1 de junio de 2010 14:08 PM
Imprimir

Bajan los niveles de carpocapsa en la región

La presión de la temida plaga carpocapsa sobre los frutales de pera y manzana parece estar "controlada", ingresando en el cuarto añade realización del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa (PNSC) que se implementa en toda la región. Al menos, los ...

La presión de la temida plaga carpocapsa sobre los frutales de pera y manzana parece estar "controlada", ingresando en el cuarto añade realización del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa (PNSC) que se implementa en toda la región. Al menos, los responsables del plan que conduce la Funbapa, así lo aseguraron en base a los resultados de los últimos estudios y monitoreos que se vienen realizando en las más de 41.000 hectáreas que han ingresado al programa a lo largo de los últimos años.

Sin embargo, admitieron que la plaga –cydia pomonella– es imposible de ser erradicada y obliga a "mantener un sistema de control permanente".

Según informó el coordinador del programa, Adolfo García Barros, en el último año se logró reducir el promedio general de daño a 0,26% cuando, en el año 2002 por caso, el nivel de afectación promediaba el 6,1% de la producción.

Esto garantiza, explicó el ingeniero de Funbapa, que "ningún mercado internacional" pueda impedir el ingreso de fruta regional por esta causa.

No obstante, se sabe que en la última temporada hubo rechazos y, por eso, se continúa firme hacia el objetivo de lograr reducir el nivel de daño al 0,1%.

"Fueron cuatro temporadas consecutivas de programa y se cumplió con el objetivo inicialmente planteado que era alcanzar la mayor superficie productiva de la región. El programa planteaba alcanzar 38.000 hectáreas de peras y manzanas, y este año estamos por alcanzar las 42.000 –se indicó–. Se cumplieron las etapas previstas y hubo una incorporación progresiva de superficies y productores".

La implementación del programa sumó productores por bloques que fueron adoptando –con aportes económicos del plan, nutrido por fondos nacionales y provinciales– la técnica de confusión sexual (TCS) y disminuyendo las aplicaciones químicas en los montes frutales.

Hasta el momento suman alrededor de 2.700 productores los que se encuentran bajo programa y sólo quedaron excluidas alrededor de 3.000 hectáreas, se informó. Alrededor de 1.000 pertenecientes a pequeños y medianos productores –de menos de 100 hectáreas– "que en general se encuentran aisladas, o en zonas muy dispersas", sostuvo García Barros, y otras dos mil "pertenecientes a empresas importantes" que "ya venían trabajando con las nuevas técnicas".

"Al momento de iniciarse el programa se estaban realizando entre 12 y 13 tratamientos químicos por temporada, en franco crecimiento porque ya se estaba observando algunos problemas de resistencia porque el grupo base de control era el organofosforado, metil azinfos. Pero entre los objetivos estaba la disminución drástica de la plaga a nivel del 0,1% y la disminución del uso de productos de amplio espectro", explicó el coordinador del programa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *