22 de julio de 2015 00:46 AM
Imprimir

Un Tratado de Libre Comercio es más fuerte que 8000 kilómetros de distancia: Argentina no puede competir con el trigo canadiense en Chile

EE.UU. también tiene ventajas en el mercado trasandino.

Vivimos en un mundo en el cual la estrategia comercial es más importante que la proximidad geográfica. Un buen testimonio de ese fenómeno es lo que ocurre con la importación de trigo en Chile.

 

Chile firmó Tratados de Libre Comercio (TLC) con Canadá (vigentes desde 1997) y EE.UU (2004) para intentar incentivar las exportaciones de aquellos sectores competitivos de su economía a cambio de promover las importaciones de bienes y servicios de naciones complementarias.

 

Gracias a las ventajas de los TLC Chile, por ejemplo, logró exportar en los primeros seis meses de este año cortes de salmón por 1581 millones de dólares (una cifra que duplica las exportaciones argentinas de productos cárnicos bovinos).

 

La cuestión es que en 2014 EE.UU. y Canadá, gracias a las ventajas del TLC, lograron copar el mercado chileno de trigo con ventas por 605.601 toneladas (cifra equivalente al 81% del total). El año pasado la Argentina apenas pudo colocar 5371 toneladas del cereal en el mercado trasandino.

 

En los primeros cuatro meses de 2015 –últimos datos informados por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias de Chile– la Argentina pudo recuperar posiciones al exportar 44.628 toneladas de trigo. Pero Canadá mantiene el liderazgo con 90.108 toneladas. Y en tercer lugar se ubica EE.UU con 30.837 toneladas (aunque a medida que avance el año seguramente recuperará el segundo lugar cómodo).

 

Los molinos harineros argentinos, lejos de contar con ventajas para exportar su producción a Chile, suelen registrar inconvenientes para poder colocar mercadería ese destino.

 

De hecho, desde comienzos de 2015 las autoridades de la Comisión Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones de Chile abrieron una investigación por presunto dumping contra la harina argentina al sospechar que “existirían precios disminuidos en la exportación de harina de trigo como resultado de las distorsiones existentes en el mercado de trigo de la Argentina”.

Fuente:

Publicidad