27 de mayo de 2010 13:49 PM
Imprimir

Nuevas Tecnologías en el Campo de la Frigoconservación

Este sistema permite medir y controlar las propiedades que garantizan la calidad de los productos hortofrutícolas y estimar así su vida útil. Actúa detectando cualquier anomalía que afecte a las condiciones de temperatura de los productos y que pueda romper la cadena de frío y provocar el deterioro de los mismos.

El transporte de alimentos es un aspecto crítico de la seguridad alimentaria, y el tiempo transcurrido desde su elaboración hasta que llegan al consumidor, es el momento en que muchos alimentos sufren un mayor deterioro. Este proceso es aún más acusado cuando se trata de alimentos perecederos de por sí, tales como: frutas, verduras, carne, pescado, etc.Un grupo de investigadores formado por miembros del Laboratorio de Propiedades Físicas y Tecnologías Avanzadas en Agroalimentación (LPFTAG), de la Universidad Politécnica de Madrid, y del Centro de Microsistemas (MCB-IMSAS), de la Universidad de Bremen, han desarrollado conjuntamente un sistema automatizado de monitorización que permite controlar la cadena de frío en productos hortofrutícolas. Este sistema permite medir y controlar las propiedades que garantizan la calidad de los productos hortofrutícolas y estimar así su vida útil. Actúa detectando cualquier anomalía que afecte a las condiciones de temperatura de los productos y que pueda romper la cadena de frío y provocar el deterioro de los mismos.En primer lugar se realizó un estudio comparativo de tres sistemas de Identificación por Radio Frecuencia, con un sensor y memoria integrados, que permite registrar en todo momento la temperatura de los productos, con el fin de seleccionar el más adecuado. En un pallet se instalaron después 48 de estos dispositivos, con el objetivo de estudiar la distribución de temperaturas, simulando condiciones normales de la cadena de frío. Por último, se monitorizaron 15 camiones frigoríficos  que integraban  varios compartimentos, y en éstos se fijaron distintas temperaturas para los productos alimentarios, incluyendo productos ultracongelados.  Este nuevo sistema presenta una serie de ventajas para las empresas, ya que permite detectar desviaciones de temperatura de hasta 12 ⁰ C  respecto de la temperatura fijada en el compartimento, de forma que permite establecer una distribución óptima de los alimentos en el interior del mismo. Además existe la posibilidad de estimar el número de sensores necesarios para que esta monitorización sea efectiva, de esta forma las empresas no sólo pueden contra con un sistema que les proporciona una información relevante acerca de sus productos, sino que además pueden hacer uso de él optimizando sus recursos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *