16 de julio de 2015 04:09 AM
Imprimir

CAO aplaude normas para agro pero insiste en biotecnología

El presidente Evo Morales da lectura a la nueva normativa elaborada por el Gobierno para impulsar la producción agropecuaria

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) ponderó ayer parte de las nuevas normas del Gobierno en favor de la producción; pero manifestó su desacuerdo con el “bloqueo” al uso de la biotecnología porque considera que eso los hace poco competitivos y no condice con las condiciones demandadas en el marco de la cumbre del agro, celebrada en abril de este año, manifestó ayer su presidente, Julio Roda.

Roda se refirió así al tercer decreto supremo propuesto ayer por el presidente Evo Morales que reglamentará el etiquetado de productos transgénicos y genéticamente modificados destinados al consumo humano. Aunque aún debe ser aprobado por la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), dijo que hay que analizar a fondo porque así como lo plantea el Gobierno no estaba previsto en los compromisos de la cumbre del agro.

 

“El vicepresidente García Linera nos pidió producción, producción y producción, y nosotros le exigimos condiciones, condiciones, condiciones; sólo así se podrá ampliar la frontera agrícola”, respondió Roda un poco en serio y otro poco con ironía.

 

Agregó que son importantes los puntos avanzados, pero seguirán demandando el uso de biotecnología. “Como país futuro productor y exportador de granos es indispensable el uso de la biotecnología; solo así podremos tener rentabilidad y aumentar la producción, porque somos ineficientes en relación al resto del mundo”, señaló. En varias oportunidades, representantes de la CAO y de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) señalaron que es indispensable usar transgénicos para elevar la productividad.

En la cumbre agropecuaria Sembrando Bolivia, que se realizó entre el 21 y 22 de abril en Santa Cruz, se determinó que continúe el debate sobre el uso de la biotecnología en cultivos de algodón, soya y maíz transgénico. Los sectores campesinos manifestaron su desacuerdo con el uso de la biotecnología.

 

En declaraciones anteriores, el presidente de Anapo, Reynaldo Díaz, dijo el reto de ampliar la frontera agrícola debe ir apuntalado por la liberación plena de exportaciones y el acceso a la biotecnología.

 

Antes de partir a Argentina, Morales presentó ayer 11 normas para beneficiar la producción del país entre proyectos de ley,  decretos, resoluciones y reglamentaciones. Eso sí, para hacer viables las decisiones emanadas en la cumbre agropecuaria “Sembrando Bolivia”, Morales aclaró que, si hay observaciones, el Gobierno está dispuesto a mejorar o modificar algunas normas.

 

Roda se limitó a comentar sólo las dos anteriores y explicó que el equipo de técnicos de los subsectores de la CAO hará un análisis profundo antes de fijar una posición institucional. Hasta el lunes evaluarán las normas presentadas ayer.

 

 

Once nuevas directrices

El presidente Evo Morales presentó ayer 11 normas: seis proyectos de ley, tres decretos, una resolución y una reglamentación (en elaboración) para beneficiar la producción en el país.

Además de la ampliación del desmonte y de la verificación de la Función Económica Social (FES) de la tierra, explicó que el tercer proyecto de ley amplía el plazo de registro para el apoyo a la producción de alimentos y restitución de bosques por 18 meses y extiende el programa a cinco años; el cuarto declara década de riego de 2015 a 2025 para cubrir un millón de hectáreas; el quinto establece la promoción de hábitos alimenticios saludables y el sexto se orienta a delimitar el marco normativo para  sanidad agropecuaria e inocuidad alimentaria.

 

Entre los decretos, el primero establece el mecanismo de recuperación de suelos; el segundo apunta al fortalecimiento de la investigación productiva; el tercero reglamenta el etiquetado de productos transgénicos destinados al consumo humano.

 

Agregó que la resolución suprema se refiere a la incorporación de la porcinocultura al Régimen Agropecuario Unificado, mientras que la reglamentación es de la Ley 622 de alimentación complementaria escolar, que dispone que los alcaldes compren productos de los pequeños productores para ampliar el mercado interno.

Fuente:

Publicidad