23 de junio de 2015 17:07 PM
Imprimir

Camelina, el nuevo boom agroalimentario

La camelina es una planta que se ha cultivado tradicionalmente como una oleaginosa en cultivos para producir aceite vegetal. Este aceite se usa tradicionalmente para la producción de jabones, pinturas, mientras que los restos de extracción se utilizan para la alimentación animal. El aceite de camelina se puede utilizar también en alimentación humana, desde hace relativamente poco tiempo. También se han realizado un cierto número de ensayos del uso de aceite de camelina como biocarburante como sustituto total o parcial del kerosene en aviones. “Estamos convencidos de que Omega Grains suma valor a nuestra cartera de activos, nos da exposición en el sector agroindustrial y potencia nuestro perfil balanceado entre los sectores transable y no transable de la economía”, sostuvo Ignacio Noel, presidente de Sociedad Comercial del Plata, quien destacó además el componente de innovación para el desarrollo de la semilla y la tecnología de extracción de Omega 3.

La empresa Sociedad Comercial del Plata, creada en 1927 y hoy día presidida por el ingeniero industrial Ignacio Noel, informó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA) que aumentó a 50% su participación en Omega Grains, mediante la capitalización de US$ 1,4 millón. 

 

Omega Grains es una empresa dedicada al desarrollo de productos de alto valor agregado a partir de cultivos no tradicionales, con un alto componente de investigación y desarrollo.

 

semillas de camelina

 

Hoy día, Omega Grains está enfocada en el desarrollo de la cadena de valor de la camelina, la fuente vegetal con valores más altos de omega 3, insumo cada vez más importante para las industrias alimenticia, farmacéutica y de nutrición animal. 

 

Las plantas del género camelina solían llamarse “lino pobre” en finlandés (“poor flax” en inglés), que es una traducción directa de su nombre científico: se parece al lino en su forma de crecer y en sus hojas, aunque no están relacionados.

 

Los cambios en la agricultura han afectado mucho a las plantas del género camelina: el aumento de la mecanización desde la década de 1950, el uso a gran escala de cañerías subacuáticas para drenar los campos desde la década de 1960 y el aumento de los pesticidas químicos desde la misma época. 

 

Sin embargo, la camelina se cultiva en tierras de bajo contenido hídrico, lo que la hace apta para zonas agrícolas con pluviometrías de 300 milímetros anuales y suelos menos fértiles, alcanzando rendimientos de hasta 2.000  kilogramos por hectárea. 

 

Además, al ser una planta rica en aceites, la convierte en una fuente ideal para la producción de biocombustibles.

 

Pero regresando al omega 3, deberá recordarse que es un ácido graso que posee nutrientes esenciales que no produce el cuerpo humano y que tiene efectos benéficos para la salud, especialmente para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

 

Hay pruebas arqueológicas que demuestran que ha crecido en Europa durante al menos 3.000 años. Algunos datos en Auvernier, Suiza; y en Sucidava-Celei, Rumania la incluyen, en el Neolítico (en el 2do. milenio antes de Cristo). También en la Edad del Cobre en Grecia (en el 3er. milenio antes de Cristo), donde fue un importante cultivo agrícola. 

 

Al parecer se mantuvo su cultivo en la época del Imperio Romano. Hasta 1940 el cultivo de camelina sativa fue importante en Europa oriental y central, y actualmente en algunas partes de Europa sus semillas se utilizan en lámparas de aceite y como un aceite comestible.

 

camelina

 

Pero, si bien es cierto que la camelina es más conocida por su uso como carburante biodiesel, también es verdad que ya desde ese tiempo había quienes utilizaban la camelina como cosmético para la piel en razón de las altas concentraciones en ácidos grasos insaturados que presenta: nutre la piel y ayuda a luchar contra el envejecimiento cutáneo.

 

Su aceite se extrae normalmente por primera presión en frío, es decir, se elabora a una temperatura inferior a 27ºC, lo que le concede al aceite una gran calidad y le permite mantener todas sus propiedades.

 

Es necesario reiterar lo que ya se informó: la camelina tiene un porcentaje elevado de omega 3 (ácido alfa-linolénico), lo que permite equilibrar las concentraciones de omega-3 y omega-6 en el organismo y, por lo tanto, ayuda a mantener una buena salud cardiovascular. 

 

Su cultivo es investigado por los niveles excepcionalmente altos (hasta 45%) de ácidos grasos omega-3 de sus semillas, algo poco común en fuentes vegetales. 

 

Más del 50% de los ácidos grasos obtenidos en frío mediante presión son poliinsaturadas.

 

El aceite obtenido es muy rico en antioxidantes naturales, tales como tocoferoles, lo que lo hace muy estable y muy resistente a la oxidación y el enranciamiento. 

 

El contenido de vitamina E en el aceite de camelina es de aproximadamente 110mg/100g.3

 

¿Cómo consumen los humanos la camelina cuando la utilizan como alimento?

Por ejemplo, en el aliño de ensaladas y verduras.
camelina

El aceite de la camelina es muy adecuado para su uso como en cocina y tiene sabor y aroma a almendra. 

 

Si bien el proyecto de desarrollo de la camelina aún se encuentra en etapa experimental, se estima que el potencial de crecimiento es muy importante por las tendencias que se observan en los últimos años. 

 

El mercado del Omega 3 representa una facturación anual de US$ 11.000 millones en el mundo y se prevé una tasa de crecimiento anual del +14%, a causa de una tendencia creciente en la población hacia una alimentación más saludable. 

 

“Estamos convencidos de que Omega Grains suma valor a nuestra cartera de activos, nos da exposición en el sector agroindustrial y potencia nuestro perfil balanceado entre los sectores transable y no transable de la economía”, sostuvo Ignacio Noel, quien destacó además el componente de innovación para el desarrollo de la semilla y la tecnología de extracción de omega 3.

 

Repasemos sus características nutricionales: 

> Es el aceite más rico en Ácido Alfa Linolenico (hasta 45% de ALA), ácido graso esencial de los llamados Omega 3.

> Más del 50% de los ácidos grasos son poliinstaurados de la primera presión en frío.

> Contiene también entre un 15-20% de ácido linoleico de la serie Omega 6.

> Fuente de Vitamina E, por lo que es un antioxidante natural.

> Muy estable y resistente a la oxidación y el enranciamiento.

> Equilibra la concentraciones de Omega 3 y Omega 6 (como hemos dicho antes).

 

> Ayuda a mantener y mejorar la salud cardiovascular.

> Mejora la circulación.

> Previene el envejecimiento cutáneo, nutre e hidrata la piel.

> Protege contra las afecciones inflamatorias crónicas.

 

 

En diciembre de 2014, la Dirección Nacional de Protección Vegetal, dependiente del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria – Ministerio de Agricultura y Ganadería) consideró cumplida la etapa experimental regulada de la camelina para su desarrollo como biocombustible. 

 

A través de su subsidiaria en Argentina, Chacraservicios SRL, Omega Grains fue seleccionada por el Fontar (Fondo Tecnológico Argentino), dependiente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica – Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, para ejecutar un proyecto de mejoramiento en biocombustibles a partir de cultivos alternativos

Fuente:

Publicidad