3 de julio de 2015 13:10 PM
Imprimir

BOLIVIA: Agro pide a Gobierno cerrar fronteras por 6 meses

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) lanzó la voz de alerta para evitar el colapso de la producción nacional, principalmente de trigo, y pidió que el Gobierno cierre las fronteras por lo menos por seis meses, a fin de evitar tanto el ingreso legal como ilegal de varios productos que se venden a bajo precio en el mercado local y desincentivan a los agricultores.

Representantes de los subsectores de la CAO explicaron ayer, en conferencia de prensa en Santa Cruz, que primero fue el arroz, luego el azúcar y ahora el trigo que está ingresando en grandes cantidades al país, principalmente de Argentina y Brasil, además de harina, que prácticamente han copado el mercado nacional.

Según calcula el presidente de la CAO, Julio Roda, las consecuencias de este desincentivo hacia los productores se verán el próximo año, cuando se inicien las campañas de siembra, por lo tanto se requieren medidas arancelarias “duras” similares a las del vino en tiempos de cosecha de uva.

Roda se quejó porque ya no sólo es el contrabando el que atenta contra la producción nacional, sino también las importaciones legales que realizan los grandes comerciantes.

“Maíz, sorgo y arroz se internaron de forma ilegal en grandes cantidades, pero ahora también estamos investigando la importación legal de grandes cantidades de azúcar procedente de Uruguay”, denunció.  

Por su lado, el presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reynaldo Díaz, dijo que los productores de trigo son los que más sufren el impacto por la importación legal e ilegal del grano, ya que de las 363.000 toneladas que se producirán este año 183.000 no tienen mercado asegurado.

Díaz hizo notar que hay una contradicción en las políticas con el sector triguero, pues el Gobierno impulsó el crecimiento, que este año fue de un 30 por ciento con relación al año pasado, estimulado además por un mercado interno que consume 700 mil toneladas de trigo.

Sin embargo, el ingreso de harina sin requisitos de importación, como los certificados fitosanitarios y los precios subvaluados de exportación, ponen en jaque a los productores.

“Pedimos al Gobierno que emita un decreto para prohibir la internación de trigo y harina por seis meses hasta que se coseche y se consuma toda la producción nacional de trigo. Tenemos 180.000 toneladas que no se podrán comercializar en el mercado interno y eso nos producirá una pérdida de 170 millones de dólares”, advirtió Díaz.

Además de declarar estado de alerta, los productores anunciaron que pedirán al Gobierno una reunión para buscar soluciones.
Los Tiempos

Fuente:

Publicidad