC), del ganado para faena (I.N.M.L.) y del ganado de invernada (PIR), homogeneizados mediante números índices de los mismos con base 4º trimestre de 2009, revela que apenas después de la corta bonanza de 2010 hubo una recomposición de precios relativos que absorbió las mejoras obtenidas por las actividades ganaderas, hasta que desaparecieron completamente a mediados de 2013. Luego hubo una ligera mejora que parecía estar desvaneciéndose a fines de 2014.
Los fenómenos descriptos se entienden mejor considerando un contexto más amplio, en el que la intervención gubernamental en los mercados juega sin duda un papel a partir de los primeros meses de 2006, especialmente en el período inicial en que las autoridades de Comercio Interior parecían tener la mayor confianza en su capacidad de regular a su arbitrio los precios y manipular la producción. No obstante, el nivel absoluto del precio real de la carne al consumidor también parece jugar un papel.

 

 

2.- Comparación entre los precios de referencia Similitudes y diferencias entre el Precio Índice Rosgan y el Índice Novillo Mercado de Liniers.

Al completarse el quinto año cubierto por el Precio Índice Rosgan, que es elaborado desde 2009 por la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario, en conjunto con el Rosgan y el Mercado Ganadero S.A., la cotización de la invernada tuvo el segundo aumento importante del período, luego de un largo lapso de estabilidad en términos nominales y descenso en términos reales.
El primero de aquellos aumentos tuvo lugar en 2010, colocando al Precio Índice Rosgan (PIR) en un nivel próximo a los $11, en el cual se mantuvo durante tres años, entre octubre de aquel año y el mismo mes de 2013. Luego subió bruscamente hasta virtualmente duplicarse en el Remate de Rosgan de setiembre de 2014, alcanzando un máximo histórico de $21,68.
Como se espera, durante ese período el PIR se comportó de manera no muy diferente al Índice Novillo Mercado de Liniers (I.N.M.L.), aunque éste mostró una tendencia ligeramente creciente en el lapso durante el cual el PIR se mantuvo estacionario y los aumentos que experimentó fueron menos bruscos. En efecto, dichos aumentos ocurrieron en momentos del año en que la relación de precios entre la invernada y el novillo para faena (estimado por el cociente PIR/I.N.M.L.) tiende a tener un pico estacional, lo que provocó una “composición de fuerzas”: una cíclica y otra estacional, que por razones diferentes impulsan, ambas, el PIR a la suba. Luego, éste “sobreactuó” experimentando un gran incremento.
El comportamiento ligeramente diferente de ambos indicadores hizo que la relación cuantitativa entre ellos fluctuara considerablemente. En los momentos en que culminaron las dos grandes subas del PIR, en octubre de 2010 y setiembre de 2014, éste superó al I.N.M.L en algo más y en algo menos del 40%, respectivamente. Como luego del último máximo del PIR éste se redujo menos que el I.N.M.L., en noviembre la diferencia volvió a superar el 40%. Entre ambos momentos, la diferencia relativa entre los indicadores se fue reduciendo (excepto por sus fluctuaciones estacionales) hasta literalmente desaparecer en julio de 2014, reflejando el deterioro de las expectativas de los productores (y de los invernadores en particular) que indudablemente indujo el largo período de estancamiento de la cotización del novillo para faena, en un contexto de inflación alta y creciente.
Los indicadores expresados en moneda constante de diciembre de 2013, denominados PIR real e I.N.M.L. real, revelan un deterioro persistente entre fines de 2010 y mediados de 2014, siendo el de la invernada el más afectado, al punto que en junio de 2013 el PIRI real estaba prácticamente en la mitad del valor de octubre de 2010. La recuperación posterior fue inicialmente incierta, aunque en agosto-setiembre de 2014 hubo un brusco aumento. No obstante el PIR real sigue muy por debajo del pico de 2010, y representa el 77% del valor alcanzado en ese momento. En cambio el I.N.M.L. real, que no tuvo un deterioro tan marcado, alcanzó en su último pico el 84% del valor del anterior El Precio Índice Rosgan Cría (PIRC) tuvo un comportamiento similar al PIR, aunque estando más expuesto a los efectos de la estacionalidad.
La fase alcista de 2010-2011 se extendió para la cría algo más que para la invernada y alcanzó un máximo en moneda corriente en abril de 2012. Seguramente influyó la estacionalidad, pero también es cierto que la persistencia de expectativas favorables (que después se demostrarían infundadas) pudieron haber jugado un papel para que ello ocurriera. Para concluir vale afirmar que excepto por la estacionalidad, los comportamientos del PIRC y PIRI reales fueron similares.
Este trabajo fue realizado por el equipo del Instituto de Investigaciones Económicas e Instituto de Investigaciones Teóricas y Aplicadas en Estadísticas de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario. Coordinadora: Lic. María Lidia Woelflin. Investigadores: Dr. José Luis Pellegrini, Lic. María Fernanda Ghilardi, Lic. Lucía Andreozzi y María Victoria Scarione.

Fuente:

Publicidad