31 de mayo de 2010 13:17 PM
Imprimir

En Corea del Sur el kiwi chileno en problemas

Una cadena de supermercado local firmó exclusividad de compra con proveedor de Nueva Zelandia y se comprometió a no comprar fruta chilena. Una de las razones es la falta de homogeneidad en la calidad del kiwi nacional. Presidente de Asoex urge a encontrar una solución para no perder ese mercado.

En el 2009 Corea del Sur se había recuperado de la baja persistente que venía sufriendo la venta del kiwi chileno. Al menos de acuerdo a las cifras. El año pasado el país envió aproximadamente 5.400 toneladas de la fruta, más que doblando lo que había exportado en la temporada anterior, con 2.500 toneladas.

Sin embargo, un importante revés se vivió el viernes 7 de mayo. Ese día, Chile presentaba al mercado coreano la nueva variedad "summer kiwi", el que hizo un exitoso aterrizaje en la cadena de supermercados locales "Lotte Mart". Pero por esos mismos días, un alto representante de la industria frutícola nacional también recibió una noticia altamente negativa: "Me enteré de la decisión de la otra gran cadena de supermercados coreana, "E-Mart", de acordar un contrato de exclusividad con Zespri de Nueva Zelandia, para recibir kiwis sólo de esa compañía y, por lo tanto, no comercializar más kiwis chilenos. Esta decisión es una gran pérdida para el kiwi nacional que sufrirá por la reducción y no acceso a un importante segmento del mercado coreano", recalca el chileno.

La culpa es de Chile

Las razones detrás de la decisión aún no están claras y eventualmente podrían conocerse en forma más específica dentro de algunos días. Por ahora dos son las versiones. La primera plantea que la compañía oceánica habría presionado a E-Mart para concretar un contrato de exclusividad. La segunda es más complicada para nuestro país: la decisión del supermercado se debió a que se aburrieron de la "dispersa" calidad del kiwi chileno, especialmente en lo relacionado con la madurez de la fruta recibida.

Más allá de la causa, lo importante es que no se trata de una decisión aislada sino que viene a complicar aún más la ya compleja situación que está afectando al kiwi chileno, especialmente al de la variedad Hayward. De acuerdo con la información entregada por distintos compradores coreanos, el principal problema de los chilenos sería la gran diferencia de calidad y condición entre estos kiwis y los enviados por Zespri.

Los kiwis chilenos son descritos como "heterogéneos" en todos los aspectos de calidad de fruta (nivel de madurez, tamaño, color, número de fruta por bandeja y por caja, entre otras), en cambio los neozelandeses son todo lo contrario y, por lo tanto, mucho más confiables, seguros y preferidos por los distribuidores coreanos.
La falta de homogeneidad chilena provocaría que los intermediarios tengan que reempaquetar la fruta y también a eliminar otra cantidad, lo que implica mayores costos y pérdidas. También habría quejas de los consumidores, quienes se encontrarían molestos por lo fibroso de la columela (centro de la fruta), que la hace incomible. Esto se acentúa aún más cuando el kiwi chileno llega al mercado muy verde, afectando, además, el sabor por el bajo contenido de azúcar.

Situación conocida

El tema es conocido en el país. De hecho, fue precisamente una de las razones de que se creara el Comité del Kiwi, organización que tiene entre sus tareas el mejorar la calidad y nivel de madurez de la fruta que va a la nación asiática, así como a otros mercados. Sin embargo, la presente temporada empresas que no son parte de este
Comité enviaron fruta verde temprana, la que vendieron a mejor precio impactando a todo el resto de los exportadores nacionales que privilegiaron entregar un producto  acorde a lo que exige el mercado coreano, para lo cual cumplieron con las medidas del Comité (ver recuadro).

"Esta es una situación que ha generado serios inconvenientes a la comercialización de nuestro kiwi y que debe solucionarse a la brevedad, ya que perjudica a todos y echa por tierra los esfuerzos que está haciendo el Comité del Kiwi en aras de poder mejorar nuestra competitividad", dice Ronald Bown, presidente de Asoex.

A ello se agrega la fuerte campaña de Nueva Zelandia que entrega un producto listo para ser consumido y adecuado a las exigencias del paladar coreano. "Para los neozelandeses Corea es un mercado objetivo. No sólo entregan un producto de calidad y acondicionado para su consumo, sino que lo acompañan de una fuerte campaña de promoción que resulta muy atractiva para los supermercados", explica Ricardo González, presidente del Comité de Kiwi.

En el Minagri, el ministro José Antonio Galilea ya solicitó información al agregado agrícola en Corea y a Odepa y manifestó su preocupación. "Es un problema que deben abordar con urgencia los exportadores,  pues su alcance pueden tener efectos más allá de los inconvenientes de un mercado puntual, perjudicando la imagen y prestigio de nuestra fruta", dijo Galilea.

Por todo lo anterior es que se requieren soluciones rápidas para evitar que se siga perdiendo un mercado interesante y en el que se ha invertido de forma importante. Si bien el problema de la calidad no es de todos los chilenos, basta que unos pocos manden fruta verde o mal empacada para que se afecte la imagen de todos los que llegan con su producto. De hecho, comercializadores coreanos estarían preguntando por listados de proveedores "decentes y confiables".

La actual situación es una alerta  que  lo que está ocurriendo con el kiwi en Corea y un llamado para que trabajen en el tema tanto las asociaciones de exportadores y productores como los organismos de gobierno que corresponda. También es un llamado para que se busquen en forma urgente maneras de evitar que la mala reputación afecte aún más negativamente el resultado de esta temporada. Medidas tomadas y por concretarseRicardo González explica que, respecto del mercado coreano, son dos los principales problemas. El primero es el de la calidad y madurez de la fruta, para lo cual vienen trabajando con medidas de aseguramiento de la madurez.
"Los que participan del programa tienen restricciones y controles para evitar que salgan antes de que alcancen los mínimos de madurez. Sin embargo, hay empresas que no están en el Comité y no cumplen con estos parámetros".

Para evitarlo el Comité implementará un sello que garantizará que se trata de fruta que cuenta con control de calidad y madurez. "Corea es muy exigente. Por ello, para ese país hay que ir más allá de lo habitual", dice González.

El otro tema en el que el Comité comenzará a trabajar es el del acondicionamiento de la fruta. "Tenemos que llegar con una fruta lista para ser consumida y en las condiciones que los coreanos demandan. Esa será la forma de seguir y de recuperar el mercado que hemos perdido ante una Nueva Zelandia que trabaja muy bien tanto su fruta como su promoción", recalca.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *