21 de julio de 2015 06:46 AM
Imprimir

El titular lechero de FAA dice que el subsidio es sólo “un parche”

Así lo manifestó a este Diario el responsable de la Comisión Interna de Lechería de los federados, Gustavo Tettamanti, con claras diferencias en cuanto al acuerdo de Omar Príncipe con el Gobierno. La ruptura de la entidad, con una nueva gestión desde diciembre, es cada vez más amplia y expone conveniencias personales.

Por Elida Thiery – Aún sigue sin quedar muy en claro el acuerdo que el Presidente de la Federación Agraria Argentina hizo con los ministros de Agricultura y Economía, en beneficio de pequeños productores de granos y leche, pero en cuanto a un ínfimo aporte económico y nada ligado a reestructuración de políticas que cambien el sentido de una crisis que eclosiona luego de años de arrastre y falta de atención.
CASTELLANOS habló con Gustavo Tettamanti, el productor de la zona de Bigand, siendo casi el único en actividad en esa zona del sur provincial, que es el titular de la Comisión Interna de Lechería en FAA. Reemplazó a Guillermo Giannassi y desde diciembre ocupa este lugar con la anuencia de Omar Príncipe, sin embargo este arreglo reciente no tuvo el aval de este espacio. Queda claro con esto que la ruptura interna de la entidad es muy importante y que el presidente es el único que marcha en un sentido distinto que el resto de los dirigentes federados y de sus propias bases.
“Cuando a mí me acercan el borrador del acuerdo con el Gobierno, directamente mi análisis fue que esto no iba a conducir a la solución de los problemas que tenemos los tamberos”, en relación a un precio que como máximo está en los 3.10 pesos por litro, mientras que los costos de producción, en un relevamiento hecho en todas las cuencas lecheras del país, está en los 3,80 a 3,85 pesos, esto es lo que el Ingeniero Agrónomo resume como “con esto no hay matemática que resista”.
Lo que falta es una política de fondo, que haya podido en estos años prever las crisis, atajar las bajas, sobre todo con la influencia de las cotizaciones en constante baja de la leche a nivel internacional.
Con la idea de prolongar la ayuda que se dio a principio de año, de marzo a mayo, con 30 centavos por litro para los productores de hasta 2.900 diarios, que terminaron recién el viernes de cobrar, si habían podido superar los requerimientos burocráticos del tema, ahora esta extensión de mayo a julio, que a este ritmo se cobraría ya en primavera, “estos centavos son un parche que no soluciona nada, es una excusa que toma la industria para no subirnos el precio. Nosotros de una vez por todas necesitamos medidas políticas que solucionen los problemas estructurales”.
Llama así a convocar a la fase comercial de la cadena, porque “no puede ser que al productor se le pague tan poco y que en la góndola los productos valgan tanto. En el medio alguien capta todo, se queda con toda la renta y hacen una gran diferencia, a costa del productor por un lado y del consumidor por otro. Esto significa una situación de quebranto, pero hasta que el Gobierno no se ponga los pantalones largos, en serio, nosotros no podemos convalidar desde la Comisión de Lechería esto”.
Una actitud de oposición que lógicamente tuvo un costo para Tettamanti, pero que va más ligada a los principios y la convicción, que a las sugerencias de terceros. “Soy secretario nacional de la Federación Agraria, formo parte de la conducción, pero hay muchas miradas distintas sobre este acuerdo que se puso en marcha con el Gobierno. Mi decisión de no estar de acuerdo fue personal y tuvo un costo político muy alto de no participar del encuentro. Soy productor y profesional, nací en un tambo y que se den las cosas como fueron, me parece que los dirigentes no nos podemos prestar a estas cuestiones, tenemos que estar a la altura de las circunstancias y donde está la gente”, refiriéndose también a la desaparición de la mitad de los tamberos en todos los años acumulados de esta administración nacional que no supo reparar al sector.
Respetando a la entidad y a la institucionalidad, Gustavo Tettamanti, llamó a comprender la compleja realidad de la lechería y de muchas economías regionales, por eso “hay que dimensionar la problemática que se vive y quizás algunos dirigentes no pudieron hacerlo y creyeron que esta alternativa del acuerdo podía aportar algún tipo de solución. Son visiones distintas, yo respeto la diferencia ésta, pero no la comparto”.
La continuidad de la medida, que se presenta como un beneficio, tiene una particularidad. “Hay que decir que para el Gobierno nacional esto no significa nada, porque forma parte de una partida presupuestaria anterior, del inicio del acuerdo, cuando se contemplaban a unos siete mil productores, pero se anotaron menos de cinco mil. El sobrante de recursos es lo que genera esta ayuda y la extensión por tres meses más, porque la plata ya estaba”, a modo de excedente, por eso se da “un relato mentiroso. Basta de mentirnos, basta de esta política destructiva hacia el sector agropecuario, basta de que los productores sigamos perdiendo y que se pierdan productores”, concluyó.

Fuente:

Publicidad