28 de junio de 2015 15:25 PM
Imprimir

Politizado y con una representación fragmentada, el agro elige protestar

Todo indica que este martes se profundizarán las diferencias entre el sector más duro de la protesta chacarera chaqueña, que empalmará ese día con una manifestación nacional pivotando sobre las economías regionales (donde inclusive podría sumarse la asistencia del presidente de la Sociedad Rural Argentina, el entrerriano Luis M. Etchevehere, uno de los integrantes de la comisión de enlace que pregona la ruptura con la etapa de los Kirchner hasta que se vayan) y el informe que el gobernador acudirá a brindar a la Legislatura, por propia iniciativa y a menos de seis meses de concluir su segundo mandato, porque incluirá un capítulo referido a la asistencia al sector agropecuario y probablemente recoja el guante de la imputación de la siempre agresiva Juana Vukich, que al haberse cortado su diálogo con cualquier funcionario, lanzó sobre privilegios crediticios para los hermanos de Capitanich.

La fragmentación

Si hablamos del sector más duro y que lidera la contadora de Sáenz Peña –cuyos datos sobre superficie sembrada en su campo y los resultados obtenidos serían un aporte frente al vacío evidente de costos de producción ajustados a la coyuntura que se enfrenta– es porque el campo de esta provincia, donde el desarraigo ha sido constante hacia las ciudades, extendió su crisis a dos planos importantes: el vacío de liderazgos cabalmente representativos, y por ende aglutinantes, y el derrumbe del sistema cooperativo, cuyo retroceso en servicios esenciales y al haberse convertido en actor de reparto de la comercialización, significa que ya no pesa en defensa de los mejores ingresos de los productores asociados.

 

Se pueden detectar diversas organizaciones y movimientos que profundizan la división entre ellos y desnudan una renovación de dirigentes como inyección recuperadora. La Federación Agraria Argentina tiene como su principal dirigente al exdiputado nacional Pablo Orsolini, socialista pero aliado al rozismo, que llegó a disputar la presidencia de la tradicional entidad federada con Omar Príncipe; pero le hacen sombra Roberto Polich, de La Tigra, José Tornvsky y Javier Druzianich, de Sáenz Peña, Darío Anich y Oscar Trangoni, de Tres Isletas; sin olvidar a Drago Kappor de Las Breñas y alguno más. Al mismo tiempo, la Asociación de Productores Chaqueños (Aprocha) sigue contando con Daniel Karvan como su principal vocero y no olvidamos a Mujeres de la Producción, encabezada por Juana Vukich, cuyo nivel de exaltación también la lleva a “pedir la cabeza” del ministro de Producción de turno y –en un episodio muy recordado– llegó a abofetear a uno de los subsecretarios del equipo de Marcelo Repetto.

 

Por si todo esto fuera poco, acaba de darse a conocer Hombres de Campo, un grupo de 80 personas –entre productores medianos y grandes– y asesores privados del centro y del centro-oeste del Chaco, con una superficie promedio de 700 hectáreas de sus integrantes. (Se adjudican 35.000 hectáreas de soja, 14.000 de girasol, 6.500 de algodón, 17.500 de maíz y 4.000 de trigo). Se proclaman independientes de la política y del gremialismo, pero uniéndose en un alegato por la rentabilidad esfumada en la campaña que termina y que torna incierta la próxima.

 

 

¿Qué dice el gobierno?

Empecemos con este grupo al que Capitanich –descripta la situación económica global que pesa en Argentina sobre el debilitamiento de los commodities– prometió reactivar a nivel nacional la devolución del IVA del 8% retenido y encuadrar con la empresa Colono un plan de trabajo que incluya a Barranqueras como puerto seco, el impacto de la carga impositiva provincial y advertir que la provincia no puede manejar variables nacionales, como la política de retenciones, así comparta alcanzar un estímulo para todas las producciones del Norte Grande.

 

El núcleo duro de la protesta exigió un subsidio por sequía: la respuesta de 300 pesos por hectárea (150 en gasoil y 150 en dinero con un tope de 100 hectáreas en las unidades económicas) fue rechazado en forma terminante: se pidieron 1.000 pesos. El gobierno se maneja con un listado de 1.300 agricultores y estima una asistencia de 36 millones.

 

Lanzará también 900 pesos por hectárea para la siembra de girasol –que debiera ser el punto de arranque de la campaña– con 450 en gasoil y 450 en efectivo, donde se necesita un volumen de 120 millones de pesos y se arrastra una larga historia de préstamos agrarios impagos y casi siempre condonados.

 

En este aspecto –y a decir verdad–, la Tesorería solamente recibió la mitad de los 85 millones que le corresponden al Chaco de los 160 con que ahora cuenta el Fondo Algodonero Nacional. De aquel monto, 35 millones están asignados a Santiago del Estero, donde hubo una reunión técnica signada por el avance del picudo del algodonero y la preocupación dominante por estrechar filas con el Chaco, Formosa y el norte de Santa Fe, reconociendo que hubo avances y retrocesos en los últimos años en el control de la superplaga que está lejos de haberse logrado.

 

 

El Senasa, ausente

El gobierno chaqueño firmó un convenio para que el Consejo de Ingenieros Agrónomos se sume a sus delegados y a los extensionistas del INTA en una red de vigilancia de la destrucción y entierro de rastrojos que debió haber terminado. Capitanich pidió un informe donde hay 500 casos de cumplimiento y muchos por consumar, con una realidad: el poder de policía no está en manos ni de las provincias, ni del INTA ni de la colaboración de los profesionales de la agronomía.

