15 de julio de 2015 10:53 AM
Imprimir

Maíz y sorgo, los cultivos bisagra con la ganadería

La previsión de una primavera lluviosa y la firme demanda desde el sector ganadero dan lugar a las gramíneas de verano pensando en 2015/2016

La cosecha de granos forrajeros 2014/2015 está prácticamente llegando al cierre con una producción de maíz que, en base a estimaciones oficiales, fue entre 10% y 12% inferior al ciclo anterior y con una oferta de sorgo –grano seco y húmedo– que estuvo en niveles similares a la zafra previa.

Para la próxima primavera las previsiones de un año Niño alentarían a conseguir buenos rendimientos de maíz, aunque con un área restringida a las mejores tierras que aseguran altos rendimientos.

Nuevamente el sorgo por su versatilidad sería el que tendría más margen para expandirse, especialmente en zonas que abandonen la agricultura contínua para modelos mixtos con la ganadería.
Desde el lado de la demanda –especialmente para la pecuaria y con la consolidación de ALUR como actor relevante de mercado con la producción de etanol– hay chances ciertas de expansión para el cultivo. Hay factores que pueden limitar su consolidación en función de la falta de referencias y de una paridad real de exportación aunque hay una corriente comercial incipiente para darle salida a los excedentes. La alta disponibilidad de maíz a precios competitivos desde la región también puede ser una amenaza aunque, por ahora, la intensificación productiva en la ganadería tiene al sorgo como el principal referente.

 

Hasta ahora no hay estimaciones oficiales sobre el resultado de la campaña de verano 2014/2015, castigada por la falta de lluvias desde parte de febrero hasta abril. Según consultas de El Observador Agropecuario, en la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) se maneja una previsión de producción de maíz en torno a las 500.000 toneladas. Esta cifra –según Opypa– estaría entre 10% y 12% o entre 55.000-65.000 toneladas por debajo de la zafra anterior.

Para el sorgo se maneja una cosecha de 550.000 toneladas contra aproximadamente 570.000 del ciclo anterior. Para ambos cultivos son números para grano seco.

 

Maíz

En el maíz los rendimientos de primera en el litoral fueron muy buenos ya que aprovecharon la primavera y la primera parte del verano lluvioso sin que los afectara la posterior sequía. Para el área de segunda los rindes fueron desparejos siendo más altos en el suroeste –con mejores tierras– y donde el déficit hídrico no fue tan intenso.

Para el sorgo el área de primera mostró un muy buen desempeño mientras que la superficie de segunda fue afectada por el déficit hídrico aunque con productividades desparejas dependiendo de las zonas.
Al igual que el año anterior en 2015 no se dieron exportaciones de maíz por lo que los precios internos fueron pautados por la paridad de importación. En los primeros meses del año fue menos pronunciado el ingreso de maíz paraguayo por un saldo exportable luego de la safrinha del año anterior que tuvo problemas de calidad y con los agricultores de ese país especulando con una menor producción en Brasil, su principal mercado junto a Chile.

En tanto, aumentó sí el ingreso en el primer cuatrimestre del maíz quebrado argentino. En este momento está empezando la cosecha del maíz safrinha en Paraguay y las dudas están en cuánto podrían bajar más los precios puestos en Uruguay de acuerdo al ajuste que convaliden los agricultores de ese país y con un muy buena cosecha prevista en Brasil.

Para lo que resta del año y de cara a las decisiones de siembra de 2015/2016, el clima seguramente ayudará más que el mercado.

Los modelos internacionales apuntan a que ya habría comenzado un evento Niño que en Uruguay presenta primaveras lluviosas, lo que potencia la posibilidad de lluvias en la primavera y los rendimientos del maíz de primera. Más allá de eso hay que ver los costos teniendo en cuenta los altos rendimientos de equilibrio que exige el cereal. Los ajustes en los arrendamientos que en la mejor zona agrícola del país todavía no se han terminado de dar serán una clave. Con un escenario de precios bajos y zonas que no podrían seguir con agricultura continua el sorgo se ve más como el componente clave para nuevos modelos.

El principal de IPB Semillas, Pablo Uteda, dijo a El Observador Agropecuario que en este contexto de márgenes ajustados y hasta negativos “el sorgo es un cultivo que permite adaptar los modelos de agricultura continua a mixtos agrícola ganaderos o directamente ganaderos. Es una llave importante para este proceso de transformación”.

