22 de junio de 2015 23:17 PM
Imprimir

Se recupera la producción de cítricos en Argentina

Luego de las heladas que hicieron caer los volúmenes de limones, naranjas y mandarinas el año pasado, la actual cosecha registrará una fuerte alza. Sin embargo, no se prevé un salto exportador de fruta fresca, por el aumento de la demanda de la agroindustria.

En las últimas décadas, Argentina se había consolidado como uno de los exportadores más importantes de limones. De hecho, la superficie llegó a rondar las 50.000 hectáreas. También se transformó en un importante productor de cítricos como naranjas y mandarinas.

Sin embargo, las heladas y la sequía de 2013 dañaron la oferta trasandina de limones, cuya producción llegó a 780.000 toneladas en la cosecha 2014, 42,2% menos que en la anterior. En 2015 se volvió a tener una producción cercana a los niveles históricos, con 1.150.000 toneladas, según proyectó recientemente el USDA, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Se espera que la recuperación completa se dé en la próxima temporada.

En el caso de las naranjas, también se ve un aumento de la producción en esta cosecha. Sin embargo, la causa sería diferente a la de los limones. Argentina lleva un constante aumento de producción en el último trienio. Pasó de 550 mil toneladas en 2013, a 800 mil en 2014 y a 950 mil toneladas en 2015.

En las mandarinas, la producción también nuestra sostenido aumento. Mientras que en 2013 llegó a 300 mil toneladas, en 2014 sumó 370 mil y en 2015 llegaría a 450 mil.

 

 

Razones del crecimiento

El aumento general de los cítricos obedecería a diferentes factores. En el caso de los limones se explica porque los árboles no enfrentaron heladas. Eso sí, la producción todavía estaría bajo los promedios históricos.

En el caso de las naranjas y las mandarinas, el crecimiento se debería a mejoras en los huertos, especialmente en la adopción de nuevo material genético. Según el USDA, en el caso de las naranjas, las principales variedades plantadas son las navetina, salustiana, washington navel, navel tardía, valencia sin pepas y valencia tardía. En el caso de las mandarinas, las principales variedades son clementina, clementilla, ellendale, malvasio, montenegrina, murcott y ortanique.

Un punto importante en los cítricos argentinos es que la superficie ha caído en los últimos años, por lo que los aumentos se deben a mejoras en la productividad.

El USDA destaca que los productores de cítricos enfrentan un complicado escenario económico interno. Los costos se habrían incrementado enormemente debido a la inflación y al rezago del peso frente al dólar, que aunque tuvo una devaluación de 20%, en 2014 todavía perjudica a los agricultores.

 

 

Restancamiento de las exportaciones

A pesar de la mayor producción, no se espera un aumento significativo de las exportaciones trasandinas de cítricos frescos. Es precisamente la pérdida de competitividad por aumento de los costos y el tipo de cambio lo que frenaría la comercialización hacia el exterior.

En el caso de los limones, el USDA proyecta envíos por 200 mil toneladas, 33% más que el año anterior, pero menores a los 280 mil toneladas enviadas en 2013.

Las exportaciones de naranjas, en tanto, llegarían a 65 mil toneladas, 14, 5% menos que en 2014.

Adicionalmente, en ambos rubros se espera un aumento de las compras de la agroindustria local, por el relativo mejor de los productos procesados de esa fruta en los mercados internacionales.

En todo caso, las mandarinas se escapan de la tendencia. El USDA proyecta un aumento importante, con 450 mil toneladas, 50% más que hace dos años. Eso se explica por una relativamente mayor demanda global por cítricos dulces.

Fuente:

Publicidad