 

Esto sólo le corresponde al Senasa, con sede regional en Formosa y con su titular Sandra Ronco (provincia que sólo cuenta con unas 20.000 hectáreas para preservar) y que parece estar en crisis, con protestas de ATE, toma de oficinas y una marcada ausencia en reuniones clave, como la cumplida en el vivero San Carlos de La Banda.

 

En buen romance: si el Senasa no recibe recursos e instrucciones del ministro nacional Casamiquela para que tome al toro por las astas en la lucha contra el picudo, si el fin de esta cosecha es olvidable porque el enemigo provocó una devastación histórica del algodón, incluido el abandono de chacras por agricultores con los brazos caídos, como destacara el informe quincenal conjunto del Nuevo Banco del Chaco y del Consejo Económico y Social (Cones), que precisamente tiene como presidente a un hombre de la Federación Agraria, como Carlos Covic, hay fundados elementos de juicio para temer que la cosecha 2016 corra la misma o peor suerte, más allá de las posibilidades del mercado.

 

 

La politización elegida

La creciente politización de las heridas algodoneras abiertas no servirá para pisar la pelota y establecer un rumbo sobre bases de coherencia, acabado conocimiento de conceptos técnicos y una ejecución de todas las decisiones que no pasan precisamente por irrumpir en una protesta prometiendo duplicar el presupuesto del Ministerio de Producción y llevarlo a Sáenz Peña, porque la propia historia de décadas y décadas de logros y fracasos en la primera provincia productora del textil del país exigen proceder con responsabilidad, sin insultos ni provocaciones que no reportarán ninguna recuperación productiva duradera y multiplicadora.

 

Los intereses permanentes del Chaco debieran estar por encima de un gobierno que está obligado a distinguir entre las especulaciones opositoras y el peso de un problema real y complejo, donde las verdades de un escenario de transformación de posibilidades y de reubicación para pequeños y medianos agricultores de extrema fragilidad exigen sinceramiento como punto de partida de la planificación donde se recupere todo el tiempo perdido en contradicciones.

 

Consumir energías en batir el parche proselitista es lo que seguramente será una constante esta semana; pero que se haga en libertad siempre procurando evitar confrontaciones con los que echan leña al fuego de la violencia y sugerirán, acaso, volver a los piquetes en las rutas del domo agrícola central.

 

Sugerimos consultar ese documento del Banco y del Cones para convencerse de que la demagogia ha fracasado muchas veces con otros fondos algodoneros provinciales y nacionales y, sobre todo, con aquella carrera por presentar el proyecto de ley de concesiones y reivindicaciones más generoso al reabrirse el Congreso Nacional en 1983, cuando compitieron nuestros diputados y senadores, pero pedaleando cada uno por su lado en bicicletas de gimnasio.

 

 

 El Compre Chaqueño

La Unión Industrial del Chaco se hizo eco del cierre anunciado por la metalúrgica Yarros en el parque industrial de Sáenz Peña y deslizó su crítica a las áreas que no respetan la legislación vigente sobre el Compre Chaqueño, lo que no es el caso –se aclara– del Ministerio de Industria.

 

Pero con el ministro Lifton y el gobernador Capitanich se acordó un programa de recuperación productiva que incluye a otra empresa saenzpeñense metalmecánica, como es Auros, cuya producción podría proveer equipos –por ejemplo– a los consorcios rurales.

Todo esto con intervención de la Fiduciaria del Norte y un acuerdo de trabajo que podría firmarse mañana.

 

 

Obra clave para Charata

También nos acercan datos sobre la licitación –abierta con la presencia del gobernador– para proveer de la red de agua corriente a la ciudad de Charata, donde la oferta más económica fue la presentada por la UTE conformada por dos empresas chaqueñas (Chaco Construcciones SA e ILAG Construcciones), que cotizaron por debajo del presupuesto oficial de 180 millones de pesos. (Programa de Saneamiento del Norte Grande -Licitación pública internacional 01/15).

 

Esa oferta por 178 millones estuvo por debajo de los 211 millones cotizados por Supercemento SAIC y los 198 millones de la UTE compuesta por José Eleuterio Pitón SA, Lemiro Pablo Pietroboni SA y Equimac SA. Todas reunieron los requisitos mínimos de admisibilidad y no hubo observaciones de ninguno de los oferentes.

 

Pero, a propósito del Compre Chaqueño, en este caso importa decir que obras como la licitada por su envergadura y financiamiento resultan vitales para el crecimiento de empresas locales que adquieren insumos, ocupan mano de obra e invierten en la provincia.

 

 
Scioli con empresarios

El candidato presidencial del Frente para la Victoria Daniel Scioli acaba de reunir a unos 1.500 empresarios en una cena celebrada en Parque Norte y donde hubo presencias de todo el país, incluida la región nordeste. En ese sentido, el candidato mantuvo conversaciones previas y en su discurso adelantó que él y su compañero de fórmula Carlos Zannini visitarán Resistencia para que en el amplio espacio del Centro de Convenciones puedan profundizar el contacto con los empresarios de todo el Norte Grande. Sin haber precisado una fecha, ocurrirá durante julio

Fuente:

Publicidad