En zonas marginales, donde el umbral de indiferencia es muy alto, “el sorgo entra como una opción versátil que se adapta a las distintas condiciones de suelo y puede llegar a ocupar área que deja la soja”.

Según Uteda, hoy en Uruguay el área potencial total del maíz podría ser de 250.000 hectáreas. El resto, en su gran mayoría, puede ser ocupado por el sorgo.

Desde el lado de la demanda, el empresario semillerista dijo que los feedlots están funcionando mejor y el sorgo es “la llave” para el funcionamiento de esta modalidad. Hay dentro del sector de empresas feedloteras expectativas que este año se pueda llegar incluso a duplicar la cantidad de animales que pasen por los corrales respecto a 2014.

sorgo

El director ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin), Álvaro Ferrés, remarcó que el precio de la carne es favorable a lo que se agrega una coyuntura de precios baratos para los granos, el principal costo de la actividad.

En ese sector de feedlots “se posiciona como un componente principal de la demanda de granos forrajeros en el mercado interno”, aunque Ferrés agregó que siempre se trata de aprovechar el ingreso de granos baratos desde la región. Según sus datos, el sorgo que produjeron los mismos corrales “ya se consumió en su totalidad y todo lo ofertado en el mercado interno fue comprado”.

Un elemento que valorizó al sorgo fue la política de Alcoholes de Uruguay (ALUR) de alentar su siembra para la producción de etanol. Para empresarios de los feedlots y del sector de raciones los precios fijados por ALUR han dejado al sorgo por encima de los valores del mercado. Para la zafra 2014/2015 la empresa estatal estableció un precio mínimo por el sorgo puesto de US$ 180 por tonelada puesta en Paysandú.

En ese departamento comenzó este año a producir la nueva planta de etanol para que lo que se triplicó el volumen de sorgo demandado respecto a años anteriores cuando solamente funcionaba una fábrica de porte menor.

Desde ALUR dijeron a El Observador Agropecuario que se está en la recta final de la zafra y que ya se recibieron 100.000 de las 120.000 toneladas contratadas de sorgo.

Con el cierre de la campaña sobre la última mitad de junio desde la empresa se evaluarán los resultados y se definirá el programa comercial del ciclo 2015/2016.

 

 

El desafío de exportar sorgo

Una corriente que no termina de consolidarse para el sorgo es la exportación. Cuando el ministro Tabaré Aguerre asumió en 2005 puso el foco sobre la necesidad de colocar el forrajero en mercados externos como México. Años más tarde dijo que el principal mercado de exportación estaba en Uruguay dando cuenta cómo la intensificación ganadera puede dar cuenta de la expansión del cultivo.

En los últimos años se ha dado una corriente de exportaciones por contenedor al mercado del sudeste asiático. En el último año la demanda la concentró Taiwán, aunque los volúmenes son acotados con algo menos de 6.000 toneladas en los primeros cinco meses del año y poco más de 18.000 en 2014.

El aumento de la demanda de sorgo para la producción de etanol podría estar atado necesariamente encontrar un saldo exportable. ALUR compra hasta un volumen determinado y el saldo –explicaron desde la empresa– puede volcarse al mercado interno o se puede exportar.

sorgo

“Como es un sorgo de bajos taninos que lo diferencia del resto del grano producido, ALUR está evaluando la exportación de los posibles excedentes y hay otro actor que está manejando la misma alternativa”, agregaron.

Según Pablo Uteda, de IPB Semillas, el tipo de sorgo producido para ALUR de bajo tanino podría tener demanda y no solamente en China, que se ve como el mercado con mayor potencial. Sin embargo, indicó que por ahora la exportación en gran volumen no se da “por los costos de oportunidad y logísticos involucrados”.

Este año la Dirección de Servicios Agrícolas consiguió de los servicios sanitarios chinos la luz verde para la exportación de maíz, pero ya se discute un protocolo para poder ingresar con sorgo. China en los últimos dos años explotó como importador de sorgo ante los altos precios internos del maíz. El principal proveedor es EEUU, pero Argentina ya consiguió la habilitación para colocar sorgo en China.

Fuente:

Publicidad